~ "La imaginación crea la realidad." (Neville Goddard) ~


lunes, 27 de marzo de 2017

EL ARTE DE MORIR (2) (Neville - 26 de enero de 1965)

Neville Goddard (26 de enero de 1965)


EL ARTE DE MORIR (2)



El tema de esta noche, su título podrá parecer extraño, yo lo llamo: “El Arte de Morir”. Si por el momento te parece demasiado espiritual, déjame que te diga, lo que es más profundo espiritualmente, lo encontrarás, en el final, lo más directamente práctico. No hay nada más práctico en este mundo que aquello que es lo más profundamente espiritual, y esta noche es el arte de morir. En el libro de Juan se nos dice: “Nadie tiene un amor mayor que éste: que uno dé su vida por sus amigos.” (Juan 15: 13). Mucha gente ha tomado a este pasaje y lo han interpretado como al hombre que va a la batalla, y ofrece su cuerpo para proteger a sus amigos. Es un gesto noble, y ciertamente maravilloso, pero no tiene nada que ver con este pasaje, ni una cosa tiene que ver con él. Cuando doy mi vida por mis amigos, yo no me paro delante del cuchillo, o de la pistola, y doy mi cuerpo por el de ellos. Esto es algo completamente diferente. Esta noche les mostraremos la interioridad (la cualidad espiritual) de esta ley.

Pablo dijo, “¡Cada día yo muero!” (1ra. Corintios 15: 31). Bueno, si cada día yo muero, y si hoy di este cuerpo, no podría morir mañana; pero cada día mientras esté vistiendo este cuerpo, yo muero. Bueno, ¿Cómo lo hago? Dirijámonos a Blake ahora, alguien que tenía una clara, clara y perfecta visión. En su Placa número 96 de Jerusalén, él hizo esta declaración: “Cada amabilidad hacia otro, es una pequeña muerte en la Imagen Divina, sino el hombre no podría existir sin hermandad.” No puede existir si no es por hermandad. Bueno ¿Cómo lo hago? Cada amabilidad hacia otro es una pequeña muerte en la Imagen Divina. El hombre es solamente la suma de todas sus creencias, todas sus impresiones, eso es lo que soy, eso es lo que tú eres. Si quieres conocer a un hombre, tienes que ponerte detrás de sus palabras, aún de sus pensamientos, hasta llegar a sus creencias, desde las cuales estos emanan. Así que soy la suma total de todas mis creencias.

Entonces te encuentro en la calle, o escucho sobre ti; te encuentro, y no te ves muy bien, o alguien me escribe, y me cuenta que no estás bien; eso es una impresión. Así que de ahí en adelante, si pienso en ti, esa impresión me viene al ojo de mi mente. Yo debo aprender el arte de morir a esa impresión. Debo traerte hacia el ojo de mi mente, y ponerte dentro de una luz completamente diferente, y verte como debería verte, si fueras aquel que a mí me encantaría que fueses.

Cuando soy auto-persuadido de que tú eres aquella nueva impresión, yo he muerto a la otra impresión. Así que cada amabilidad de mí parte, cada pequeña amabilidad, es una pequeña muerte en la Imagen Divina. Esa Imagen Divina es la muerte… debe morir, y morir completamente, a través del amor. Porque ¿Qué es la Imagen Divina? Escuchen cuidadosamente a cómo lo define Blake: “Misericordia, piedad, paz y amor, es Dios, nuestro Padre querido; y misericordia, piedad, paz y amor, es el hombre, su hijo y su desvelo.”

Así que, ¿Fue una cosa misericordiosa eso que hice? Si, fue misericordiosa. ¿Impulsada por la piedad? Sí. ¿Fue hecha con amor? Sí. Y ahora, ¿Estoy en paz por haberlo hecho? Sí. Entonces yo cumplo con la Imagen Divina – misericordia, piedad, paz y amor. Yo tomé todos estos aspectos de la Imagen Divina. Fue misericordioso hacerlo; ¿Para qué dejarlo en angustia, cuando yo puedo ejercitar este poder? Por lo tanto, cada vez que el hombre ejercita este poder creativo que tiene, amorosamente, está simplemente efectuando este pequeño acto de muerte. Cada amabilidad hacia otro, es una pequeña muerte en la Imagen Divina. Esto es llamado en las escrituras, arrepentimiento. Arrepentimiento significa: “convertirse en otra persona”. ¿Acaso no me convertí en otra persona? Porque yo estoy hecho de todas mis impresiones, de todas mis creencias, y yo creo que tú estás lastimado; y esa herida no necesariamente debe ser física, en el sentido de que estés físicamente herido, podría ser que estás financieramente herido. Podría ser que ahora estás siendo deshonrado. Podría ser de miles de maneras.

Entonces si yo creo en esto, porque aquí están los hechos, yo estoy enfrentado a los hechos, soy llamado a ejercitar mi talento, y poner algo en reemplazo. Por lo tanto, si pongo algo en reemplazo, yo tengo que abandonar aquella impresión que estoy sosteniendo sobre ti. Al abandonarla, si yo soy la suma total de todas mis creencias, al abandonar cualquier creencia, yo muero. Yo muero al abandonar cualquier creencia que yo ahora entretengo. Entonces, cada amabilidad hacia otro, es una pequeña muerte en la Imagen Divina… el hombre no puede existir, si no es por la hermandad. Así que si no considero al mundo entero, a este mundo fragmentado, como a mí mismo, a cada uno como mi hermano, y gradualmente todos estamos siendo recogidos en unidad, re-ensamblados en el único ser que es Dios el Padre, y luego yo soy él. Porque soy un ser fragmentado, tú lo eres, todos lo somos. Mientras estamos fragmentados en este estado, somos hermanos, y al practicar este arte, preparamos el camino para ser llamados de nuevo hacia la unidad que es Dios.

