~ "La imaginación crea la realidad." (Neville Goddard) ~


viernes, 26 de agosto de 2016

AGUA VIVIENTE (Neville - 19 de abril de 1963)

Neville Goddard (19 de abril de 1963)


AGUA VIVIENTE



El primer símbolo que se nos da en la biblia, es aquel del agua. Lo encuentras en el segundo versículo del primer capítulo de Génesis. Antes de su primer acto creativo, se nos dice que Dios movió las superficies del agua, y Dios dijo, “Que sea la luz; y hubo la luz”. Antes de su acto creativo, él se movió sobre las superficies del agua. El agua es un símbolo muy preciado para mí, por mi primera visión, cuando tenía siete años de edad.

Pero, ¿Qué es esta agua de la que él está hablando? Aquí se nos dice en el capítulo 2, versículo 13 de Jeremías: “Mi pueblo ha cometido dos males: me han abandonado a mí, fuente de aguas vivas, y han cavado para sí cisternas, cisternas agrietadas que no retienen el agua.” Entonces aquí, ÉL se define a sí mismo como el agua viviente. En el capítulo 4, versículo 10 de Juan se nos dice: “Si tú conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: ‘Dame de beber’, tú le habrías pedido a Él, y Él te hubiera dado agua viva.” Aquí encontramos a la misma agua viviente. Él te está diciendo que tiene el poder para darte a ti agua viva, lo cual Dios define como a sí mismo.

Por lo tanto, ¿qué es el agua viviente?; Escuchen cuidadosamente, porque ahora tenemos la verdad. Y esto está en el libro de Proverbios, el capítulo 27 versículo 19: “Como el agua refleja el rostro, así la mente del hombre, refleja al hombre.” Ahora vemos lo que el agua es: así como el agua refleja el rostro, así la mente del hombre refleja al hombre, no a la mente. La mente no es más que un reflector - refleja al hombre, el poder operante. Él tiene agua viviente.

Blake, al cual le tengo mucho cariño, y del que hablo todo el tiempo, su primera visión fue una de un árbol de ángeles, a los 8 o 9 años de edad. Y él fue a su familia y les contó a sus padres que acababa de ver un árbol lleno de ángeles. Su padre, para hacerlo un niño sensible, lo preparó para darle una golpiza. Afortunadamente para Blake, su madre intercedió y lo salvó. Quizás para eso están las madres, para protegernos de nuestros padres violentos. Aun así, no fue golpeado; pero su padre quería hacerlo un ciudadano razonable, cuerdo y sólido; y él, estaba viendo ángeles en un árbol. Ese es el primer pensamiento conocido que tenemos de Blake, de todo lo que se ha dicho sobre Blake, y el último pensamiento, se dice que es sobre una vecina que estaba presente en su lecho de muerte. Luego ella fue a casa, y le dijo a sus parientes que acababa de estar en la muerte, no de un hombre sino de un ángel bendecido. Eso es lo que enseñó Blake durante toda su vida: “Nos convertimos en lo que contemplamos”. Y he aquí una vecina podía decir que vio la muerte, no de un hombre, sino de un ángel bendito.

No, él no se convirtió en eso inmediatamente. E indudablemente hubo innumerables momentos en su vida de 70 años que vivió, que no fueron momentos angelicales, si lees la historia de Blake cuidadosamente; pero en el final, él cumplió lo que contempló. A través de todo su poema más grandioso, Jerusalén, aquel pensamiento se infiltra en las completas cien placas: “Ellos se convierten en lo que contemplan”. Y nos convertimos, cada uno de nosotros. Entonces ¿Cuál es tu concepto de ti mismo hoy? ¿Es tu concepto realmente lo que debería ser? ¿Un hijo de Dios, o un hijo de la Señora Brown? Dulce y amorosa es la señora Brown; aunque dulce y amorosa como tus padres lo son en este mundo, no se puede comparar con el concepto que tú podrías sostener sobre ti mismo, el cual es: “Yo soy el Hijo de Dios”. Si ese es verdaderamente tu concepto de ti mismo, y observas al espejo de tu mente y contemplas tal concepto de tu ser, quizás no aparezca inmediatamente en tu mundo, pero sí aparecerá. Porque por esta ley, nos convertimos en lo que contemplamos.

Yo sé que cuando tenía siete años, mi primera visión fue de agua. Solía aterrorizarme. Sucedía una vez al mes, hasta que llegué a la edad de la pubertad. Siempre podía darme cuenta cuando iba a venir, por aquel humor que me iba surgiendo durante el día. Y siempre se repetía. Yo me convertía en un océano infinito, y aun así yo era una ola moviéndome sobre el pecho de aquel océano. Durante ese intervalo de la noche, yo era ambos, el océano tanto como la ola. Y como la ola, yo era lanzado hacia el aire, y luego era recibido de vuelta a mí mismo, en el seno de aquel océano. Era una experiencia aterrorizante. Pero el océano era un océano muy enojado, un océano turbulento. Y luego dejó de suceder, cuando llegué a la edad de la pubertad.

Luego fue tomado por otro concepto de un océano; y esta vez, el océano era agua viviente. Eso sucedió cuando yo estaba en mis veinte años, quizás veintiuno, en la ciudad de Larchmont, en Nueva York. Esta noche en cuestión, cuando me desvanecí de este mundo, me hice uno con una inmensidad - yo no tenía circunferencia - y era todo luz dorada líquida. Pero no era una luz enojada, era suave, luz pulsante. Toda la cosa era suave y pulsante, y yo era eso, y no había nada más que eso. Ahora no había una ola; había integración, completa integración. Yo era una luz pulsante, viviente, dorada y líquida. Duró toda la noche. Porque cuando me desperté en la mañana, el libro que estaba leyendo estaba en mi pecho, era un libro muy grande y pesado, probando que no me había movido mientras dormía. Yo debo haber estado en un trance. Debo haberme inducido en un estado cataléptico en algún momento de la noche, porque la cama estaba prácticamente sin mover, sin tocar. El sol había salido, y la lámpara para leer estaba todavía prendida. Así que debo haber tenido 8 o 9 horas de profunda catalepsia, en este océano infinito de luz dorada, pulsante y líquida.

Pero ahora, el espejo tomó otra forma diferente. En tal espejo, tú puedes ver lo que quieres ver. En tal espejo, no hay una imagen rota, como cuando yo era un niño de 7 años; eso era una imagen rota. No podía ver nada en ese espejo; era muy turbulento. Pero luego vino aquél momento en el tiempo cuando verdaderamente lo busqué a él. Como se nos dijo en Jeremías: “si me buscas con todo tu corazón, seré encontrado por ti… y luego restauraré tus fortunas” (Jeremías 29: 13). Si verdaderamente me buscas a mí, con todo tu corazón, seré encontrado por ti. Luego todas tus fortunas que parecen haber desaparecido, serán todas restauradas. Todos pueden encontrarlo. Todos lo van a encontrar a él, cuando estén sedientos por encontrarlo, porque hay una sed, que solo una experiencia de Dios puede satisfacer. Nada en el mundo podrá satisfacerla excepto una experiencia de Dios.

Estamos aquí esta noche, y esta agua viviente es tu mente. Tú no eres mente; tú eres Dios. Dios se mueve sobre la superficie de las aguas, y se nos dice en aquel capítulo 27 versículo 19, el cual acabo de mencionar, que así como el agua refleja el rostro, así la mente del hombre refleja al hombre. Y ese hombre, es una mente; la mente refleja al hombre. El hombre es Dios. Dios se hizo hombre para que el hombre pueda convertirse en Dios. Así que cuando miras a la mente de tu propio ser, ¿Qué estás viéndote ser? Lo que sea que estés observando que eres, aunque no se externalice en el inmediato presente en tu mundo, si eres fiel a la visión, no hay poder en este mundo que pueda detenerte de exteriorizarlo dentro del mundo. ¡No hay poder que lo detenga!

Así que en las palabras de Blake… y él era fiel a la visión divina en tiempos difíciles. Todos los problemas del mundo, los mares turbulentos del mundo, no le estorbaban la visión. Él observó la visión de un ángel, un verdadero ángel. Entonces dijeron que estaba loco. Lo escuché aquí, recientemente. Mi esposa dijo que alguien que vino aquí le preguntó a uno de los profesores de la ciudad qué pensaba de Blake, y él le respondió “Oh, bueno, ese hombre estaba demente. Está loco.” Ahora, Blake tenía todos los atributos de insania, todos los aspectos de locura, pero ninguno de sus obstáculos, ninguno. Si todos fuéramos tan locos como él lo era. Si fuéramos tan locos como él, entonces veríamos lo que él vio. Él no estaba loco. Él realmente vio la doble visión. Vio la triple visión. Él vio la cuádruple visión.

Tocaré el tema de la cuádruple visión el martes por la noche, cuando hable del poder, el milagroso poder del apego: porque esa es la cuádruple visión. Pero él tenía siempre la doble visión, en todo momento. Para él, nada era simplemente lo que aparentaba para los sentidos. Un árbol no era tan solo un árbol. Eso es lo que él llamaba la visión individual, el sueño de Newton, el sueño de los científicos, donde, bueno, la luna es la luna, el sol era solo un sol, un cuerpo quemante. En cambio, para él, era simplemente los ángeles proclamando la gloria de Dios. Entonces él veía a un cardo - y no era tan solo un cardo, sino una “cana de un hombre viejo”. No importa lo que él veía, él lo veía doblemente: todo tenía otra imagen contenida dentro de ella, hasta que finalmente, él pudo alcanzar la cuádruple visión, y esa es la visión perfecta.

Pero aquí, cuando no aceptas que la mente es solamente una pequeña cosa que el mundo externo puede entrenar; tómala tan solo como un espejo; déjala tan solo como a un espejo, y tú determinas lo que quieres ver de ti mismo, mientras observas al espejo y te concibes a ti mismo como un solo ser con Dios. Y mientras miras al espejo de tu propia mente, completamente creyendo que tú eres él, como todos los espejos, ellos no cambiarán la imagen, sino que la van a reflejar. Y el día vendrá en que tú realmente serás recompensado con reales experiencias para demostrarte, para tu propia satisfacción, que tu imagen es verdadera. Tienes todas las experiencias tal como fue escrito en las escrituras. Porque el espejo solo te refleja a ti. Así que si tu concepto de ti mismo es el de una pequeña persona, golpeada, pobre, e insegura, cuando lo observes, vas a ver solamente la confirmación de ello.

Esta noche puedes darte a ti mismo cualquier regalo en este mundo. Si tan solo conocieras el regalo de Dios, y quién es él, diciéndote: “Dame un sueño”, tú le pedirías a él, y él te daría agua viviente. No solamente agua de la cual pronto volverás a tener sed, sino agua viviente. Si realmente crees que es así como funciona, que no necesitas a ningún ser en este mundo, tú tienes el espejo. Tan solo fíjalo, aquiétalo. Como se nos dijo en el Salmo 23: “Él nos guía hacia aguas tranquilas” - no hacia aguas estancadas; están tranquilas, y pueden reflejar. Él restaura mi alma de esta manera. Él me guía hacia las aguas tranquilas.

Entonces la mente se tranquiliza. Yo no estoy ansioso, no estoy preocupado, y sé que si observo dentro de mi mente, y te veo como me gustaría verte, y me convenzo a mí mismo y me persuado a mí mismo, de la realidad de aquella imagen de ti... No necesito hacer nada para que se haga así; se convierte así. Se desenvuelve en su propio tiempo especificado, y luego tú te amoldas a la imagen que yo sostengo en mi propio ojo de la mente respecto a ti. Así que el espejo solo refleja los conceptos que yo sostengo dentro de mí mismo. No debo serte fiel a ti, es a mi concepto que tengo de ti, al que debo serle fiel. Si sostengo mi más noble concepto sobre ti y otros en mi mundo, y permanezco fiel a mi visión, no hay poder en el mundo que pueda detenerlo de externalizarse a sí mismo en mi mundo.