En nuestro evangelio más viejo, el cual es Marcos, las primeras palabras que se pusieron en la boca de aquella figura central, “El tiempo se ha cumplido, y el Reino de Dios se ha acercado, ¡Arrepentíos y creed en el evangelio!” (Marcos 1:15). ¡Arrepentíos! Se nos llama a arrepentirnos, y la palabra arrepentirse significa: “un cambio radical de actitud hacia la vida”; un cambio radical hacia cualquier cosa en este mundo, pero radical, bien desde la raíz. Así que me encuentro con alguien en este mundo, y me cuentan su historia. Habiendo escuchado su historia, me han dejado su impresión en mí, porque yo confío en ellos, y les creo. Habiendo escuchado exactamente lo que está sucediendo en sus vidas, si no es placentero, me han dejado con algún otro aspecto de mi propio ser, porque me han dado otra impresión. Cada impresión, suma a mí ser. Cada creencia es mi ser. Yo soy la suma total de todo lo que yo creo. Bueno, ahora que los dejo, y ellos van por su camino, y yo voy por el mío, depende completamente de mí. No de ellos, de mí, cambiar a mí ser, y traerlo de nuevo hacia otro estado. Porque se nos dijo en el Salmo 51 (versículo 4): “Contra ti, contra ti sólo he pecado, Oh Señor”… No puedo pecar en contra de nadie más que de mí. ¿Quién tomó esa impresión? Yo la tomé. Bueno, ¿Cuál es su nombre? - YO SOY -, Yo estoy creyendo eso. “Contra ti, contra ti sólo he pecado, Oh Señor; de manera que tu juicio fue justo.” Todo lo que me haces de ahora en más, es justo. No puedo quejarme, porque yo he pecado solo contra Dios, y Dios es YO SOY… yo tomé la impresión. Yo lo vi, y viéndolo, lo creí, y al creerlo, es parte de mi mundo ahora. Debo vivir con eso. Así que de ahora en más, o vivo con ello, y doy fruto de esa impresión, o la cambio. La cambio al convertirme en otra persona.

Así que, arrepentimiento, de manera amorosa significa: “Convertirse en otra persona”, porque eso era mi ser, ese es el ser que yo soy. Conviértete en otra persona: Yo no lo veo a él de esa manera, no la veo a ella de esa manera, yo lo cambio en el ojo de mi mente; y al cambiarlo, me persuado a mí mismo de la realidad de aquel acto imaginario. Yo represento al individuo ante mí mismo, de la manera que me gustaría que él fuese, y al verlo bajo esa luz, creo en la realidad de aquel acto imaginario. Luego, el tiempo prueba que eso es cierto… ella o él se amoldan a este acto imaginario mío. Si eso es verdad, yo mantengo a mi cuerpo balanceado, por así decirlo. Y estoy siendo llamado de vuelta por mi Padre, de aquella caída del estado fragmentado.

Así que se nos dijo, vayan al mundo y cuenten la historia. Cuéntensela a todo individuo en el mundo… de cómo están, realmente, viviendo en un mundo inventado solo por sus creencias; que: “Todo lo que observo, aunque parezca estar afuera, está dentro, en mi Imaginación, de la cual este mundo de mortandad es tan solo una sombra.” El mundo entero es yo mismo empujado hacia afuera, soy yo mismo objetivado. ¿Qué propio ser? El propio ser inventado (creado) por todas mis creencias – yo creo que soy esto, aquello, y lo otro. Así que hoy, déjenme que les diga, tomen a todos los que conocen en este mundo; no te cuesta nada y, déjenme que les diga, no necesitan graduarse de ninguna institución en este mundo para practicar este arte. No necesitas un título. No necesitas ningún permiso de nadie para decir que eres esto, aquello, o lo otro. Puedes hacerlo tal como ahora eres, aquí. No necesitas el consentimiento de nadie para hacerlo, porque lo estás haciendo de todas maneras. Tú estás caminando sobre la tierra, siendo igualmente un ser compulsivo hecho (inventado), de todas las cosas que tú crees, y luego tú las generas físicamente en este mundo.

Aquí tenemos esta noche, una preparación para el funeral más fantástico posible, que jamás haya visto nuestra generación. Vimos uno que fue realmente pura fantasía, atrás en el 63’, cuando nuestro presidente (John F. Kennedy) fue asesinado, y fue solemne y majestuoso, realmente maravilloso, si tú quieres drama… no hay duda alguna. Pero esta cosa que vas a ver en el comienzo del sábado, será la cosa más fantástica que nuestra generación jamás ha visto. Él (Sir Winston Churchill) lo escribió atrás en el 43’, cuando cayó en cama por la doble neumonía y él estaba en el Cairo, escribió el tipo de funeral que quería. Lo revisó diez años después. Quería bandas, quería un funeral de estado, quería todas estas cosas. Muy bien, él las obtendrá: las ha imaginado. Él es un plebeyo. Realmente imaginó esta cosa completa. Así que él los sobrevivió a todos… es el último de los tres grandes. Así que los llaman los Tres Grandes (Roosevelt, Stalin, y Churchill). Roosevelt se fue primero, y luego siguió Stalin, y todos eran más jóvenes; luego él, el mayor de todos ellos, y él hace (su salida) a la edad de noventa (años). Lo escribió en detalle, lo que quería, y lo va a obtener. Quería irse como Wellington, como Nelson… todo lo que hicieron en aquel día, hoy será mucho más grande. Ahora estiman que 400 millones verán este desfile. Él lo concibió.

Bueno, yo tengo palabras para el gran hombre – un verdadero gran hombre – pero Dios jugó aquel papel, como él ahora juega tú papel. Aquel que vino y limpió mi casa ayer, aquel que jugó ese papel, fue Dios, el mismo Dios que va a jugar este papel. Y estas palabras que salen de las escrituras, “Os digo que entre los nacidos de mujer, no hay nadie más grandioso que Juan; sin embargo, el más pequeño en el reino de Dios, es más grandioso que él.” (Lucas 7: 28). Ninguna grandeza en este mundo significa algo en absoluto, ¡Ninguna! Esa visión de Blake en: “La Visión del Juicio Final”, cuando él vio este personaje, Araunah, mencionado en 2da. Samuel, capitulo 24, y él tenía esta superficie de desgranamiento, y David lo compró (versículo 21). Cuando la plaga atacó a Israel, llegó justo hasta esa área, y se detuvo. Así que él la compró, y allí construyó un altar. La palabra Araunah significa: “jefe o gobernante”. Quién puede ser el jefe o gobernante, sino es Dios. Y él vio a Araunah con una canasta, rebalsando de todas las vanidades de riquezas, y todos los honores del mundo, todos honores terrenales, todas las medallas que abrochan sobre ti, como este desfile que comenzará el sábado. Él lo escribió… un gran hombre… pero solo estaba jugando un papel. Él no sabe que el menor en el reino, es más grande que Juan, pero el menor de absolutamente todos, y los menores en el reino podrían caminar en esta tierra siendo completamente desconocidos. Bueno, ¿Quién sería aquel que es menor en el reino, desconocido? El Cristianismo está basado en la afirmación de que una serie de eventos sucedieron, en los cuales Dios se reveló a sí mismo en acción, para la salvación del hombre; y cada acto fue conocido solamente en aquel en quien sucedieron. No podían ser vistos ni oídos por otro. En ese en quien sucedió, puede ser creído o no creído, no hay diferencia. Pero él camina sobre la tierra, y si estos eventos sucedieron en él, o en ella, él está en el reino. “Entre los nacidos de mujer, no hay nadie más grandioso que Juan; sin embargo, el más pequeño en el reino de Dios es más grandioso que él.” Así que, aquel en quien suceden, ha entrado en el reino.