Este símbolo del agua es muy, muy cercano a mí. Porque voy atrás en el tiempo, y la primera imagen… recapitulamos todas las cosas dichas en las escrituras, y la primera imagen es agua, y mi primera visión fue aquella del agua. No puedo decirles lo aterrorizador que fue hasta que llegué a la edad de la pubertad, y luego se desvaneció. Luego volvió cuando llegué a mis veintipico, pero esta vez el agua no era turbulenta sino que era viviente, realmente agua viviente. Yo era la única cosa: yo era todo. Y aun así no había mundo, no había nada, solamente viviente, pulsante, brillante luz dorada, luz infinita. Y luego supe, más adelante, que dentro de esto yo podía ver cualquier cosa que yo deseara ver; y al verlo, no había poder en el mundo que pudiera detenerlo para que suceda. Y luego, porque no eres un hombre sabio, no tienes la experiencia académica, no tienes estas cosas para apoyar tus declaraciones, pero ningún poder puede perturbarlo. Porque estas experiencias pertenecen a una región que es mucho más profunda y más real, que aquella en la que el intelecto habita. Así que todos los argumentos en el mundo que ellos tiran no puede perturbarlo, no importa lo que te digan.

Así que la pregunta eterna, “¿Qué vino primero, el huevo o la gallina?”; y ha acabado con las mentes de innumerables personas tratando de dilucidar cuál vino primero. Porque la razón nos dice que no podrías tener a una gallina a menos que tengas un huevo, y ¿cómo puedes tener a un huevo a menos que tengas una gallina? Así que ¿Cuál vino primero? El eterno problema. Puedes resolverlo de inmediato con la Imaginación. Es una pregunta tonta, y cualquier intento del hombre para responderla, será una tonta respuesta. Vinieron uno del otro. Yo vengo de Dios, y Dios vino de mí. Yo soy tal como el huevo. Y Dios, de sí mismo, yo caí. Él me hizo caer así como la gallina hace que el huevo caiga. Ese es el final de la doctrina de la caída, ninguna otra caída. Y luego desde ese estado yo simplemente me elevé, como una gallina saliendo del huevo. Y ese es el final de la doctrina de la evolución: yo soy uno con el mismísimo ser en el cual yo era, antes de haber caído de él.

Así que todos caímos, fue un plan predeterminado, como se nos dice en el primer capítulo versículo 4 de Efesios: “según me escogió en él, antes de la fundación del mundo”. Sí, él me eligió a mí en él mismo antes de la fundación del mundo. Y luego cuando todas las cosas estaban preparadas, al igual que un nido - porque es eso lo que el mundo es, todas estas galaxias, igual que un nido - él me deja caer. Yo caigo en Dios, justo dentro del nido; y luego de la incubación, yo, por un esfuerzo dentro de mí mismo, salgo. Así que esa cáscara de huevo es igual que tu cráneo. Está sellado, tal como tu cráneo está sellado, y dentro de él, está todo lo que era su aparente Creador, ni más ni menos. Cuando todo se haya completado, tú saldrás. Cuando sale, tú serás uno con Dios, igual que Dios, conteniendo dentro de sí mismo, el mismo poder para engendrarse a sí mismo, y dejar caer a su propio ser en las galaxias, y dejar que otros dioses aparezcan.

Así que solo la Imaginación puede conectar el hueco que hay entre esas dos cosas, ¿Qué vino primero, el huevo, o la gallina? No, ellos son uno; vinieron uno del otro. Como se nos dijo en el capítulo 3 versículo 16 de Gálatas: Entonces del hombre sale Cristo… “y tú descendencia que es Cristo”. Yo sé que el mundo entero enseña otra cosa y no eso. Pero para mí, la religión comienza en revelación, y luego cae en el dogma, en el eclecticismo, en los rituales, en todas estas cosas externas; y allí permanece atada. Pero esa no es la verdad. La verdad es visión. Cuenta la visión tal como se te fue dada a ti. Si no tiene sentido para aquellos que la escuchan, cuéntala sin distorsión, cuéntala tal como salió. Si no la entienden, no la modifiques para que ellos puedan entenderla. Cuéntala tal como vino. Por lo tanto, así es exactamente cómo sucedió.

Tal como se te dijo, “Nos convertimos en lo que contemplamos”, estoy tratando de alentarte a que tomes una imagen esta noche. Podría ser que esta imagen que tomarás esta noche, no necesitará más que digamos, un día, una semana, o un mes para materializarse. Yo no conozco el intervalo de tiempo. Pero toma un amoroso y noble concepto de ti mismo, donde tú estás contribuyendo al bien del mundo. Donde realmente estás contribuyendo, y siéntete limpio y completo en esa contribución. ¿Cómo sería si fuese verdad? Bueno, ahora mira en el ojo de tu mente, y obsérvate a ti mismo como ese ser que contribuye. Porque tú puedes concebirte a ti mismo como ese ser. Sí puedes hacerlo; así que observa hasta que realmente sientas la excitación de ser tal Ser. Ahora, de una manera que nadie conoce, saldrá del cascarón, porque desde adentro de esa misma visión tuya, saldrá todo lo que se necesita para exteriorizarla en tu mundo.

Tú puedes ser cualquier cosa en este mundo que deseas ser, si sabes cómo moverte sobre la superficies de las aguas, y las superficies de las aguas, es simplemente moverte sobre tu propia mente, eso es todo. Tú no discutes con nadie. No le pides a nadie que te ayude. Simplemente observas a tu propio ser, y te concibes a ti mismo siendo el hombre, siendo Ya aquel hombre, o aquella mujer que quieres ser. Y no le preguntes a nadie si es posible. Si son riquezas lo que quieres, bueno entonces, que sean riquezas. Si es reconocimiento lo que quieres, entonces deja que sea reconocimiento. Si es un incremento en talentos, que ahora estás expresando, entonces, un incremento en talentos. No me importa lo que es. Concíbete a ti mismo siendo ya el ser que te gustaría ser, y al concebirlo, busca confirmación.

Si no hubiese un reflejo en este mundo, nadie sabría cómo él se ve. Así que Dios crea a un reflector inmediatamente. Es una mente; se la llama agua. Pero luego se nos explica en Proverbios, a lo que él se refiere por “agua”, y nos dice, “Como el agua refleja el rostro, así la mente del hombre, refleja al hombre.” No refleja a la mente, sino que refleja al hombre. Así que, ¿Qué es ese hombre para sí mismo? Luego mira dentro de su mente. Cuando él mira dentro de su propia mente, verá reflejado en esa mente - es tan solo un espejo - lo que él es para sí mismo, y por la ley de que todas las cosas se convierten en lo que contemplan, él no puede evitar convertirse en ese hombre. ¡No puede evitarlo! Así que les digo, sueñen noblemente, sueñen los estados más idealistas en el mundo, y luego permanezcan fiel a sus sueños, tal como si fueran cierto. Si lo haces, sucederá sin la ayuda de ningún ser en este mundo. No los necesitas. No necesitas a nadie para que te ayude. Tú te convertirás exactamente en lo que te has imaginado ser.

Así que esta agua viviente no es una cosa extraña, la que él te va a dar. Él te dará el mensaje, eso es lo que te dará. Él te contará todo sobre ti mismo. Si tú estás sediento por ser otra cosa de lo que ahora eres, pídele a él - él está dentro tuyo - y díselo. Él te dará agua viviente, algo tan vivo que refleja exactamente lo que eres. Nada turbulento; yo atravesé el estado turbulento. Indudablemente, eso es exactamente lo que el hombre es, en su primera etapa que atraviesa, cuando él no podía ver nada reflejado. Él solo veía confusión y turbulencia. Luego vino ese momento en su tiempo, cuando él podía tranquilizar la mente, y la mente tomó una cualidad viviente y se convirtió en agua viviente. Pero tú tomas al hombre primitivo, y él no puede concebir que todo lo que él está haciendo, es causativo de las cosas que están pasando en su mundo. No puede concebirlo porque no puede ver ningún reflejo en su mente; porque su mente no está fija, tranquila, la mente está muy turbulenta. Pero cuando el hombre controla a esa mente, él cambia de estar en ese violento y atormentado mar, el cual experimenté cuando era un niño de 7 años, hacia aquella luz viviente, pulsante pero reflejante, donde él se ve a sí mismo cuando mira hacia adentro.

Porque, al observar adentro de ella, la cosa más extraña sucede. Un día, leyendo o contemplando una imagen similar, que estaba en el libro que leía esa noche cuando me quedé dormido - porque estaba leyendo: “La vida de Buda”, cuando esto me sucedió la primera vez. Esta noche en cuestión - no leía el libro de Buda, sino que contemplaba a Buda - mientras lo hacía, ante mis ojos vino esta enorme piedra sílex. Y luego sin esfuerzo de mi parte, se rompió en muchos pequeños fragmentos, y luego unas manos invisibles la moldaron en esta hermosa figura meditando, que era como un Buda, meditando. A medida que me acerqué y la observé, yo me estaba observando a mí mismo. Yo Era la cosa que estaba contemplando. ¡Y la excitación que tuve! He aquí yo vi a esta figura Oriental sentada en la misma postura que encuentras a Buda, la pequeña estatua de Buda, hecha de este sílex. Cuando me vi a mí mismo, y vi que yo era la figura que contemplaba, ésta brilló y brilló. Cuando alcanzó la intensidad de la luz, explotó, y luego yo estaba de vuelta donde estaba antes.

Este espejo de la mente refleja perfectamente lo que haces. Así que te digo, inténtalo. Inténtalo esta noche. Toma un glorioso concepto de ti mismo; tómalo de un amigo, tómalo de tu padre, de tu madre, de tu hijo; y tú permaneces fiel a la imagen que sostienes de ellos. Hazlo sin que ellos lo sepan, hazlo sin su consentimiento, y tan solo sostenla en el ojo de tu mente hasta que puedas verla, verla claramente. No tienes que hacer nada más que eso, tan solo obsérvalo claramente en el ojo de tu mente, y luego déjalo. De una manera que nadie conoce - y que tú no podrías conscientemente idear los medios para hacer que suceda - sucederá.

Ahora, en el final del libro, en el capítulo 22 de Apocalipsis, nos trae de nuevo a cómo comenzó en el libro de Génesis. Fuimos todos invitados a venir, aquellos que están sedientos, vengan y tómenlo sin precio alguno. ¿Que tomen qué? Tomen esta agua viviente. Así que todos los 66 libros, están impregnados con esta agua viviente. Y cuando llegas al último de todos los capítulos - en el versículo 17 del capítulo 22 de Apocalipsis - una vez más él trae el tema de esta agua viviente. Así que todos están invitados a venir y tomar sin precio alguno, comprar sin dinero alguno; tan solo tómalo. A cualquiera que me escuche esta noche, tú lo tienes, así que no te costará nada intentarlo. No necesitas nada más que una determinación de otra cosa de la que ahora eres; y algo grandioso, algo noble, algo maravilloso. Luego, en el ojo de tu mente, te ves a ti mismo como a esa persona.

Una linda manera de verte a ti mismo como eso que quieres ser, es trayendo a un amigo al ojo de tu mente, y hacer que tu amigo, por su expresión y el sonido de su voz, y por lo que él te está diciendo, esté confirmando que él ve en ti, a dicho ser. Deja que él te vea, y luego en el ojo de tu mente, observa su expresión, una de completa satisfacción si es que él es un verdadero amigo; nada de envidia de su parte, si él es un verdadero amigo, sino orgullo en su cara, porque él te tiene a ti como a su amigo, y él está tan orgulloso de tus logros. Si quieres agregar más a ello, sostén una conversación mental con él, desde la premisa de que él realmente ve, y aprueba, a este “tú” en el que te has convertido. Eso te mostrará lo que tú verías - si no tuvieras eso para reflejarlo en tu mente - lo que tú verías en las profundidades, como a “tú” ser. Y déjenme que les diga, se sorprenderán en cómo funciona. Pero tú debes quererlo. “Aquel que me busca con todo su corazón, me encontrará, y yo restauraré todas sus fortunas.” Pero tú debes buscarlo. Yo debo realmente quererlo con todo mi corazón. Cuando lo quiero, pero realmente lo quiero, lo encontraré.

Luego tienes esa enorme satisfacción, que realmente no importaría si todos los hombres sabios del mundo se levantaran en oposición, porque no habría diferencia en absoluto. No estás hablando sobre esta esfera. No estás hablando de algo que puedes ver con un telescopio o un microscopio; no puede ser visto por ningún instrumento hecho por el hombre. Es algo completamente fuera del rango de los telescopios y microscopios. Así que tú simplemente miras justo dentro, y lo ves. Cuando te conviertas en eso, la razón intervendrá y tratará de justificarlo, y todos los hombres sabios dirán: “Pero sabes, eso hubiese sucedido de todas maneras. Mira, conociste a tal y tal, y luego él te presentó a tal y tal, y luego tuviste tus oportunidades. Y porque tuviste tus oportunidades, tú te convertirás en eso. Pero no esperes que otra persona pueda hacerlo.” Y luego, siempre intentarán minimizar el trabajo de este maravilloso poder. Pero les digo, nunca falla. Nunca falla.

Todos son invitados - en el capítulo 55 de Isaías, el primer versículo, dice - “A todos los sedientos, venid a las aguas”, pero les digo, a todos. Sin limitaciones, no solo aquellos que son de una cierta raza o a quienes pertenecen a cierta tribu, sino a todos los sedientos, venid a las aguas. Y no hay precio para eso. Vengan y tómenlo, sin dinero, sin precio. Todos son invitados, si es que él está muy sediento, que venga a las aguas. Así que vemos a través de todos los 66 libros, que están infiltrados con esta fantástica agua, y el agua es tu propia maravillosa mente. El único que está mirando dentro de ella mañana, tarde, y noche, es el hombre que realmente eres - y ese hombre está destinado un día a despertar, para descubrir que él mismo es Dios.

Si, tú caíste, deliberadamente. Dios permitió que caigas, porque el nombre: Yod He Vau He, el verbo He Vau He, significa “caer”, o de manera causativa, “causar que caiga”; o “soplar el viento” o, en forma causativa, “hacer que el viento sople, o hacerlo mover”. Así que fue Dios, porque ese es su nombre, Yod He Vau He, quien, como el pollo, permitió que el huevo cayera. Pero en ese huevo, el cual fue fertilizado por Dios, está él mismo; y luego de la incubación, él, desde adentro, hace un esfuerzo - porque el plan está todo allí dentro - y lo rompe. Y luego él se eleva, así como lo hace el pollo, siendo capaz del mismo poder creativo, la misma creación, que aquello que aparentemente lo trajo a la existencia, uno con Dios, su propio creador.

Así que esta noche, si ya te has puesto de acuerdo con algo, y quieres perseguirlo más allá de una hora, tan solo tómalo, y toma la palabra agua, y ve capítulo tras capítulo, y observa lo que se dice de esta maravillosa agua. Primero que nada, en el argumento en el capítulo 4 de Juan, en el minuto en que él habla de esta agua, le reclaman: “Bueno, ¿Cómo puedes hacerlo? No tienes un balde, ni soga, y el pozo es profundo. ¿Quieres decir que el agua que nos darás, es mucho mejor agua, que la que puedo sacar de este pozo que nuestro ancestro Jacob cavó para nosotros?” y él te dice, “Con esta agua nunca más tendrás sed. El agua que te daré será un pozo nuevo de agua, brotará hacia la vida eterna. Nunca cambiará.” Pero ella no podía entenderle realmente, y luego le reveló a ella, quién era él.

El primer milagro que se hizo en el evangelio de Juan, es convertir el agua en vino; en otras palabras, en agua viviente. De un estado turbulento, tú lo conviertes en algo vivo, un agua viviente. Así que se nos dice, en la primera carta a Timoteo, capítulo 5, “Ya no bebas agua; sino usa un poco de vino por causa de tu estómago y tus muchas enfermedades” (versículo 23). No tiene nada que ver con el vino que tú y yo disfrutaríamos con una buena comida. Sino que tú simplemente, dejas de absorber el “¿qué hacer?”, y te conviertes en un hacedor, y lo haces. Así que deja de tomar agua; simplemente deja de absorber noticias mañana, tarde y noche, respecto a: “¿qué es lo que debería hacer para convertirme en lo que me gustaría ser?”; y luego conviértete en un hacedor, y hazlo. Así que conviertes el agua, en vino.

Entonces el primer milagro hecho en el evangelio de Juan, que está en el capítulo 2, él llenó jarras de piedra con agua y trajo, no agua esta vez, sino vino, agua viviente. Porque eso es lo que es el vino. Es algo que está vivo. Así que él lo convirtió en algo que realmente está viviendo en la vida del hombre. Por lo tanto, si alguno se va de aquí esta noche, usa el vino por causa de tu estómago, y no simplemente absorbas las noticias. Si escuchan lo que escucharon esta noche, y no lo hacen, entonces todavía están tomando agua. Pero si sales, y ya sea que nunca más vuelves aquí porque tu patrón cambia en el mundo y te vas a otro lado, pero no te olvidas lo que escuchaste, y al no olvidarte lo aplicas, entonces tú estás tomando vino. Lo pones en práctica, no importa dónde estés en el mundo, y a medida que lo pones en práctica, obtendrás los resultados para cumplir la declaración de Santiago que dice, “Sean hacedores de la palabra, y no meramente oidores, engañándose a sí mismos.” (Santiago 1: 22).

Conviértete en un hacedor, y ser hacedor es poner en práctica lo que has escuchado esta noche. Comienza con un amigo. Esta noche, toma a un amigo en tu mundo, que pienses que podría realmente ser ayudado financieramente, socialmente, y físicamente. Pero ¿puede ser ayudado? Tú piensas que él puede ser ayudado, bueno, entonces, lo ayudas. Tráelo ante el ojo de tu mente, y te lo representas a ti mismo, tal como él debería ser visto por el mundo entero; y tú crees en la realidad de esa imagen de él. Te estás moviendo como Dios, sobre la superficie de las aguas, y estás creando tal como Dios creó en el principio. “Y el Espíritu de Dios se movió sobre las superficies de las aguas… y luego Dios dijo, ‘Que sea la luz’, y hubo luz.” (Génesis 1: 3). Pero Él no hizo nada hasta que no se movió sobre las superficies de las aguas.

Así que tú puedes caminar por la calle, y moverte en las superficies de las aguas, viajar en autobús, y hacerlo, sentarte en silencio, y hacerlo. Pero aquieta la mente. No importa lo que él o ella aparentaban ser anteriormente, ese es un pensamiento muy perturbador, si tú debes pelearlo. No importa lo que ellos eran antes, eso es como un océano tormentoso si ellos no son agradables, o si las cosas no están bien para ellos. Así que no intentas hacer nada al respecto. Tú solamente los traes ante el ojo de tu mente, como ellos deberían ser vistos por ti, y por el mundo, y por ellos mismos. Entonces pones a eso, como la imagen que será reflejada desde esta maravillosa agua moviente, la cual es tu propia mente.

Léanlo cuando vayan a sus casas, “Como el agua refleja el rostro, así la mente del hombre, refleja al hombre.” ¿Cómo puedes interpretar eso? La mente del hombre refleja al hombre. ¿Entonces un hombre se está quejando que la sociedad no es amable con él, que el jefe en su trabajo es muy cruel, y que no está ganando suficiente dinero? Él está reflejando solamente el ser, que él mismo se concibe ser, y ellos en este mundo, solamente están reflejando lo que él, dentro suyo, ha configurado como un patrón. Si no le gusta lo que está sucediendo - porque ellos son solamente espejos - bueno, entonces deja que él baraje de nuevo las cartas como sea necesario, y cambie el concepto que él sostiene de sí mismo. Al cambiarlo, permítele que ahora le sea fiel. Porque recuerda aquel intervalo de tiempo, como se nos dijo en el libro de Habacuc, en el segundo capítulo: “Cada visión tiene un tiempo señalado; madurará y florecerá. Aunque pareciera tardar, espéralo; pues sin duda vendrá, y no tardará.” (Habacuc 2: 3). Cada huevo tiene un intervalo de tiempo diferente en el cual nacerá: el de un pollo, es de tres semanas; el de alguna otra ave, quizás es un intervalo más corto; y el de otra ave, un intervalo más largo. Lo mismo es cierto sobre los huevos que traen a los hombres al mundo, así como los de las ovejas y los del ganado. Hay intervalos de tiempo. Así que tu imagen esta noche, de un amigo, o de ti mismo, tendrá su tiempo señalado, y si le eres fiel y no lo confundes, madurará y florecerá.

Te invito a que lo intentes. Y luego conocerás este misterio del agua; porque les he dicho que la biblia es un misterio que no debe ser guardado en secreto, pero es un asunto que es realmente misterioso en carácter. No hay razón para pensar ni por un momento que debe ser guardado en secreto solo para alguno de nosotros: cuéntaselo a todos en este mundo. Pero la biblia no es lo que se nos dice en el pasaje de Jeremías, en el capítulo 2, cuando él dijo, “Mi pueblo ha cometido dos maldades” - y luego menciona a la primera - “Porque dos males ha hecho mi pueblo: Me han abandonado a mí, que soy fuente de aguas vivas, y han cavado para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen el agua.” (Versículo 13). Y estas cisternas rotas son simplemente todos los ismos del mundo, realmente todos. Están tratando de sacar algo de estas cisternas rotas y no pueden obtenerlo.

Porque los hombres que escribieron nuestra biblia… y nadie conoce a los autores, nadie. El que mencionamos esta noche de Génesis, no hay ni un académico digno de nombrar que escriba sobre este libro, que tenga algún manuscrito firmado. Hay tres letras. Una de la que se habla es el manuscrito J, otra el manuscrito E, y otra el manuscrito P; y eso es todo lo que tienen para decir, completamente sin firmar. No hay identidad de los autores. ¿Quiénes son? ¿Cómo vinieron al mundo? ¿Acaso nacieron como nosotros nacimos? ¿Vinieron realmente como tú y yo vinimos, a través del vientre de una mujer? ¿O aparecieron en nuestro mundo, como yo, una noche hace muchos años, entré en otro mundo, sin ir a través del vientre de una mujer? Yo era tan real como este mundo, sólidamente real. Y al salir de mi cama hacia ese mundo, no era la tierra, pero era un mundo sólido igual a este, con gente vestida como tú estás vestido. Y si alguien me hubiese arrestado allí y obligado a dar un certificado de nacimiento o una identificación que fuese entendida en ese mundo, yo no hubiese podido hacerlo. Así que no entré allí a través de ningún canal normal de nacimiento físico. Yo volví aquí, sin volver de ninguna manera conocida.

Así que ¿Quién es E, y quién es P, y quién es J? nos dan símbolos y letras, pero no tenemos manera de saber quién es el autor de Génesis. Tan atrás como podamos ir, no podemos encontrar ningún manuscrito que estos académicos podrían catalogar de ninguna manera, salvo decir que  es el manuscrito J, es el manuscrito E, o es el manuscrito P. Entonces ¿Quiénes son estos fantásticos autores? Porque si lo trataras como literatura, no encontrarías nada más grandioso que el Génesis. Y respecto a la visión, ¿Dónde encontraríamos algo más grandioso? ¿Pero quiénes son los autores? Completamente anónimos para la mente moral. Pero allí están, los cincuenta maravillosos capítulos.  Y la cosa completa es infiltrada con agua. Nuestros historiadores y maestros de la biblia tratando e convencernos que el agua era un ítem muy preciado en el desierto, tan preciado era en donde toda la cosa fue hecha, que es por eso que le daban tanta importancia al agua. No tiene nada que ver con eso. Él viene al desierto para darle agua a su rebaño, y el pozo estaba allí cubierto, y el rodó la piedra, y le dio agua al rebaño. Luego de darle agua al rebaño, rodó la piedra nuevamente y cubrió el pozo, el pozo de Jacob.

Somos las ovejas de su pastura, ¿No es así? Entonces nos es dada el agua por cualquiera que sabe cómo dar agua y alimentar a todas las ovejas hasta que estén completamente satisfechas. Y luego la piedra es automáticamente rodada a su lugar. Cuando viene uno detrás tuyo, y lee ese mismo capítulo, es igual que un libro cerrado. Él toma al libro, se dirige al capítulo 28 de Génesis, lee la historia de la piedra que hace rodar, y le da agua al rebaño, y se pregunta, ¿De qué se trata todo esto? Si alguien sabe cómo rodar la piedra, y cómo realmente tomar aquella agua de significado psicológico, y se la da al mundo, luego de haberlo hecho, automáticamente la piedra es rodada a su lugar. El que viene detrás de él, que lee el mismo capítulo, no puede interpretarlo. Es siempre un pozo sellado.