Y no se necesita saber dónde él deja a su pequeño cuerpo. Me dijeron hoy, que nadie sabe realmente dónde fue enterrado Blake. Saben dónde nació, porque su padre era un sombrerero, entonces él conocía la casa donde los niños habían nacido. Pero dónde fue enterrado Blake setenta años después, nadie lo sabe, posiblemente en alguna tumba de pobreza, desconocida, sin nombre. Pero él vio en esta perfecta visión, la expulsión de todas las vanidades y riquezas, y de todos los honores terrenales. Así que ¿Por qué debería importarte un gran, gran funeral? Pero si eso te interesa, está perfectamente bien. Y estoy seguro que lo vas a ver, yo lo veré, así que el sábado prenderé a la cosa completa, como si estuviese en un teatro, y observaré al completo gran desfile. No puedes quitarle nada a él, este perfectamente maravilloso personaje que fue jugado por Dios. Dios jugó aquel papel, maravilloso papel. Pero él también está jugando tu papel. No te olvides ni por un segundo, que Dios es uno, Dios no son dos. Así que el Dios que jugó ese papel, no es un Dios menor que el Dios que juega tu papel.

Todo por lo que puedes tener esperanza, es orar para que esta serie de eventos marcando tu entrada al cielo, sucedan dentro de ti. Porque no importa qué tan grande eres en los ojos de los hombres, no se compara con el menor en el reino de los cielos. Así que deja que todos busquen solamente al reino. Y se te dijo desde el principio, que se empieza con practicar la revisión. La palabra no es revisión; se la llama arrepentimiento, y arrepentimiento simplemente significa: “convertirse en otra persona”, otra persona. Mientras estoy parado aquí, si tengo cualquier impresión que no es amorosa, y la cambio, y pongo en su lugar, una amorosa impresión, en ese mismo momento yo soy otra persona, porque yo soy la suma total de todas mis creencias, de todas mis impresiones. Por lo tanto, cualquier cambio en mi vida, no importa qué tan pequeño sea, respecto a otro, y lo veo como me gustaría verlo, o los veo como me gustaría verlos, o escucho otra cosa de lo que escuché, y lo hago sonar como algo más hermoso, si me persuado a mí mismo de la realidad de este cambio de actitud, yo soy otra persona. Y siendo esa otra persona, muy bien, me convertí en un nuevo ser.

Luego de muchos cambios múltiples dentro de mi propio mundo, a medida que ejercito este talento, entonces soy llamado. No puedo decirles en qué momento en el tiempo somos llamados, porque nadie sabe qué tan atrás realmente vamos. Tú y yo no comenzamos hace unos años atrás, en el vientre de nuestra madre, y no terminamos en la tumba. Nadie termina en la tumba. Pero comenzamos mucho tiempo atrás; y en ese entonces, cuando comenzamos, todo era perfecto, un ser fragmentado, pero todo era perfecto. Pero no somos útiles en la tierra como poderes más allá de este mundo, a menos que tengamos libertad de expresión. Entonces, como eso fue concedido al hombre, él comete errores, y trata de corregirlos desde lo externo. Él hace todo tipo de cosas contra su ser fragmentado, hasta que escucha la historia. Es por eso que es muy importante que todos deberían escuchar esta historia: la historia de Dios convirtiéndose en el hombre, para que el hombre pueda convertirse en Dios. Así que todos la escuchamos, y se nos dice que en el comienzo, el cambio es arrepentimiento. Luego se te dice que arrepentimiento significa: “un cambio de actitud”, y el cambio de actitud debería ser radical.

Déjenme que les diga, tú puedes empezar ahora, en este momento, y empezar a hacerlo. Se toma a si mismo hacia tu mundo de sueños. Tus sueños no son los sueños normales, desde ese momento en adelante. Te encuentras a ti mismo en un sueño, y no te permites ser llevado por el viento, no te permites ser, de ninguna manera, una cosa simplemente moviéndose a través del mundo. Tú estás en control de todo lo que haces. El abrir un libro en un sueño… tú sabes exactamente lo que estás haciendo. Conoces al título, y lo lees, y sabes que todo está tomando lugar en un sueño. Así de controlado por ti, se convierte todo. No eres una víctima de tu atención divagante; estás en control, eres el amo y el director de tu atención. Va directo a ese estado. Y cuando te vayas de este mundo luego de que estas experiencias sucedan en ti, tú lo dejas para siempre. Aun así, todos los que quedan, son tu ser fragmentado, y todos deben ser redimidos. No puedes dejar que uno sea perdido, “Nada puede perderse en todo mi Santo Monte.” Entonces, cuando te vayas, habiendo tenido estas experiencias, no pienses ni por un segundo que has sido desligado de tu mundo. Es tú mundo… tú eres el Dios que se fragmentó a sí mismo en este mundo, así que todos deben ser redimidos. Pero luego tú estarás en ese mundo controlado, por así decirlo.