Pero esta noche, tú lo has escuchado, y creo que tú lo vas a intentar. Permítanme ahora clarificar en tan solo un momento, el agua sobre la cual Dios se movió - él dijo, “El Espíritu de Dios se movió sobre las superficies de las aguas” - esa agua es tu mente. Si esta noche está muy perturbada porque estás muy ansioso, entonces eso es como un mar tormentoso, un mar turbulento. Pero espera un rato; se aquietará, el agua se tranquilizará.

Todavía seguirá corriendo, porque está viva, pero lo suficientemente tranquila para reflejar el ser que tú quieres ver. Y luego, la forma de verlo, es asumir que ya eres lo que te gustaría ser. Habiéndolo asumido, observa, y ve al mundo reflejar aquel hombre que tú eres, porque todos ellos lo ven. Habiéndolo visto reflejado en las caras de tus amigos, suéltalo. Tan solo suéltalo. Y esa es la caída. Esa semilla que vino de ti, tiene su tiempo señalado, y crecerá, y vendrá a este mundo.

Así que inténtalo. Y déjenme que les diga, luego de que suceda - porque sí sucederá - comparte conmigo tus buenas noticias, contándome cómo funcionó, para que así yo, por mi parte, pueda contarlo desde esta plataforma, y así ser todos mutuamente alentados por nuestra fe. Si funciona para ti - lo cual así será - entonces cuéntame a mí lo que hiciste y cómo funcionó, y luego yo, por mi parte, lo contaré a todos los que estén presentes. Ellos, en respuesta, serán alentados a ir y ser tan fieles a sus visiones como lo fue Blake, a pesar de todas las cosas que él tuvo que atravesar en el intervalo. Porque su vida, como la vida de todo gran hombre, es realmente una alegoría. Cada persona en el mundo, su vida es realmente una alegoría. La gente realmente no se da cuenta.

En la vida de Blake… una de las cosas más sobresalientes… este gentil, y tierno hombre que no lastimaría a una mosca, volviendo a su jardín un día, vio a un soldado borracho allí, y él le levantó el cuerpo y lo llevó hacia la otra punta del camino. Luego el hombre accionó en contra de él y lo acusó de insultar al rey, lo cual es una ofensa temerosa en Inglaterra, y lo era mucho más en aquel entonces, en su época. Este hombre inocente fue acusado porque un soldado borracho quería vengarse. Fue un tremendo juicio en Inglaterra. Y luego ves a esta maravillosa historia: el soldado es siempre un símbolo de autoridad, y un jardín es siempre la creatividad, y he aquí su jardín. Él estaba vendiendo su alma en aquel entonces, a un hombre que quería que él se convierta en un pintor de retratos, y a él no le gustaba para nada hacer eso. Así que Blake estaba vendiendo su alma, su creatividad, a este hombre que tenía dinero porque, al hacer este trabajo su estatus financiero, bueno, podría ser un poco aliviado. Pero él estaba vendiendo su poder creativo, así que aquí, en su jardín estaba el hombre borracho de autoridad. Porque el que lo empleó a este, tenía la autoridad y el poder.

Y luego el rompió con eso, y se rehusó a hacer ningún retrato, y no quiso tener ni un modelo en el mundo. Él nunca usaba un modelo. Él veía lo que quería pintar, tan claro como cualquier modelo podría ser en este mundo. Cuando quería dibujar el alma de una pulga, él vio el alma de una pulga, y era el hombre. Porque la pulga es un insecto que succiona sangre, pero los hombres también succionan sangre. Aquellos que dan empleo sin la apropiada compensación, ¿acaso no están tomando la sangre de otros? No les importa lo que te suceda cuando te vas a tu casa. Si tienes una familia de doce y no están bien alimentados, a ellos no les importa una vez que sus ganancias son lo suficientemente grandes. Y si los ves espiritualmente, son igual que las pulgas, porque una pulga es simplemente un insecto que succiona sangre. Están tomando la sangre de aquellos que no son propiamente recompensados; son succionadores de sangre.

Cuando Blake pintó a esta maravillosa pulga, el alma de una pulga, el fantasma de una pulga, deberías ver aquella cosa monstruosa, pero es humana. Todo es el hombre en el mundo.  Y entonces la vida de cualquier grandioso hombre, como Blake, es una alegoría. Cuando él puso de nuevo en forma a su jardín, el soldado desapareció. Blake ganó el juicio eventualmente. Todos sabían que el hombre se estaba perjurando. Blake no diría nada en contra de la corona, y fue comprobado. Pero en el entretiempo, él atravesó el infierno para probarlo. Pero ese fue un punto de inflexión en su vida, como la gran alegoría de su vida. Pero aquí tenemos, su primer pensamiento en el mundo, “un árbol lleno de ángeles”; y el último pensamiento sobre Blake fue, “Ese día yo estaba al costado de la cama, no de un hombre cuando murió, yo vi la muerte de un ángel bendecido.” Así que lo que él comenzó como una visión, lo cumplió como hombre; él vio a un ángel de niño, y murió como un ángel bendecido.

Así que esta noche tú ves algo noble. Cuando hagas tu salida de este mundo, haz tu salida como eso. Pero tu verdadero destino es Dios, porque somos uno con Dios. Él se convirtió en ti, para que tú te conviertas en él.

Ahora, vayamos al silencio.



Traducido por Laura Arrojo
La conferencia original en inglés es LIVING WATER (Neville Goddard – 04-19-1963
) 



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>




 

lunes, 11 de julio de 2016

AFIRMA LA REALIDAD DE NUESTRA PROPIA GRANDEZA (Neville - julio de 1951)

Neville Goddard (julio de 1951)


AFIRMA LA REALIDAD DE NUESTRA PROPIA GRANDEZA (Charla de Radio – Emisora KECA, Los Ángeles)



En la creación de una nueva forma de vida, debemos comenzar por el comienzo, con nuestra propia regeneración individual. La formación de organizaciones, cuerpos políticos, cuerpos religiosos, cuerpos sociales, no es suficiente. El problema que vemos es mucho más profundo de lo que percibimos. La revolución esencial debe suceder dentro de nosotros mismos. Todo depende de nuestra actitud hacia nosotros mismos, aquello que no afirmamos dentro de nosotros mismos nunca puede desarrollarse en nuestro mundo. Esta es la religión por la cual vivimos, porque la religión comienza en la experiencia subjetiva, así como la caridad, comienza en casa.

“Sean transformados por la renovación de vuestra mente.” (Romanos 12: 2), es la fórmula ancestral y no existe otra.

Todo depende de la actitud del hombre hacia sí mismo. Aquello que él no pueda o no quiera declarar como verdadero de sí mismo, nunca podrá evolucionar en su mundo. El hombre está constantemente mirando a su mundo y preguntándose, ¿Qué se debe hacer? ¿Qué sucederá?, cuando debería preguntarse a sí mismo: ¿Quién soy? ¿Cuál es mi concepto de mí mismo?

Si deseamos ver al mundo como un lugar más fino y grandioso, debemos afirmar la realidad de un más fino y grandioso ser, dentro de nosotros mismos. Es el máximo propósito de mis enseñanzas, señalar el camino de estas consumaciones. Estoy tratando de mostrarles cómo el hombre interno debe reajustarse a sí mismo, cuál debe ser la nueva premisa de su vida, para que así pueda perder su alma en el nivel que él ahora conoce, y encontrarla una vez más en el alto nivel que él está buscando.

Es imposible para el hombre, ver otra cosa que no sea el contenido de su propia conciencia, ya que nada existe para nosotros, salvo a través de la conciencia que tenemos sobre ello.

El hombre ideal está siempre buscando una nueva encarnación, pero a menos que nosotros mismos le ofrezcamos paternidad humana, él es incapaz de nacer. Nosotros somos los medios por los cuales, la redención de la naturaleza de la ley de la crueldad debe efectuarse. El gran propósito de la conciencia es efectuar esta redención. Si rechazamos la carga, y señalamos a la ley natural como dadora de pruebas concluyentes, de que la redención del mundo por amor imaginativo es algo que nunca puede suceder, estamos simplemente anulando el propósito de nuestras vidas, al  anhelar fe. Rechazamos los medios, los únicos medios, por los cuales este proceso de redención debe ser efectuado.

La única prueba de religión que vale la pena hacer es aquella que es auténtica, aquella que nace de las convicciones más profundas del individuo, aquella que es fruto de la experiencia interna.

Ninguna religión es merecedora de un hombre, a menos que le dé un sentido profundo y perdurable de que todo está bien, independientemente de lo que le pase a él personalmente.

Los métodos del conocimiento mental y espiritual son completamente diferentes, porque conocemos una cosa mentalmente al mirarla desde afuera, al compararla con otras cosas, al analizarla y definirla. El Señor Whitehead, ha definido a la religión como aquello que el hombre hace en su soledad. Me gustaría añadir que: yo creo que es lo que el hombre es en su soledad. En nuestra soledad somos llevados por la experiencia subjetiva. Entonces, debemos imaginarnos a nosotros mismos siendo el hombre ideal que deseamos ver encarnado en el mundo.

Si en nuestra soledad, experimentamos en nuestra imaginación, lo que experimentaríamos en la realidad si hubiésemos logrado nuestro objetivo, seremos, con el tiempo, transformados en la imagen de nuestro ideal.

“Sean renovados en el espíritu de sus mentes -pónganse al nuevo hombre- que cada hombre hable la verdad con su prójimo” (Efesios 4: 25).

El proceso de hacer un “hecho del ser, un hecho de la conciencia”, es por medio de “la renovación de nuestra mente”. Se nos dice que cambiemos nuestro pensar. Pero no podemos cambiar nuestro pensamiento, a menos que cambiemos nuestras ideas. Nuestros pensamientos son el flujo natural de nuestras ideas, y nuestras ideas más íntimas son el hombre mismo.

El fin de anhelar, es siempre SER, no hacer. Aquiétate y sabe: “Yo Soy, aquello que Yo deseo”.

Esmérate siempre por ser. Las reformas externas son inútiles, si tu corazón no es reformado.

Al cielo se entra, no por retener nuestras pasiones; sino por cultivar nuestras virtudes.

Una vieja idea no se olvida aleatoriamente, sino que es empujada hacia afuera por nuevas ideas.

Desaparece cuando una completa nueva y absorbente idea ocupa nuestra atención. Viejos hábitos de pensamiento y sentimiento, así como las viejas hojas del roble, siguen colgadas hasta que son empujadas por unas nuevas.

La creatividad es básicamente una receptividad más profunda, una susceptibilidad más profunda. El sueño futuro debe convertirse en un hecho presente en la mente de cualquiera que desea cambiar su vida.

Cada gran proyección exteriorizada, es precedida por un período de profunda absorción.

Cuando esa absorción es llenada con nuestro ideal más alto, cuando nos convertimos en ese ideal, luego lo vemos manifestarse en nuestro mundo, y nos damos cuenta que el presente no retrocede hacia el pasado, sino que avanza hacia el futuro.

Así es esencialmente cómo cambiamos a nuestro futuro.

Un “ahora”, que está en “otro lugar”, no tiene sentido en absoluto para nosotros. Sólo reconocemos el “ahora”, cuando está al mismo tiempo, “aquí”. Cuando nos sentimos a nosotros mismos dentro del estado deseado, “aquí” y “ahora”, hemos realmente cambiado nuestro futuro. Es este “Cambiar nuestro futuro”, que espero poder explicarles en totalidad el próximo domingo por la mañana cuando hable para el doctor Bailes, a las 10:30 en el Teatro Fox Wilshire en el Whilshire Boulevard cerca de La Ciénaga.

Es mi propósito removerte hacia un concepto más elevado de ti mismo, y explicarte claramente el método por el cual, puedes lograr este concepto, así cada uno de ustedes se irán del servicio del domingo por la mañana, como seres transformados.

La gente desalentada está extremadamente necesitada de inspiración, de grandes principios. Debemos volver a los primeros principios, si vamos a  hablar con una voz que encenderá la imaginación e incitará al espíritu.