Como se nos dijo, y esta es la nueva traducción conocida hoy en día como la Nueva Biblia Inglesa: “Han escuchado las palabras, ‘Y el primer Adán se convirtió en un alma viva; el segundo Adán se convirtió en un Espíritu que da vida.’” (1ra. Corintios 15: 45). Pero esa no es la traducción de hoy: “El primer hombre Adán se convirtió en un ser animado.” – marca las palabras “ser animado”; “el segundo Adán se convirtió en un espíritu que da vida.” El primero, dice un ser animado… y cuán verdadera es, esta traducción. Este mundo entero es animado, y por lo tanto no debe ser condenado. Cualquier condenación va al ser que lo está animando, no a la cosa animada. Así que el primer hombre Adán, se convirtió en un ser animado; el segundo Adán, se convirtió en un Espíritu que da vida. Luego de la serie de eventos, te conviertes en un Espíritu que da vida. Así que estarás por encima, y entenderás las palabras: “Ustedes son de abajo, y yo soy de arriba; ustedes son de este mundo, yo no soy de este mundo” (Juan 8: 23). Él te está diciendo, por la serie de eventos dentro de él, que se convierte en parte del espíritu que da vida; y por lo tanto él pudo clamar, “Padre, perdónalos; no saben lo que hacen” (Lucas 23: 34). Perdona a cada ser en este mundo por lo que sea que haya hecho, y lo que sea que esté haciendo. Y, sabiendo esto, cámbialo. Perdona a todos y luego en el ojo de tu mente, cámbialo. Él no puede evitarlo, tan solo no puede evitarlo. Porque si hay condenación, dijo él, “Ninguna autoridad tendrías sobre mí, si no se te hubiera dado de arriba; por eso el que me entregó a ti, tiene mayor pecado.” (Juan 19: 11). Así que nadie puede condenarme, si no se le hubiese dado de arriba. Y él toma al mundo entero, y lo perdona.

Ahora, miren a la cruz de esta manera, esta noche, porque este es el arte de morir. No vean a un hombre en una cruz de madera hace 2,000 años, colgado por tres horas, y luego resucitando tres días después de la tumba. Mírense a ustedes mismos de esta manera – y estoy citando ahora el capítulo 6 del libro de Romanos – “Si nos hemos unido a él en una muerte como la suya, también nos uniremos a él en su resurrección como está.” (Romanos 6: 5). ¿Ven el cambio en el pretérito? “Si nos hemos unido a él en una muerte como la suya” – eso es pasado, eso ya ha terminado, nuestra crucifixión ya terminó; ahora viene el futuro – “también nos uniremos a él en su resurrección como está.” La resurrección está tomando lugar. Como dijo en su carta a Timoteo, “Aquellos que enseñan que la resurrección se ha terminado, y ya ha sucedido, están desviando y cambiando a la gente de la verdadera fe” (2da. Timoteo 2: 18). No ha terminado; ha comenzado, y está sucediendo. Bueno, todos estamos unidos con él en una muerte como la suya; todos fuimos crucificados con Dios. Ahora Dios ha resucitado. El primero ya sucedió; y en todos Dios está resucitando, en todos. Todos están resucitando como Dios… no como otro pequeño ser… solo Dios está resucitando. Todos han pasado a través del acto de ser crucificado con Dios, y todos resucitarán, porque él ya ha resucitado. Él resucitó en uno. Él está resucitando en todos, pero uno tras otro, tras otro, y todos serán unidos en un solo ser.

Así que esta es la historia de la muerte: el arte de morir. Él está ahora en la cruz, tu cruz, y en los tres días, en las tres horas… y márquenlo bien en el primer capítulo del libro de Génesis, “En el tercer día, la tierra se elevó desde lo profundo” (Génesis 1: 9 al 13). Tres, es un símbolo de resurrección. Tú estás resucitando al practicar el arte de la revisión. Estás resucitando… en cada momento en el tiempo en que mueres… cada pequeña amabilidad hacia otro, es una pequeña muerte en la Imagen Divina. Así que cada vez que tú ves a alguien angustiado, y lo revisas, y te persuades a ti mismo de la realidad de esa revisión, tú mueres. Esto es la muerte. Todos están en la cruz, y él está clamando: “Perdónalos, Padre, porque no saben lo que hacen.” Y cada vez que tú revisas a cualquier ser en este mundo, y crees en la realidad de tu revisión, tú mueres. Por lo tanto, “Cada amabilidad hacia otro, es una pequeña muerte en la Imagen Divina, sino el hombre no podría existir sin hermandad.” Es un único gran ser fragmentado, y estos son los hermanos; cuando todos vuelven a unificarse otra vez, y son traídos de vuelta a ser uno solo, somos los padres. Somos El Padre, cuando somos unidos; somos los hermanos en conflicto, cuando no lo entendemos. Cuando comenzamos a ver la visión, somos los hermanos en el amor, y cuidamos a todos, y lo elevamos dentro de nosotros. Cuando somos elevados en nosotros mismos al revisarlo, somos gradualmente llamados de vuelta hacia esa unidad que es nuestra unidad, y esa unidad es Dios el Padre.

Todos son llamados a practicarlo. Esta noche, te invito a que comiences. Porque no importa qué tan grande eres en este mundo – tú podrías ser el más rico de los ricos, el más honrado de los honrados – y aun así, si aún no has tenido las experiencias como son descriptas en las escrituras respecto a Jesucristo, tú no estás en el reino. Como se nos dijo, “En verdad os digo que entre los nacidos de mujer no se ha levantado nadie mayor que Juan el Bautista; sin embargo, el más pequeño en el reino de los cielos es mayor que él.” (Mateo 11: 11). Porque todos los honores del mundo son arrojados a la basura, todas las riquezas del mundo son arrojadas a la basura, no importa lo que son, son completamente arrojados a la basura. Los hombres hoy en día, sin saber esto, planean sobrevivir luego de la tumba, al construir monumentos para ellos mismos, librerías para ellos mismos, y todo tipo de indulgencias para sí mismos, para perpetuar su memoria en la mente de los hombres… y todo esto es arrojado a la basura, no significa nada. Solo aquellos que entrar al reino de Dios… porque eso significa vida, convertirse en parte del poder que da vida en el mundo.

Así que esta nueva traducción es verdad. Pueden leerla en Nueva Biblia Inglesa: “El primer Adán se convirtió en un ser animado”. Yo entré en una habitación igual a esta, y vi a seres animados, y pensé que ellos tenían vida por sí mismos, eso pensé yo. En ese momento, supe que su vida estaba en mí, ellos no la tenían en ellos mismos, para nada. Mientras los miraba, detuve dentro de mí, lo que yo sentía, y ellos no estaban animados… toda la animación estaba en mí. Ellos estaban completamente quietos, y yo examiné estas figuras de yeso. Todo lo que es conocido por el hombre en este mundo, no era así para nada, hasta la ley de la gravedad. Las cosas que debían caerse, no se caían. Los pájaros en vuelvo permanecieron inmóviles, y ni una cosa podría hacerlos caer, tan solo inmóviles. Y cuando liberé aquello que había detenido en mí, ellos siguieron moviéndose, y continuaron en una aparente vida en ellos mismos…. Y (la vida) no estaba en ellos para nada. Así que en ese momento degusté el poder de la era que vendrá. Así que él habla de las dos eras, esta era, y esa era. Esta era, es la era animada, el primer Adán; y todos nos estamos dirigiendo hacia esa era, donde nosotros somos el poder operante. Y lo desperdiciamos de vez en cuando.