Otra vez, debo repetir, en la creación de una nueva manera de vivir, debemos comenzar por el comienzo, con nuestra propia regeneración individual.

El delirio más grande del hombre, es su convicción de que él puede hacer lo que sea. Todos piensan que pueden hacer, todos quieren hacer, y todos preguntan: ¿Qué hay que hacer?, ¿Qué hay que hacer?

Es imposible hacer nada. Uno debe ser.

Es difícil para nosotros aceptar el hecho de que: “Nosotros, por nuestra cuenta, no podemos hacer nada”.

Es especialmente difícil porque, es la verdad, y la verdad, es siempre difícil de aceptar para el hombre. Pero, en realidad, nadie puede hacer nada. Todo sucede, todo lo que le ocurre al hombre, todo lo que es hecho por él, todo lo que viene de él, todo esto sucede, y sucede exactamente de la misma manera en que la lluvia cae, por resultado de un cambio en la temperatura en las regiones más altas de la atmósfera.

Esto es un desafío para todos nosotros. ¿Qué concepto estamos sosteniendo de nosotros mismos en las regiones más altas de nuestra alma?

Todo depende de la actitud del hombre hacia sí mismo. Aquello que él no afirma como verdadero dentro de sí mismo, nunca podrá desarrollarse en su mundo. Un cambio de concepto de sí mismo es el ajuste correcto, la nueva relación entre la superficie y la profundidad del hombre.

Profundizar es, en principio, siempre posible, porque la profundidad máxima vive en todos, y es sólo una cuestión de hacernos concientes de ella. La vida demanda de nosotros, la voluntad de morir y nacer de nuevo. Esto no significa que morimos en la carne. Morimos en el espíritu del viejo hombre, para convertirnos en el nuevo hombre, luego vemos al nuevo hombre en la carne.

“Someternos a la voluntad de Dios”... es una vieja frase para ello, y no existe, creo yo, alguna nueva que sea mejor.

En ese auto-compromiso al ideal que deseamos expresar, todo conflicto es dispersado, y somos transformados a la imagen del ideal en quién descansamos.

Se nos dice que el hombre sin traje de boda, alcanza el Reino al pretender inteligentemente. Él no cree internamente, lo que practica externamente. Él aparenta ser bueno, amable, bondadoso. Él usa las palabras correctas, pero internamente no cree en nada. Al verse bajo la luz fuerte de aquellos mucho más concientes que él mismo, él deja de engañar. Un traje de boda significa un deseo de unión. Él no tiene deseo de unirse con aquello que enseña, aún si lo que enseña es la verdad. Por lo tanto, él no tiene traje de boda. Cuando somos unidos con la verdad, entonces nos sacaremos la vieja naturaleza y seremos renovados por el espíritu de nuestra mente.

La verdad desnudará a los inteligentes farsantes de su falsa aristocracia. La verdad, en su vuelta, será conquistada y gobernada por la aristocracia de la bondad, la única cosa inconquistable en el mundo.



Traducido por Laura Arrojo
La conferencia original en inglés es AFFIRM THE REALITY OF OUR OWN GREATNESS “Radio Talk – Station KECA, Los Angeles” (Neville Goddard – July 1951
) 



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>




 

miércoles, 22 de junio de 2016

EL MILAGROSO PODER DEL APEGO (Neville - 23 de abril de 1963)

Neville Goddard (23 de abril de 1963)


EL MILAGROSO PODER DEL APEGO



El tema de hoy es: “el Milagroso Poder”. Esta noche, espero poder explicarlo de manera tan simple que nadie que se vaya de esta habitación, pueda decir que no lo han comprendido del todo; para que en el inmediato presente puedan ponerlo en efecto y probar la verdad de lo que estoy diciendo en esta plataforma.

Este milagroso poder, se muestra en cuatro distintos niveles de visión. Blake hizo esta declaración:

“Ahora tengo una cuádruple visión,
y una cuádruple visión me ha sido dada;
¡Ésta, es mi deleite supremo!
Y triple, en la suave noche de Beulah,
Y siempre doble. Que Dios nos Guarde,
De la visión individual,
y del sueño de Newton.”

Ahora, aquí hay una perfecta descripción de una visión individual. Quizás conozcas a este pequeño poema, este es solo un verso:

Una prímula, al borde de un río,
Una prímula amarilla era para él,
Y no era nada más que eso…

Él mira a un árbol, y es un árbol - eso es todo lo que es. Él mira a un hombre, es un hombre; él mira a una roca, es una roca, y no hay nada más. Entonces, “una prímula al borde de un río, una prímula amarilla era para él, y no era nada más que eso.” Esa es la visión individual, y el mundo entero ve bajo esa luz.

Pero ahora, queremos llevar a todos aquí, a la doble visión.

Todos sabemos cómo es un hogar de leña. Así que vemos a un hogar de leña, y digamos que vemos a algo quemándose. Y luego un día, vemos que fue encendido por algo similar a sí mismo. Una chispa lo encendió, y luego fue alimentado, y ardió, calentándome, irradiando este maravilloso calor; y luego se enfrió, y luego tuvimos a las brasas y luego a las cenizas. Observándolo, tú y yo podríamos decir, bueno, sabes, me recuerda a mi vida. Esa es mi vida; mi vida es como un fuego. Ella viene, encendida de alguna manera extraña, y luego es alimentada y alimentada, y alimentada, y comienza a arder, y luego vienen las brasas, y luego las cenizas. Entonces tengo una comparación. Luego digo: “mi vida es un fuego”. Ahora tengo una metáfora. Un día dejo afuera el pequeño “es”, y digo: “La vida y el fuego son sinónimos.” No puedo ver a uno, sin ver al otro, sin imaginar al otro. Luego tengo una imagen; tengo un símbolo. Y lo hago con todo en el mundo, y tengo muchas imágenes. Cuando todo en el mundo es tan solo un símbolo, entonces tengo doble visión.

Duplica la visión. Ahora, mi ojo puede ver que nada aparenta para mí, de la manera en que aparenta para el mundo; todo es diferente. Un hombre que aparenta ser un hombre, cuando hablo con él, registro sus humores, y mientras que él se aprovecha de otros hombres - porque él está en los negocios, y no paga buenos sueldos a nadie que trabaja para él - luego veo a ese hombre como vería a cualquier insecto que succiona sangre, que chupa sangre, tan solo como a un parásito. Él podrá ser la cabeza de la sociedad, podrá ser la persona más poderosa del mundo, un dictador; pero yo lo veo usando a los hombres para su propia ganancia personal. Y tú lo ves, ahora, espiritualmente. Y una visión solo ve a la vestidura, y su nombre, el pequeño etiquetado que aparenta ser, y la gente se postra delante de él. Pero tú ahora, con la doble visión, lo ves a él, y ves a un parásito, igual que a una pulga… una pulga que vive en el cuerpo de un perro, o en un animal, o lo que sea en este mundo. Él tan solo es una pulga. Tú lo ves como a una pulga, aunque él tuviese billones de dólares; quizás hasta controle los ejércitos del mundo, pero él es tan solo una pulga. Y así es como lo ve Dios. Cuando tú comienzas a ver de esta manera, de repente, ves de manera diferente, y él no te ofende; tú no eres movido por él. Lo ves tal como él es realmente, ante los ojos de Dios. Ese es el comienzo de la doble visión.

Ahora viene la tercera visión. La tercera visión es cuando estas imágenes interactúan y se casan y generan otras imágenes; esa es la triple visión. Esto es de lo que quiero hablar esta noche, la triple visión.

He aquí una pequeña niña; la pequeña niña tenía tres años. Esta es una historia real. La abuela está presente aquí esta noche. Esta historia me la contaron antes de que me subiera a la plataforma. La niña tiene ahora cinco años y medio. Pero la madre sabe esto, y ella ha estado viniendo aquí durante años, así que ahora la niña tiene cinco años y medio. Cuando ella tenía tres, el padre y la madre no tenían dinero. Él tenía un trabajo con un pequeño salario, y ellos soñaban con tener su propia casa, una maravillosa casa, pero no tenían dinero y estaban en deuda. Así que cuando la pequeña niña ya estaba en la cama, la abuela y la madre le dijeron, “cierra tus ojos y observa una hermosa casa, con un gran hogar de leña que llega hasta el techo, con cristales alrededor, con dos habitaciones, Pammie (su nombre es Pamela), para ti y para Julie”, (su hermana que tenía un año), “así que ahora la ves claramente. Ve hacia la habitación. Mantén tus ojos cerrados. Si abres tus ojos, negarán lo que te estoy diciendo. Así que mantén tus ojos cerrados, ve hacia la habitación, y ve hacia la otra habitación; una es tuya y la otra es de Julie; y observa a la gran chimenea que llega hasta el techo.”

En poco tiempo, esta empresa fue absorbida por una empresa más grande, y todos los hombres tuvieron que hacer un test de aptitud. El análisis de él (el padre), volvió con los siguientes resultados: él era un vendedor. Al principio, él rechazó aceptar la idea de que podría vender. Él pensaba renunciar. Ellos le dijeron, “podrás renunciar, pero no podrás trabajar con nosotros a menos de que te conviertas en un vendedor. Eso es lo que vimos en el test. Debes convertirte en vendedor.” En el presente inmediato, él estaba ganando una fortuna, y compraron la casa; con cristales alrededor; dos habitaciones que te llevaban hacia la enorme chimenea que llegaba hasta el techo.

Ahora él está haciendo dinero. Nunca se adaptó a gastar dinero, y nunca era considerado un padre o marido generoso, posiblemente por miedo al futuro. Cuando llegó la Navidad, la madre se preguntaba, “¿Cómo podré lograr que me dé cinco dólares para comprarles juguetes a mis hijas?” y recordando lo que hicieron previamente a obtener la casa, ella dijo, “Pammie, ¿recuerdas lo que hicimos con la casa?”, Sí, ella lo recordaba completamente. “Ahora cierra tus ojos y observa a un enorme, un gran corralito en el patio trasero, lleno de juguetes. Y tú vas al patio trasero y juegas. Permanece aquí físicamente, pero ahora vas justo al patio trasero.” No abras los ojos porque si no, será la visión individual. “Ve al patio trasero, y todas estas imágenes están sucediendo ahora.”

Justo antes de Navidad, ella llamó a su madre, quien está aquí esta noche, y le dijo, “Creo que él se ha vuelto loco. ¿Sabes lo que está pensando? Está contemplando comprar un corralito de $100 para Pammie y Julie, y sin lugar a dudas, lo llenará con juguetes.” Ella dijo, “Yo estaba allí, en la noche de víspera de navidad, y el día de Navidad, cuando abrieron los regalos. Y he aquí, un enorme corralito - por el cual pagó $100 - y estaba lleno de juguetes.” Pero la abuela le dijo a su hija, “¿Acaso has olvidado lo que hiciste con Pammie, hace una semana, o dos semanas atrás?” y luego, ella recordó. ¿Cómo podría ella criticar ahora, la extravagancia de su esposo, que era siempre tan malo, cuando ella misma había puesto a la niña en el estado de ver este maravilloso corralito lleno de juguetes? Ahora, eso es triple visión.

Tú tomas a una visión. Todo es un símbolo. Tómame a mí, yo soy un símbolo, tú eres un símbolo, y todo es un símbolo. Y tú los haces interactuar para formar un cierto patrón, lo cual luego, dará a luz a otra imagen. Así que te traigo ante el ojo de mi mente de cierta manera. Traigo a otra persona dentro de esa misma imagen. Luego le agrego a estos dos, una conversación entre ellos dos, la cual implicará que tú sabes que YO soy lo que quiero ser. Te traigo a ti, traigo a otro, y yo escucho a escondidas. Los escucho debatir, y están debatiendo sobre mi buena fortuna. Los escucho hasta que realmente escucho lo que escucharía si fuera verdad. Todos están debatiendo exactamente lo que yo quiero escuchar, porque si lo escuché, implicaría el cumplimiento de mi sueño. Eso es tomar ahora símbolos, tomar imágenes, y hacerlos interactuar. Los hago interactuar para que yo así pueda casarme con ellos; y cuando estos se casan, engendran a otra imagen; las imágenes que están atrayéndome hacia la imagen que yo quiero expresar de mí mismo en este mundo.