Esa fue una buena degustación aquella noche.

Pero antes de que llegues a ese punto, y puedas degustarlo de esa manera, puedes experimentarlo de esta manera, y probar que puedes operarlo, al cambiar dentro tuyo las actitudes. Un completo cambio de actitud, resulta en cambios correspondientes en el mundo externo. Y cuando lo pruebas, entonces ya estás en camino, y eventualmente llegarás a ese punto en que serás llamado una noche, para degustar del poder. Aquí lo haces sin realmente conocerlo, pero esa noche, tú lo degustarás. Cuando veas a un hombre parado frente a ti, que estaba caminando, con la intención de salir de la casa, y tú lo detienes – no con poner tu mano en él; no le has disparado; no le has comandado a que se quede quieto – tú simplemente detuviste algo dentro tuyo. Cuando lo detuviste, él se detuvo, y no podía moverse. Luego lo examinas y él no está vivo para nada, está muerto. Él era, hasta ese momento, un ser animado, y tú no te habías dado cuenta hasta ese momento, que tú eras la causa de su animación.

Hoy, tú eres la causa de tu completo vasto mundo que te rodea. Estás animando a todo en tu mundo, así que puedes intentarlo. Toma a alguien que está angustiado, en el ojo de tu mente, tráelo a tu mente, y represéntatelo a ti mismo, como te gustaría que él sea, y obsérvalo, con el tiempo, amoldarse a aquella representación. Bueno, ¿Acaso no lo has hecho tú? Si este es el nivel más bajo, y lo haces con otra persona, luego lo haces con otra más. Cada vez que lo haces con alguien para el bien de él, tú mueres. Porque, antes de que lo hicieras, tú vivías en esa limitación; todo está dentro de ti. Si alguien está desempleado, y tú sabes eso, bueno, entonces, dentro tuyo, eso es una imagen, es una creencia, y el hombre es la suma total de todas sus creencias.

Así que mueres a esa creencia; ahora lo representas ante ti mismo, como completamente empleado, él nunca ha tenido tanto, él nunca ha estado mejor. Y luego, él está completamente empleado, y nunca ha tenido tanto. En ese momento, tú has abandonado a una cosa; cuando la has abandonado, tú has muerto.

Por lo tanto, “Cada amabilidad hacia otro, es una pequeña muerte en la Imagen Divina, sino el hombre no podría existir sin hermandad.” Esto es la hermandad – tomar a todos y transformar a todos dentro de ti mismo. Porque, “Todo lo que observas, aunque aparenta estar afuera”, no lo está realmente, “está todo dentro, en tu Imaginación, de la cual este mundo de mortandad es tan solo una sombra.” Y luego vendrá ese momento en el tiempo en que serás llamado a degustar ese poder, poder real. Y luego verás por qué el clamor en la cruz es tan verdadero: “Padre, perdónalos, ellos no saben lo que hacen”. Ellos no lo saben. Están viviendo en un mundo de impresiones, un mundo de creencias. Son la suma total de todas sus creencias. Y ellos no saben cómo superarlas, porque no han escuchado la historia… o, si la han escuchado, no la creen.

Y la historia comienza en la declaración:

“El tiempo se ha cumplido, el reino de los cielos está cerca; arrepiéntanse y crean en el evangelio.” (Marcos 1: 15). Así es como comienza, “¡Arrepiéntanse!” Arrepentirse significa: “convertirse en otro, convertirse en otra persona”; y tú siempre te conviertes en otra persona, en cualquier momento en el tiempo en el que cambias tu opinión sobre cualquier cosa en este mundo. Si el cambio de opinión se te pega, si se inserta, entonces tú has muerto a lo que formalmente creías, y ya no crees lo que no quieres creer. Al creerlo, lo exteriorizas. Al exteriorizarlo, tú vives en un mundo completamente diferente. Al experimentar estos cambios de creencias, un día eres llamado, y al ser llamado, atraviesas todas las experiencias descriptas en las escrituras sobre Jesucristo.

Si lees cuidadosamente la historia, te darás cuenta que no hay ni una cosa dicha de Jesucristo, que haya sido escuchada o vista por otro… el drama se desarrolla todo dentro de él. Luego él va a las escrituras y encuentra confirmación de aquello que está tomando lugar dentro de él, y no se lo cuenta a nadie en el mundo. Pero no tiene la apariencia que esperarían… no es el majestuoso ser como ellos creyeron que debería verse cuando él venga al mundo. Lo están buscando a él en este mundo… y no pueden entender las palabras: “que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios” (1ra. Corintios 15: 50). No tiene nada que ver con la carne y la sangre. Como yo me vea físicamente, no tiene nada que ver con el ser que está vistiendo este ropaje. Así que si juzgas por las apariencias, entonces no vas a verlo… no al verdadero ser.

Así que cuando el viene al mundo, es una persona normal como nosotros lo somos, nada por lo que excitarse y volverse loco, realmente nada para escribir a casa y contarles, ningún historial de trasfondo. Él no deja un monumento. Hoy en día no pueden encontrar un sepulcro en donde él está verdaderamente enterrado. Están buscando en el lugar equivocado. No importa lo que construyan en la pequeña área llamada Medio Oriente, no han encontrado ningún punto donde “él” haya caminado. Así que él camina por el mundo, vestido en ropajes que lo disfrazarían de incógnito. Y cuando ese momento en el tiempo llega, estas experiencias suceden dentro de él. Como suceden dentro de él, él sabe exactamente quién es él; y espera, y marca su tiempo, hasta que llega aquel momento en el tiempo, cuando se marche, se marcha por última vez, sin regresar. Pero no puede abandonar a su ser fragmentado. Él se une al mundo que controla al poder; y ni uno solo será abandonado, ninguno será perdido, y todos serán traídos de nuevo y redimidos en la única forma, que es Dios el Padre.

Así que esta noche, este pequeño arte de morir es un verdadero arte, y todos deben practicarlo. Si esta noche tomaras a cualquier persona en el mundo, y realmente lo cambiaras en el ojo de tu mente, y creyeras en la realidad de este cambio imaginario, y luego, mañana, o a la semana siguiente, o al mes siguiente, él se amolda a ello, no solo que él ha cambiado en tu mundo, sino que él ha cambiado, porque tú has cambiado; porque no hay nada en el exterior. Cuando él se convierte en el hombre que tú quieres que él sea, sucedió solo porque tú has cambiado primero. Luego entenderás las palabras, “Lo amamos a él, porque él nos amó primero” (1ra. De Juan 4: 19). Comenzamos el acto de hacerlo dentro de nosotros mismos, y ellos solamente responden, ellos reflejan, no pueden evitarlo, y todo refleja el cambio en nosotros. Cada vez que ese cambio sucede dentro nuestro, sucede en el exterior, y todos estos (actos) son muertes. Así que volvemos a esa hermosa declaración de Blake en la Placa 96: “Cada amabilidad hacia otro, es una pequeña muerte en la Imagen Divina.”

Ahora vayamos al silencio, y traigamos una pequeña muerte.


Antes de las preguntas, quería decirles que ese libro que mencioné hace un par de semanas finalmente llegó, llamado: “El Futuro del Hombre”. El autor es considerado, no solo un gran teólogo – él era un gran jesuita; ya ha partido de este mundo ahora – sino que también fue un gran físico. Leí el libro y lo disfruté completamente. Quizás no estés de acuerdo con todo lo que contiene el libro, pero estimula y reactiva a la mente. Eso es todo lo que un libro debería ser, de todas formas. Te da una sacudida de vez en cuando. Acaba de llegar, Grace y Jack lo tienen esta noche en la mesa, “El Futuro del Hombre”. Me pareció un libro fascinante. Él era un gran Jesuita… murió en Nueva York, creo que el día de Pascua, hace dos años. Él fue silenciado por el Vaticano, enviado a la China, y no se le permitió imprimir nada de lo que él haya escrito en vida, porque era controversial, y estaba en conflicto con las normas del Vaticano. Pero permaneció fiel a su creencia católica y nunca hesitó ni por un momento. Así que permitió que la voz del Vaticano lo silencie, se fue a la China en silencio, e hizo su deber allí, volvió a Francia, y vino a América. Mientras visitaba a un amigo en la Ciudad de Nueva York, en el día de Pascua, tuvo un ataque al corazón e hizo su transición. Tenía setenta años, alrededor de setenta. Por supuesto que escribía en francés, sí que es una traducción… pero quien sea que hizo la traducción, hizo un trabajo maravilloso, bellamente hecho. Así que no puedo recomendarlo más de lo que lo he recomendado. Yo personalmente he sido enardecido por el libro.

Ahora, ¿hay algunas preguntas?

Pregunta: Inaudible.

Respuesta de Neville: La pregunta es: “¿Cuándo un hombre decide hacerse sacerdote, debe saber, luego de años de estudio, que no es literal, y aun así él lo enseña?” Bueno, mi querida, creo que eso es verdad de casi todas las profesiones, que el hombre, al descubrir las limitaciones de su propia profesión, y encontrándose a sí mismo en un punto donde ya no puede cambiar profesiones, y viviendo en el mundo del César, donde la renta debe ser pagada, y la comida traída, él continua viviendo la pequeña mentira. Por otro lado, si tienes todo esto venido de arriba, de por encima del mundo del César, no te atreves a transgredirlo, o serás callado para siempre. Así que no pueden salir, y ser secularizado (es decir, salir del sacerdocio). Muchos de ellos lo hacen. No publican cuántas personas dejan a la iglesia, sabes, solo publican a los convertidos. Pero de los que se convierten en curas, ministros de la fe protestante, y rabinos, son más los que lo abandonan luego, que los que se quedan. Pero nunca son publicados, eso es: ‘calla, calla, no se dice’, porque ¿Para qué publicarlo?

Algunos se tornan violentos. Un muchacho vino a verme en la ciudad de Nueva York, y él era cura aquí en este estado, por catorce años. Esa noche que él vino, trajo a un grupo de gente con él, todos alentándolo porque había dejado a la Iglesia Católica, y se violentaron contra los que lo oponían. Bueno, yo no aprobaba eso para nada. Y ellos lo apoyaban completamente, porque ellos también oponían (a la iglesia). Y eran…no mencionaré que eran un “ismo” a lo que se unieron – no eran católicos – pero estaban tan contentos que un cura católico hizo lo que hizo él, que todos lo apoyaban. Vinieron con rocas así de grandes. Tenían todas las riquezas del mundo, y todos estaban detrás de él. Bueno, yo no aprobaba ese comportamiento para nada. Les dije que nunca habían escuchado a la Cristiandad, y nunca desde la plataforma de la que yo enseñaba. Luego de la reunión él dijo, “nunca escuché esto en mi vida”. Esa noche yo hablaba del perdón. Bueno, él había estado perdonando a la gente durante catorce años, como cura, pero nunca había conocido el arte del perdón. Cada vez que los veía en la calle (luego de la confesión), él sabía exactamente lo que ellos habían confesado el día anterior, o el año anterior. Él nunca había cambiado ninguna actitud en sí mismo, en relación a aquel que él supuestamente había perdonado. Escuchaba sus confesiones, y se regodeaba en eso; y luego durante todos esos años él recordaba exactamente lo que hicieron para así usarlo en contra de ellos. Él nunca se había cambiado a sí mismo. Así que al final de los catorce años, se descarriló, bebió como un pez, y esa noche que vino a la reunión, estaba completamente borracho. Volvió a la noche siguiente, volvió cuatro veces más, y luego me envió un libro que él escribió. No mencionaré su nombre, porque indudablemente, ustedes han oído hablar de su libro. Pero a eso no lo llamaré… eso no es catolicismo. Si alguien escucha la historia y la cree realmente; podría ser de cualquier denominación en este mundo.

Hoy estaba leyendo que el gran Disraelí, que era el Primer Ministro de Inglaterra – uno de los más grandes que tuvo Inglaterra – él se hizo Señor de Beaconsfield. Disraelí dijo que la Cristiandad era la flor del Judaísmo. Bueno, aquí tienen a un gran judío haciendo esa declaración. Él fue más allá de ambas, y vio a la cosa completa, como un drama que se está desarrollando en la mente del hombre. Ese era Disraelí. Él nunca dejó el Judaísmo, al igual que Pablo que nunca dejó el Judaísmo. Pablo nunca se rindió… él vio la flor aparecer en el árbol. Cuál es el propósito de un árbol sino el de dar fruto. Si es un árbol que da flores, debería aparecer una flor; si es un árbol que da frutos, debería aparecer fruto. Así que aquí está el árbol… ¿Y cuál es el propósito del árbol? El de dar fruto, o dar flor. Y la Cristiandad es el florecimiento de la flor de todo lo que fue prometido en el Judaísmo. Así que si un cura no puede entenderlo… no todos lo entienden… se te lo enseña en cierta manera y, está bien, tú crees que esta cosa es secular. No es historia secular para nada, todo es historia de la salvación.