Ahora, veamos la visión cuádruple. Yo espero que la tengas. Si no la has tenido, no puedo describir la alegría de la visión cuádruple. Si la pudiera describir, es como soñar, o amar o imaginar, y estas son solamente tres formas de la misma cosa. Pero esta, es soñar con tal intensidad que elimina a la luz del día, tal como la luz del día ordinariamente elimina el sueño. Tú te sientas en una silla, y estás amando, estás imaginando, estás soñando, y de repente ya no es algo que es invisible para ti. Porque esta pequeña niña lo vio en el ojo de su mente, pero no como yo te estoy mirando ahora y como tú estás mirando al orador. Ella lo vio, mantuvo los ojos físicos cerrados, y se movió en el estado imaginado, y lo hizo real para ella. Pero en la visión cuádruple, algo sale afuera, y de repente te dices a ti mismo, “Estoy soñando. No, no estoy soñando; es real. No estoy soñando, ¡aquí esta!; es real, es tan real como esto.” La cortina se levanta, y luego lo que comenzó como un sueño, tan solo un sueño despierto, pero que lo has hecho con intensidad, de repente la cortina se levanta, y tú te adentras en el mundo de tu sueño. Estas despierto en lo que anteriormente comenzó como un sueño.

Ahora, déjenme que les cuente mi primera experiencia en esto. Yo he utilizado la visión triple innumerables veces para producir resultados, y hablé al respecto, les conté a todos mis amigos sobre esto, y todas estas cosas funcionaron. La visión triple produce los mismos resultados que la pequeña niña produjo. Nunca falla. Pero una noche, aquí, en Beverly Hills, de repente mire hacia arriba, mis ojos estaban cerrados, y yo estaba despierto. Yo sabía exactamente donde estaba. Yo estaba en mi hogar, en Beverly Hills, El Camino, y yo sabía lo que debería ver si mis ojos estuviesen abiertos. Yo sentí a mis ojos cerrados, y aun así estaba viendo más vívidamente de lo que te estoy viendo ahora. Yo debería ver a los objetos familiares en las paredes. Debería ver las cosas familiares en mi escritorio, porque estaba acostado sobre mi lado derecho; pero en vez de ver estas cosas, de repente estoy viendo el interior de un fantástico edificio. La conciencia siguió a la visión, y yo me adentré en el estado que estaba viendo. Volví a mi cama; y una vez más, me encontraba en posición horizontal. Luego otra vez, me adentro en mi visión, y ahora estaba vertical. Me estoy metiendo justo dentro de lo que estoy viendo. Lo hice, quizás una docena de veces, y luego decidí explorarlo. Sin importar las consecuencias, yo voy a explorarlo. Si es el mismísimo final de mi vida en este mundo, no puedo detenerlo; yo debo explorar.

Entonces, me adentré en este lugar con la determinación de continuar. Cuando lo hice, se cerró alrededor mío. La habitación, que parecía ser de treinta por veinte cuando yo estaba en la cama, ahora se hizo de diez por siete. Descubrí, a medida que la examinaba, que era simplemente un vestidor. Dejé a esta habitación y me metí en una gran suite, una enorme suite de habitaciones sin ocupar pero preparada para ser ocupada, pero no estaba ocupada. Era tan sólidamente real como esta habitación. Yo era, para mí mismo, igual a lo que soy ahora. Todo lo que tocaba era sólido. Mi mano no se atravesaba; era sólida. Salí de esta habitación, hacia un gran pasillo, que te llevaba a un enorme pasillo público. Cuando llegué allí, vi a dos señoras viniendo por el pasillo. Yo sabía cómo la cosa entera había empezado, así que les dije, “Señoras, esto es un sueño.” Bueno, estaban tan perplejas como ustedes lo estarían si me cruzaran a mí, un completo extraño en, digamos, un hotel, el llamado The Ambassador. Tu nunca me has visto antes, y de repente ves a un hombre que viene a este lugar y que de repente te habla, no lo conoces y él te dice: “Señoras, esto es un sueño.” ¿No estarías asustada? Tú dirías, “Bueno, este hombre está loco. Vayámonos de este lugar tan rápido como podamos.” Eso es exactamente lo que trataron de hacer. Se alejaron lo más que pudieron de mí, bien pegadas a la pared. Pero yo insistí en que esto era un sueño porque yo recordaba exactamente lo que hice. Pero ahora estaba completamente despierto en el sueño. Mis ojos están completamente abiertos y yo estoy despierto en mi sueño.

Cuando pasaron, caminando rápidamente, vi a esta cosa que era un ornamento sobre mi cabeza, y recordé una pequeña visita que hice hace unos meses, en la casa de un amigo cerca de las colinas de Hollywood, donde él tenía una cosa similar colgada en su pared. En ese momento le había hecho el comentario: “¿Cómo es que semejante cosa permanece ahí arriba?” él me dijo, “Si miras bien de cerca, verás que hay un hilo casi invisible, que lo sostiene desde el techo”, lo cual así hice. Era un hermoso racimo de hojas hechas de cobre muy finito. Bueno, esto aquí se parecía, y me recordó eso. Y otra vez, porque ahora vi esto en mi sueño despierto, yo dije, “Ahora yo sé que es un sueño, porque esto es solo una imagen de la memoria de lo que vi, en la casa de mi amigo en las colinas de Hollywood, hace seis meses allí, así que esto debe ser un sueño. Aunque ellas son tan reales, y esto es tan real y yo soy tan real, todo es tan real, esto es un sueño.” Entonces, cuando hice esto, tome a una de las hojas, y me dije a mi mismo, “Vamos, Neville, tú sabes que esto es un sueño. ¡Despierta!, ¡Despierta!” y parado en aquel lugar me desperté más allí, de lo que estoy despierto aquí ahora.

Ahora, siendo padre, mi pequeña hija en ese entonces estaba en la escuela secundaria. Tenía que hacer la secundaria; y su deseo era ir a la facultad, y me dije a mi mismo, “Vicki no ha terminado la escuela, y debe ser educada. Si hago mi partida ahora, y dejo a mi esposa sin estar preparada para este problema, entonces no puedo dejar este lugar ahora. Tengo asuntos sin resolver en ese mundo - porque ahora estaba completamente encerrado en este completamente diferente mundo.” Entonces, parado allí, cerré mis párpados; y tal como si los cerrara aquí ahora, no te vería, así que no veía al pasillo. Abrí mis párpados, y he aquí el pasillo. Lo hice quizás una docena de veces. Estoy completamente encerrado en este mundo. Me dije a mi mismo, “encontrarán al cuerpo mañana por la mañana en Beverly Hills, y por razones de la póliza de seguros, tendrán que cortarlo y decir, bueno, murió de esto o de aquello.” Pero aun así, no quería finalizar de esta manera; yo quería volver. Y esto fue lo que hice.

Parado allí, completamente encerrado en este otro mundo, yo simplemente imaginé con la misma intensidad que me trajo a este mundo, imaginé a una almohada bajo mi cabeza. Me paré allí simplemente imaginando una almohada, eso fue todo. De repente, mientras estaba parado allí, podía sentir una almohada. Y luego, para mi sorpresa, no estaba en posición vertical; estaba horizontal, pero podía sentirme a mí mismo en una almohada. Pero luego estaba cataléptico, y no podía moverme. No podía abrir mis ojos. Hice un enorme esfuerzo para abrir mis ojos, y no podría abrir mis ojos. No podía mover mi mano; no podía mover un dedo; estaba completamente cataléptico. Luego, quizás treinta o cuarenta segundos más tarde, podía navegar el pequeño dedo. Teníamos una cama doble, y mi esposa dormía en el otro lado. Luego de un pequeño rato, podía mover el codo, y lo empujé y podía sentir aquel agradable cuerpo tibio de mi esposa, y ahí supe que había vuelto. Luego de otro ratito, podía mover la otra mano. Y luego con un tremendo esfuerzo, abrí mis párpados físicos y vi los objetos familiares en la pared.

Así que les digo, cuando Blake dijo - y él no dijo que siempre la ha tenido:

“Ahora, tengo una cuádruple visión
y una cuádruple visión me ha sido dada;
¡Ésta, es mi deleite supremo!
Y triple en la suave noche de Beulah,
Y siempre doble. Que Dios nos Guarde,
De la visión individual,
y del sueño de Newton.”

Entonces, cuando solo ves a un hombre, cuando estás viendo a un hombre, y él no es más que tan solo un hombre, él no es un ser amoroso, o un ser odioso, o un insecto que succiona sangre, él no es ninguna de estas cosas, es tan solo un hombre, esa es la visión individual. Si un fuego es un fuego, y no significa nada más; si un árbol es un árbol, y nada más; si no hay ni una cosa que se convierta en símbolo o imagen para ti, entonces es la visión individual. Y déjenme que les diga: la diferencia entre la visión cuádruple y la visión individual, es la diferencia entre la vista normal de los ojos, y la ceguera.

Alguien que ha nacido ciego - es decir, no me refiero a alguien que quedó ciego, con memorias de lo que alguna vez observó cuando tenía la vista - me refiero a nacer ciego, que nadie en este mundo podría transmitirte a ti lo que significa mirar al rojo. Si naces ciego y nunca has tenido la experiencia del color rojo, no existe palabra, no hay una cosa en este mundo que el hombre podría usar para transmitirte la sensación del rojo o el azul o cualquier otro color. Una forma, sí. Puedes traer tus manos, y puedes tocar a una forma. Y puedes decir este es un símbolo de ese término, y luego esto es una cosa diferente, y esto es otra cosa diferente, y esto es una cama, y una silla, y esto, y una cruz, y todo los materiales. Pero tú no has visto colores. No hay palabra conocida para el hombre que podría transmitirte la experiencia del color. Bueno, la diferencia entre visión cuádruple y la visión individual, es la diferencia entre la vista normal, y la ceguera de nacimiento.

Así que cuando uno entra en ella, no puedo explicarte la excitación. Es supremo deleite. Y tú entras en ella, como dije, sí, soñando, o amando, o imaginando - tres formas de la misma cosa - pero con tal intensidad que de repente te despiertas en el estado que contemplas. Estás contemplándolo, y de repente, estás despierto en él, y toma todas las cualidades materiales que esta habitación tiene ahora. Eso es visión cuádruple. Pero por motivos prácticos en este mundo, vamos a hablar y tratar de alentarte para que practiques la visión triple. La visión triple; como esta pequeña niña; aquí tenemos a una niña, ella tiene tres años, y (le dices), “Ahora observa al hogar de leña.” Entonces ella lo ve. “No abras tus ojos, Pammie, porque si abres tus ojos no lo vas a ver, y enseguida volverás abajo hacia la visión individual.” Así que, un hogar de leña, ¿lo ves? ¿Ves a la pared?”; “Oh, sí”. “¿Y mucho cristal alrededor?”, “Si”. “Y por aquí, hay una habitación, es tu habitación; y por aquí, otra habitación, y es la habitación de Julie.” ¿Lo entiendes?

Y luego, de la nada misma, lo que parecía ser un desastre, porque esta compañía estaba siendo absorbida, y todos los trabajos eran inciertos. Entonces se les da a todos un test de aptitud, incluyendo al padre de esta niña. Él sale en los más altos, pero no en lo que él estaba haciendo en el otro trabajo. Debe ahora cambiar el trabajo y convertirse en un vendedor, lo que él no quiere hacer. Pero el test de aptitud reveló que él tiene todas las cualidades para ser vendedor, algo que nunca antes había pensado. Ahora se convierte en un vendedor, y está ganando una fortuna. Pero ahora está intranquilo. Él quiere cosas hermosas en este mundo, pero es muy miserable. Sin embargo ellos compran la casa, la casa del sueño de la niña, el sueño de Pammie.

Luego llega Navidad. ¿Cómo poder sacarle cinco dólares para comprar regalos para mis hijos? Él, por otro lado, viene a casa con regalos que valen ciento y pico de dólares. Y ella, olvidando lo que hizo, pensó que se había vuelto loco. Así que cuando llamó a su madre y le dijo, “él se ha vuelto loco. Está contemplando la idea de comprar un corralito de cien dólares.”, y ella le dijo a su hija, “¿Te has olvidado lo que hiciste con Pammie? ¿Acaso no pusiste a Pammie en ese amoroso lugar donde ella realmente jugaba en su patio trasero con el corralito?”; “Oh, sí. ¡Me olvide completamente!” Bueno, ¿Quién lo hizo? No es la generosidad de él, fue Pammie quien lo hizo. Pammie lo movió para que él vaya a buscar un corralito de cien dólares. Porque Pammie había jugado en él, entonces tenía que estar allí. Ahora, ella toma todas estas imágenes y las hace interactuar, y se casa con ellas, y produce un resultado. Y ella es el resultado.