Así que no condeno al cura que lo enseña luego de haberlo descubierto. Quizás está muy viejo para comenzar de nuevo, y ya no puede salirse. Pero muchos de ellos lo abandonan, y se pierden a sí mismos en la multitud, muchos de ellos hacen eso. Muy pocos son como Luther; él se convirtió en el símbolo de abrirse camino en todas las cosas. Luther es el gigante en el mundo Cristiano. Llegó a un punto que ya no podía tolerar, y se abrió camino y dejó su marca detrás de él. Pero no todos tienen el fuego de un Luther para abrirse camino. Ellos simplemente se ajustan a sí mismos al mundo.

¿Alguna otra pregunta?

Bueno, practiquen el arte de morir… y no mueres realmente. Tú morirás, y no morirás realmente. Morirás a aquello que ahora crees, y vivirás en aquello que ahora quieres creer, y te convertirás en lo más grandioso por el morir.

Gracias, Buenas Noches.
 



Traducido por Laura Arrojo
La conferencia original en inglés es THE ART OF DYING (2) (Neville Goddard – 01-26-1965)



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>




 

miércoles, 1 de marzo de 2017

SOBRE LA LEY (Neville - 19 de febrero de 1965)

Neville Goddard (19 de febrero de 1965)


SOBRE LA LEY



Pensé en tomar una porción de Juan, un poquito de Blake, algo de un gran científico, y luego a mi propia experiencia, y entretejerlo todo junto para ustedes esta noche, y hacer de esta, una noche muy práctica.

Comenzaremos primero que todo, con el científico. Eso parece adherir en la mente de la gente, que la cosa está realmente basada en hechos. Por qué, no lo sé, pero así es como la gente busca en la mente científica. Este muchacho se llama Feynman, Richard Feynman, profesor Feynman de la Universidad de Cal Tech. Él es considerado como uno de los físicos más grandes del mundo, quien hoy en día está involucrado con nuestra bomba atómica, y nuestra gran bomba nuclear, pero básicamente a él le gusta la parte teórica de esto, no el lado de “poner los pies sobre la tierra”. Escribió un artículo el cual salió en 1949. Fue impreso en lo que se conoce por El Boletín Científico, y él describía el comportamiento de una pequeña partícula, la cual es producida por la desintegración atómica. Hoy en día nuestros científicos lo llaman el positrón. Lo que él escribió del positrón fue lo siguiente: “Comienza desde donde no ha estado, y se acelera hacia donde estaba tan solo un instante atrás; al llegar allí, rebota tan fuerte que su sentido del tiempo es invertido, y vuelve a donde no había estado.”

Ahora, él dijo: “Un electrón que rebota es realmente desviado, pero continúa en su curso, en un curso cambiado, pero no vuelve hacia atrás.” Así que llama a esta pequeña partícula, el protón: “la que vuelve atrás”. Él dijo: “tiene la capacidad de encontrarse a sí misma al volver desde donde no había estado.”; “Habiendo observado esto”, dice, “ahora debemos alterar completamente nuestros conceptos del universo, y ya no podemos considerar más al universo, y al futuro del universo, como algo que está continuamente desenvolviéndose desde el pasado. Ahora debemos ver a la completa historia del espacio-tiempo del mundo, como algo completamente desplegado, y nosotros solamente nos hacemos conscientes de porciones de esta, que se van incrementando sucesivamente. Que la cosa completa ya está hecha, y tú y yo solamente nos hacemos conscientes de porciones que se van incrementando de lo que ya existe; que el futuro no se está desarrollando desde ningún pasado; no es así, luego de haber observado el comportamiento de esta pequeña partícula.” La cual llaman el positrón.

Yo sostengo que nuestros científicos, con sus observaciones, están solo descubriendo los trabajos de sus propias mentes; que la física de la mente no puede diferir de ninguna manera de la física del resto de la naturaleza. Así que ellos no seguirán el camino del místico, el camino de la fe; ellos deben probarlo para ellos mismos en sus laboratorios, lo cual está perfectamente bien; están descubriendo en sus laboratorios los trabajos de sus propias mentes. Ahora, ya sea o no que Feynman lo descubrió a punto tal que él lo acepta, eso no lo sé. Él está aquí en la ciudad, está en Pasadena. Pero estas son sus palabras, y las parafraseé exactamente como son. Es la nota del 15 de Octubre de 1949, se llama “El Boletín Científico”, y la fecha – lo pueden encontrar en la librería - es 15 de Octubre, de 1949. Cuando me lo enviaron, yo estaba estupefacto y emocionado, porque es exactamente cómo me sentí hacia la imagen completa.

Ahora, Blake hace la afirmación de que los estados espirituales del hombre, o lo que él llama el alma, son eternos. Luego nos llama a nosotros, para que “distingamos entre el hombre y su estado presente; que la eternidad existe, y todas las cosas en la eternidad, independiente de la creación, lo cual fue un acto de misericordia.” Todo existe; todo está presente, y en todos lados, ahora, ahora mismo. Eso es lo que él afirma.

Ahora, vayamos al libro de Juan, y luego nos uniremos, y los pondremos a todos juntos para ustedes... el capítulo 14 del libro de Juan. Primero que todo, nos llama a que no estemos perturbados, “No se turbe vuestro corazón; creed en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, os lo hubiera dicho; porque voy a preparar un lugar para vosotros. Y si me voy y preparo un lugar para vosotros, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros.” (Juan 14: 1 al 3) Ahora, tú lees esto, y piensas que un hombre está hablando a otros hombres. No es así, eso no es la Biblia; el drama completo está tomando lugar dentro de nosotros. Cuando lo leo, está sucediendo dentro mío. No sean perturbados; creen en Dios, crean también en mí. El ser que está hablando es mi propio ser, porque somos uno. Porque en este mismo capítulo 14 él te dice, Yo Soy el Padre, Yo Soy el Único Camino; no existe otro Camino. “Yo Soy el Camino, Yo soy La Verdad, Yo Soy La Vida.” (versículo 6) Entonces ¿Crees en Dios? Cree en mí, porque yo soy el Camino a Dios el Padre; no existe otro camino, así que cree en mí. Yo me estoy hablando a mí mismo. Ahora, en la casa de mi Padre (pero Yo soy él) hay innumerables moradas. Una morada es simplemente una Posibilidad. Existen infinitas posibilidades en este mundo, y cada una de ellas puede ser realizada si Yo creo en mi… cree en mí. Bueno, ¿Cómo puedo hacerlo? ¿Quieres decir que esta misma noche yo puedo ser el hombre que quiero ser? ¿Yo puedo realmente ser cualquier cosa en este mundo? Yo sigo manteniendo que sí… si Yo realmente creo en mí.