Así que les digo, nada es imposible para este milagroso poder. Cristo es llamado en la biblia, “el poder y la sabiduría de Dios.” Lo lees en el primer capítulo de Pablo, en la primera carta a los Corintios, en el verso 24, “Cristo es el poder y la sabiduría de Dios.” Porque Dios es todo imaginación, y su poder es imaginar - eso es Cristo. Así que Pablo pudo decir que habiendo pensado en Cristo como a un hombre, dijo luego, “de ahora en adelante ya no consideramos a nadie desde el punto de vista humano; aunque he considerado a Cristo desde el punto de vista humano, sin embargo, ahora ya no lo considero así.” (2da. Corintios 5: 16). Él ve ahora quién es Cristo. Cristo es el poder y la sabiduría de Dios; y el poder y la sabiduría de Dios es imaginar, porque Dios es todo imaginación. Y Dios se hizo hombre para que el hombre pueda hacerse Dios. Entonces Blake dijo: “El hombre es todo imaginación, y Dios es el hombre, y existe en nosotros y nosotros en él. El cuerpo eterno del hombre es la imaginación, y eso es Dios mismo.”

Ahora puede que, con tus conceptos de Cristo y tus conceptos de Dios, no lo aceptes. Pero les sugiero que si hay evidencia para una cosa, lo que tú pienses al respecto, o aun lo que desees que sea al respecto, no importará. Así que esta pequeña niña y su madre, recordaron lo que hicieron, y atrajeron esto; y quizás no relaciones su acto imaginario con el hecho, y quizás dices que hubiese sucedido de todas formas. Ese es tu derecho a decir eso. Pero si ella lo repite, como lo hizo, y tú aun insistes en decir, “Bueno, hubiese ocurrido de todas formas”. Luego lo hace una tercera vez, todo en un intervalo de dos años, y los padres se dieron cuenta exactamente lo que hicieron.

Ahora llegamos al punto crucial de la historia de la niña. Como sucede en la vida de todas las personas - especialmente en California, por qué, no lo sé - pero en California hay muchos divorcios. Cualquiera que ha estado casado por diez años es un ciudadano de la tercera edad. Es lo más fantástico. Si permaneces unido por más de cinco, eso es realmente un logro. Bueno, a pesar de sus dos pequeñas niñas, dulces niñas, ellos se distanciaron. Él es Católico, y no quería el divorcio. Preferiría vivir en el infierno antes que tener un divorcio. Pero aun así, ellos se divorciaron. El divorcio fue concedido y finalizado - estoy usando las palabras textuales de la historia de la abuela, usando la palabra finalizado - fue finalizado hace dos semanas. Ella, según me dijo a mí, comenzó a perder la fe, porque me llamó sobre este caso cuando comenzó a desenvolverse hace unos meses atrás, digamos tres meses atrás. Y ella dijo, “no quiero que se divorcien. Estoy segura que pueden reconciliar la cosa completa y volver a ser una amorosa y maravillosa familia, como debe ser.” Yo estuve de acuerdo con ella, ciertamente ellos podían serlo.

Bueno, a pesar de aquel acuerdo aquí vino el divorcio, y los papeles firmados, la cosa completa finalizada. Así que la abuela le dijo a la pequeña niña: “Quieres a tu madre de vuelta, ¿verdad?” y ella comenzó a llorar. Ella dijo, “Está bien, ¿tú sabes lo que hiciste con la casa y el hogar de leña, y el pasto, y las dos habitaciones?”, “Si”. “¿Recuerdas lo que hiciste con el corralito y todos esos juguetes?”; “Si”. “Bueno, ahora, esta noche, ahora mismo, cierra tus ojos, y mamá está viniendo a través de la puerta. Tú escuchas que la puerta se abre. Ella está entrando, con su camisón - no está en ningún traje, ni en un vestido, lo que significaría que ella se iría de la casa esta noche - ella viene aquí en su camisón. Ella está durmiendo aquí. Así que la puerta se está abriendo, y es mamá. Ella está viniendo aquí, y te está besando. Siente el beso; es mamá, y ella está en su camisón.” Ella lo hizo el Lunes, Martes, Miércoles, Jueves, y la madre volvió a la casa el Viernes. Y la madre está ahora en el hogar, a pesar del divorcio que ha sido finalizado. Quizás en los ojos de los sacerdotes ellos están viviendo en pecado, pero ellos son los padres de dos pequeñas niñas, y la madre volvió, tal como la abuela le dijo a la nieta que sucedería. Así que cuando se encontró con su abuela, le dijo, “Sabes, abuela, tú eres madura, estás vieja, pero conmigo la Imaginación, ¡funciona como un trueno!”

Se nos dice en la biblia que nunca alejemos a un niño, porque un niño nos guiará - en Isaías 11:6, “Un pequeño niño los guiará”. Una pequeña niña trae de vuelta la fe de una abuela, porque ella me llamó, la maestra que le enseñó este principio, y yo estuve de acuerdo con ella por teléfono, sí, la reconciliación es perfecta. Así que la escuché decir, “si”, sin buscar los medios hacia el final, simplemente el final. Y luego vino lo que parecía ser final y absoluto, un acuerdo de divorcio firmado. No puedes ir más allá de eso. ¿Quién dice que no puedes ir más allá de eso? Todo es posible para Dios. Con Dios nada es imposible, si sabes quién es Dios. Dios es tu propia maravillosa imaginación humana, y Dios en acción es Cristo. La Imaginación en acción es imaginar.

Entonces, ¿Qué estás imaginando, la triple visión, o la visión individual? La visión individual está aquí mismo, y estos son los hechos de la vida, y no puedo hacer nada al respecto. Así que perpetúo mi mundo basado en la visión individual. Luego viene ese momento en el tiempo, que obtengo la visión doble, donde las cosas no son como parecen ser. Se convierten en símiles. Se convierten, en principio, en tan solo un símil. Yo me relaciono con el fuego quemante, sabiendo que, como comencé en un momento en el tiempo, todo llegará a un final, igual que un fuego. Entonces yo soy un símil. Luego digo: “La vida es un fuego”, una metáfora. Luego elimino el pequeño “es”, y ahora digo, “la vida y el fuego son sinónimos”. Y luego lo veo como un símbolo. No puedo sentir a uno sin pensar en el otro. Luego tengo imágenes. Luego, lo tomo con todo lo que hay en mi mundo. Entonces pienso en la gente, y son ciertas imágenes; los veo a ellos en el ojo de mi mente, espiritualmente, y son todos imágenes. Cuando las hago interactuar, ellas se casan, y cuando se casan, ellas engendran otras imágenes.

Y luego lo pongo a prueba. Yo quisiera ser… y lo menciono. Yo quisiera, por ejemplo, estar en otro lugar. Bueno, otro lugar es una imagen. Entonces yo asumo que estoy en otro lugar. Si yo estuviese allí, yo vería a gente que no podría ver desde este ángulo. Entonces, si estuviese allí, yo los debería ver, porque ellos estarían allí; luego comienzo a verlos en el ojo de mi mente. Verlos a ellos implicaría que yo estoy allí. Así que comienzo a charlar con ellos, tal como si yo estuviese allí. Y luego descubro que las cosas cambian rápidamente en mi mundo para obligar el viaje, y me muevo a través de una serie de eventos, un puente de incidentes, que me llevan al cumplimiento de ese viaje, y allí estoy. Pero luego recuerdo lo que hice. Yo tomé imágenes, tan solo simples imágenes, y las hice interactuar, y casarse entre sí, para que ellas produzcan otra imagen; y la imagen era el cumplimiento de mi deseo para mí mismo, y yo hice el viaje.

Así que esta es la triple. Él la llama: “la suave noche de Beulah”, la cosa más cercana al cielo en la terminología de Blake. Primero que todo, él tiene la eternidad; la llama el Edén, y la compara con el sol. El sol es un símbolo. Luego tenía junto a eso, “la suave noche de Beulah”, y el símbolo de eso era la luna, porque la luna refleja la luz del sol, y este refleja la actividad del cielo. Luego él tiene el límite de todo - él tenía cinco mundos - al límite de todo, él lo llama “Ulro”, que es este mundo, porque era opaco; el límite de contracción; y el límite de opacidad, donde el hombre tiene visión individual.

Ahora, todos en este mundo tienen visión individual. Pero estamos aquí por un propósito; es por una razón divina que estamos aquí. Tú y yo no hemos hecho nada malo que nos haya traído aquí. Estamos aquí para poder despertar a Dios. Igual que una gallina largando un huevo, y el huevo contiene la gallina; y con un esfuerzo desde adentro, luego de la germinación, sale. El huevo, dando a luz lo que contiene, es Dios saliendo de este huevo, y el huevo aquí es el cráneo humano. Dios realmente sale afuera de allí, y es Dios. Dios se hizo hombre para que el hombre pueda convertirse en Dios. La caída de la que se habla en la biblia, no es más que la caída del huevo de la gallina. Esa es la doctrina completa de la caída; y luego el pollito se eleva del huevo roto, y es Dios. Y ese es el final de la doctrina de la evolución. Dios se hizo el hombre para que el hombre pueda convertirse en Dios. Por eso les digo que lo traten seriamente, sean como la pequeña niña. Esta noche, cuando te vayas a la cama, ponte a ti mismo en el estado del deseo cumplido. Y luego combina todas las imágenes que implicarían el cumplimiento de aquel estado, y vive en él tal como si fuera verdad. Cómo sucederá, yo no lo sé.

Otra hermosa historia que debo contarles; el viernes pasado por la noche, mi esposa vino a la puerta y dijo, “¿Hay algún caballero en la habitación, o alguna dama que dejó un pequeño perrito en un auto?” Bueno, se lo necesita, o se la necesita.” Entonces un caballero saltó, y salió en busca del perro. Él me me había llamado una noche, diciéndome que no había encontrado al perro. Él dijo, “Yo amo al perro. Sé que es mi propia negligencia; dejé la puerta abierta porque estaba tan entusiasmado en llegar a la reunión sin perderme nada de ella, que no me di cuenta que no había cerrado la ventana.” Era un pequeño caniche. Él buscó por todo el barrio, y no podía encontrar al perro. Se quedó despierto hasta muy tarde aquella noche, y me llamó. Me dijo, “¿Qué debo hacer Neville?” Así que le dije lo que yo haría si yo fuera él, me iría a dormir tal como si el perro estuviese en la casa. Siente la presencia del perro, y piensa solo en términos de la cercanía del perro; él está justo aquí. Así que puedo decirte esta noche - no los detalles; no tengo todavía todos los detalles - que él ya tiene al perro.

Así que nunca falla. ¿Conoces el significado de la palabra oración? Se te dice en el capítulo 11 versículo 24 del libro de Marcos, “Por eso os digo que todas las cosas por las que oréis y pidáis, creed que ya las habéis recibido, y os serán concedidas.” Porque la palabra oración significa por definición en la concordancia bíblica: “Moción hacia; acenso a; cercanía a; en, o en los alrededores de.” Ahora, tú tienes un pequeño perro, y está perdido, ¿y ahora vives a millas y millas de distancia de donde había saltado por la ventana? No. La oración significa: ““Moción hacia; acenso a; cercanía a; en, o en los alrededores de.” Si lo has encontrado, ¿Dónde se encontraría él esta noche? ¿En una perrera? No. Él estaría en casa, ¿No es así? Bueno, ahora, eso es orar: él está aquí en casa, y tú sientes su presencia en casa. Eso es orar. Porque si él realmente volvió, si tú lo has encontrado, no lo dejarías detrás; él estaría en casa. Por lo tanto, tú realmente lo traerías adentro de tu casa. Ahora duerme como si pudieras tocarlo, y siéntelo, y huélelo, y siente su presencia. Luego vete a dormir. Bueno, esta noche puedo decirles que él está en casa, y el dueño de este pequeño perro ha aprendido una lección, de no dejar abierta a su ventana.

Te invito a que te unas a mí en la triple visión. Déjame decirte, no te fallará. No hay poder en este mundo que pueda detener su funcionamiento. Porque solo existe Dios; no hay nada más que Dios. Dios está reconciliando el mundo para sí mismo a través de Cristo, y Cristo es tu propia maravillosa imaginación humana - eso es Cristo. Cristo es el poder y la sabiduría de Dios. No necesitas ser más sabio de lo que eres. ¿Cómo sería si fuera cierto? Y luego te vas a la cama en la asunción de que es verdad, y duermes en esa asunción.

El viernes por la noche, una señorita - no la veo aquí esta noche pero quizás esta aquí - ella me dio una carta el viernes a la noche. Perdónenme; ahora la veo aquí. Pero el Viernes a la noche, ella me dio esta perfecta y maravillosa carta, una historia verdadera que conté porque ella me dio permiso para contarla. La conté el domingo pasado por la mañana, sin usar su nombre, y sin usar el nombre de la compañía. Ella está aquí esta noche. Hace tres semanas, ella y yo estábamos en la sala de atrás, aquí donde yo hablo. Su problema era que ella quería ocupar una posición en una compañía fabulosa con recursos en exceso de medio billón de dólares. Nunca antes una dama había podido ocupar esa posición. Nunca fue considerado que alguna mujer podía ocupar esa posición. Había muchos hombres elegibles, con la habilidad para ocupar ese trabajo, pero ella lo quería. Yo simplemente le dije: “Si yo fuera tú, simplemente lo ocuparía, tal como si fuera verdad.” Así que ella ocupó ese trabajo, y tres semanas después, ella fue asignada a ese trabajo. Ahora ella es la consejera de préstamos en una corporación con recursos que exceden medio billón de dólares - la primera mujer que fue asignada a esa oficina. Ella está aquí esta noche. No le voy a pedir que se identifique. Pero algún día, quizás en este maravilloso mundo nuestro, tú necesites sus servicios. Así que ella te dirá lo que yo le dije a ella, y aun así ella puede estar al servicio de aquellos que necesiten sus servicios.

Entonces hoy, únete a mí al poner en práctica esta triple visión. No te fallará. Pero déjame que te diga, tú eres el poder operante. Saberlo es una cosa, y hacerlo es otra. Una de dos: o lo haces, o no lo haces. Si lo haces, no te fallará. Si dices que lo sabes y que eres una buena persona por lo tanto Dios, porque eres bueno, se encargará de ti y te cuidará; Bueno... sabes, ¡Tengo noticias para ti!

Vayamos al silencio, y pongamos en práctica este perfecto y maravilloso principio.


Pregunta: Inaudible.

Neville: Mi querida, la diferencia entre la visión cuádruple y la visión individual es la simple diferencia entre la vista normal y la ceguera de nacimiento. La vista normal, si es una buena visión de 20/20, ve a los objetos tal como son. Los colores se ven con la vista normal, excepto para la gente que es daltónica. Me refiero a los que tienen la vista normal, no a una persona daltónica, sino a uno que ve a los objetos tal como se le presentan. Ahora, un niño que nace ciego, que no tiene el órgano de la vista, puede manejarse en este mundo porque así lo hacen, pero nunca podrás transmitirles la experiencia del color. Ellos pueden sentir objetos.

En este momento, tenemos a unas sillas que están siendo reparadas. Las obtuvimos de Sloans, en la ciudad de Nueva York, así que las tomamos de aquí y las llevamos a Sloans; para que puedan repararlas, pero ellos dijeron que no, que no podían hacer el trabajo. Aun así, tomarían el trabajo ya que les hemos comprado las sillas a ellos en Nueva York, pero se las darían a los ciegos. Y los ciegos de los que están hablando aquí, son los mejores trabajadores para este tipo de trabajo, como el de reparar sillas. Bueno, aún no han sido enviadas de vuelta, pero nos dijeron que no hay mejores que los ciegos, porque ellos pueden sentir. Así que indudablemente, alguien les lleva el mimbre común a ellos, porque saben qué hacer con él. Pero ellos pueden sentir, y son expertos en ponerlas de nuevo en orden, a punto tal que nadie se acerca a lo que hacen los ciegos cuando se trata de reparar sillas. Por lo tanto ellos tienen a nuestras dos sillas para reparar.

Pregunta: Inaudible.

Neville: Mi querida, solo estoy diciendo que cualquier persona que sueña, ve a los colores, pero tú no podrías transmitirles a ellos lo que tú quieres decir con color. A un hombre ciego, que se quedó ciego luego de haber visto color, le sería fácil ver colores. Pero si has nacido en este mundo, envuelto en esta pequeña vestidura de piel sin el órgano de la vista desde nacimiento, no estoy negando que tú aun, desde las profundidades de tu alma, podrías ver colores, pero no lo relacionarías con nada de lo que el hombre está hablando respecto al color. Así que la diferencia entre la visión cuádruple y la visión individual, es igual de amplia como la diferencia entre la vista normal, donde todas las cosas son vistas y observadas, y uno que es incapaz de observar nada. Entonces cuando uno se despierta en un sueño, y el sueño es tan real, hasta que uno no tenga esa experiencia, es difícil transmitir la excitación que uno tiene. Por eso él dijo, “La visión cuádruple es mi supremo deleite”. Tú contemplas a una imagen y de repente tú estás en esa imagen, y la imagen toma las cualidades materiales, y todo en ella se hace tan sólidamente real como esto, como tú eres ahora, todo se hace real. Tú estás en un mundo completamente diferente. El día vendrá en que tú y yo estaremos en un mundo completamente sujeto a nuestro poder imaginativo. Un mundo de solamente imágenes en las que entraremos por voluntad propia, y serán todas objetivamente real para nosotros.

Pregunta: ¿Podrías explicar un poco más sobre la visión cuádruple? Explicaste que te encontrabas en ese edificio, y estabas tratando de salir y volver, porque tenías que enviar a tu pequeña niña a la escuela. Bueno, ¿sería eso considerado como lo que llamamos la muerte, ese estado en el que estabas?

Neville: ¿Escucharon la pregunta? Volvemos a mi experiencia en la que entré en una imagen, y la imagen se cerró alrededor mío, convirtiéndose en una habitación en aquél fabuloso mundo. Si no hubiese tenido éxito en volver, el mundo les diría que la vestidura que yo ahora estoy usando (porque me identifican a mí con la vestidura que ahora estoy usando), ellos hubiesen dicho: “Neville ha muerto”. Yo no hubiese muerto, pero la vestidura hubiese sido dejada atrás, y ellos la hubiesen enterrado luego de examinarla para saber la causa de porque morí. Murió, pero no murió, porque yo soy el ocupante de esta vestidura, como tú eres el ocupante de esa vestidura. Tú nunca mueres, nunca en la eternidad, pero desgastas vestiduras. Y esta vestidura, a causa de mi naturaleza aventurera, hubiese sido declarada muerta. Pero yo no muero. Yo tenía asuntos sin terminar aquí. Tenía una esposa que yo, en mi propio ojo de la mente, no había asegurado según la Ley del César. No había visto que mi pequeña niña haya sido propiamente educada, y ella tenía el talento y el deseo de tener una educación más alta. Así que yo no había completado eso, ni dejado atrás los medios para dejarlo completo.

Por lo tanto, mi deseo en ese momento me permitió experimentar, y yo lo hice con tocar. Descubrí que el sentido del tacto es tan importante. Así que al sentir la sensación de una almohada, yo volví. Porque no hay hombre que se mueva, que haya podido traerme de vuelta aquí. No había ruta en ese mundo hacia este mundo. Y el tacto me trajo de vuelta. Por eso enfatizo la sensación de sentir, la sensación de tocar. Si hay algo que pueda decirle a cualquier persona que esté deseosa de estar felizmente casada, y es a una señorita a la que me estaría refiriendo, ¿Acaso tendrías un anillo puesto? ¿Sí? Bueno, entonces siente el anillo. No sientas una gigante, una gran piedra preciosa ahí. Eso no significa que estés casada. Eso es anterior al matrimonio, y no es prueba de que estés casada. Pero una simple alianza matrimonial de oro allí, implicaría para el resto del mundo que tú estás felizmente casada. Y luego ponte el humor que va con eso, de que estás felizmente casada, que estás orgullosa de aquél por el cual ahora llevas su nombre. Aunque no sepas el nombre, tan solo siente qué tan orgullosa estás de él, lo emocionada, sana y completa que te sientes en esta relación. Y tócalo; ve a la cama sintiendo el anillo, la cosa misma que implicaría el cumplimiento del estado conocido. Así que el tacto para mí, es muy importante porque yo lo he probado.

Pregunta: Neville, tú igualaste a la actividad de soñar, y amar, e imaginar, ¿Podrías explicar eso un poco?

Neville: Bueno, en el sueño de esta noche, yo tomo al objeto de hoy en el día y reordeno el patrón viviente basado en mis miedos y mis esperanzas. Así que mi esperanza y mi miedo de este día, producirán mi sueño de esta noche. Pero uso las imágenes familiares para mí, y allí las entrelazo en esta viva, viva estructura. Bueno, noten que la palabra misma, imaginar, implica usar energía; así que para ser amoroso, debe haber un objeto. Tú no puedes amar a menos que haya un objeto para el amor de uno. Por lo tanto, eso es una imagen. Entonces uso la palabra soñar; soñar es simplemente imaginar. Imaginar es soñar, y soñar es simplemente imaginar. Así que uso los tres términos, y digo que son tan solo tres formas de la misma cosa.

Pero ahora, cuando me siento a imaginar un estado al convertirme en él, y realmente estoy absorto en lo que estoy imaginando, yo tiendo a entrar en el estado imaginado. Si tengo éxito en hacer que mi conciencia siga a la visión y entre en ella, ésta se cierra alrededor mío. Luego, ese mundo entero es tan real como este, tan sólidamente real como este. Y estoy hablando desde la experiencia, no estoy teorizando.

Pregunta: Inaudible.

Neville: Una es la visión cuádruple, luego tenemos a la visión triple, como la de la pequeña niña. Roosevelt entró en la oficina cuando estábamos en grandes problemas con la depresión, y él no podía pararse en sus propios pies. Nosotros no podíamos pararnos en nuestros propios pies, y queríamos soporte de nuestro gobierno, así que lo votamos a él para que entre en la oficina, uno que no podía pararse en sus propios pies y tenía que ser levantado con ayuda. Cada vez que se paraba, él tenía que estar siendo soportado por otra persona que no sea él. Así que él nos dio el WPA, el CCC, y todo estos soportes externos. Pero esto es un símbolo. No estoy criticando ahora a nadie que tú hayas votado para la oficina. Esa es la presidencia más alta del mundo, en el mundo del César. No puedo pensar en ninguna otra oficina más alta que nuestra oficina para la presidencia de este país. No hay nada comparado a eso cuando se trata de la oficina política. Pero no me hagas ciego al símbolo tan solo porque esa posición sea tan grande, me refiero a los símbolos de este mundo. Cada hombre es un símbolo. Cada gran hombre es una alegoría. Cada vida de un gran hombre es una alegoría. Así que cuando lo trajimos a la oficina y lo repetimos cuatro veces, estábamos en gran necesidad de soporte externo; no podíamos pararnos en nuestros propios pies. Teníamos la profunda depresión. Hasta que la guerra comenzó en 1941, aun teníamos un grandioso desempleo. No se hizo ni una cosa para aliviar eso, a pesar de todos los años y todos los millones que usaron, el alfabeto entero, tratando de hacer que las cosas se muevan. Y ahora viene este presente hombre que, indudablemente, él ha estado haciéndolo bien - personalmente tú lo amarías, no hay duda al respecto; él es brillante, un tipo brillante y fácil de querer, un tipo rico - pero lo que me dio la señal, conociendo a los símbolos del mundo, es que en el minuto que entra en la oficina, entra en una silla mecedora.

Bueno, no más de eso. Buenas noches.



Traducido por Laura Arrojo
La conferencia original en inglés es WONDER WORKING POWER OF ATTACHMENT (Neville Goddard – 04-23-1963
) 



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>