Bueno, déjenme que comparta con ustedes una experiencia. Lo hice esta mañana. Me retiré a dormir bastante temprano y, por lo tanto, me desperté bastante temprano. Tuve seis horas ininterrumpidas, y me encontré completamente despierto a una hora muy temprana de la mañana, pero era demasiado temprano para levantarme y molestar al resto de la casa. Así que mientras estaba en mi cama, practiqué una pequeña cosa que he hecho durante estos años. Mientras estaba en mi cama, me imaginé que estaba sentado en mi silla de cuero negro en mi living. No puedo ver a mi habitación desde mi living. Me imaginé que estaba sentado en mi silla de cuero negro en mi living, y cuando parece natural para mí, que puedo mirar mentalmente y ver a la distancia a esta habitación, a mi cuerpo en una cama, y al cuerpo de mi esposa en otra cama, entonces simplemente vuelvo al cuerpo. Lo hice un par de veces para captar el sentimiento. En primer lugar, te da la prueba de la existencia de algo que no es esto (el cuerpo); te haces consciente de un alma, te haces consciente de un poder que es completamente diferente. Tú miras al espejo, y piensas: “Ahora, eso soy yo”. Esto no es así para nada. Tú dejas eso, aquello que piensas que tú mismo eres, en la cama, y te retiras. Cuando te retiras, piensas sobre eso que está en la cama. Mientras estas sentado, en tu imaginación, en la silla, tú piensas sobre la cama. No vuelves allí hasta que quieras volver allí; tú te sientas ahí simplemente contemplándolo. Luego, de repente, en el ojo de tu mente, tú sientes que estás en la cama, y tú sientes un movimiento – la cosa completa toma lugar en ti, y tú lo sientes a medida que vuelves.

Esto es lo que hice. Habiendo hecho lo primero deliberadamente, pensé: “Ahora no voy a hacerlo deliberadamente, tan solo voy a experimentar. Me retiraré del cuerpo, pero no me diré a mí mismo a dónde iré. No voy a ir a mi silla en el living. No quiero ir a Nueva York ahora, porque no tengo planes para Nueva York hasta el otoño de este año. No quiero ir a San Francisco ahora, no hasta Julio. No quiero ir a Barbados; no tengo planes definitivos para eso. Así que no me pondré a mí mismo en algún punto definitivo, simplemente me retiraré en el espacio. Me retiraré sin saber dónde estoy, y pensaré sobre el cuerpo en la cama. Y esto fue lo que me sucedió. A medida que me retiré y me quedé completamente quieto, pensando sobre el cuerpo en mi habitación en la cama, de repente me encontré en una habitación. Y la habitación estaba sellada… no tenía ni puerta, ni ventanas, no había ni entrada ni salida a esa habitación, pero yo estaba adentro… era una hermosa habitación, hermosos colores, y la gente era muy amistosa. así que volví a la cama. Lo intenté otra vez, sin saber cuál iba a ser la próxima. Me retiré, y cuando abrí mis ojos, estaba en una habitación, y aquí había una multitud de hombres de lo más enojados, todos de aspecto Oriental, y no tenían ninguna buena intención hacia el orador. Pero yo sabía cómo había llegado a esa habitación, y sabía que era completamente libre de abandonarla a voluntad. Ellos no sabían eso, yo me di cuenta. Así que vine a la habitación, y heme aquí estoy pensando sobre la cama y el cuerpo; y a medida que se pusieron más y más enojados… hasta casi juntarse en un complot de violencia real… yo simplemente me imagine a mí mismo en la cama, y volví de nuevo a la cama.

Así que entré a ese interior a través de una superficie que no tenía aperturas, tal como el esperma entra a un óvulo, y no tiene apertura, aun antes o después de que el esperma haya fertilizado al óvulo. El ser que entró a esa habitación era el poder, el poder creativo de Dios, el esperma de Dios, y yo soy eso; tu Imaginación es eso; ese es el tú inmortal que no puede morir. Yo sé ahora, habiéndolo hecho varias veces anoche, que he fertilizado unos cuantos estados – algunos eran placenteros y algunos desagradables – yo tendré que cosecharlos. Yo estaba experimentando. Debo ahora estar dispuesto a dejar que estos vengan a la existencia. Porque a todo lo que entre de esa manera… dado a que existen infinitas posibilidades en el mundo, infinitas… y cuando yo, voluntariamente, o involuntariamente entro (a ellos) los he fertilizado. Luego crece en mi mundo como mi cosecha. No siempre reconozco mi cosecha, pero ahí está mi cosecha. No podría haber venido si no fuera porque yo en algún momento en el tiempo, ya sea voluntariamente o involuntariamente, lo he fertilizado. Ese poder creativo en el hombre es su propia maravillosa imaginación humana.

Así que esta noche puedes tomar a esta serie… tal como dijo Feynman, “Piensa en la completa historia del espacio-tiempo del mundo, como algo ya completamente desplegado, y nosotros solamente nos hacemos conscientes de porciones de esta, que se van incrementando sucesivamente.” Yo tengo la capacidad de encontrarme a mí mismo volviendo desde donde no he estado. Bueno, físicamente yo ciertamente no he estado en estas habitaciones, pero yo sí he estado en estas habitaciones, y estaban selladas como un óvulo está sellado; no hay aperturas desde afuera para nada. Así que el esperma fácilmente pasa a través de la superficie del óvulo, aunque en el exterior del óvulo no hay ninguna apertura, ni antes, ni después de la fertilización. Bueno, estos son los óvulos – infinitos números de posibilidades en el mundo – y el poder creativo de Dios, el cual es la imaginación humana, los penetra, y estos vienen a la existencia. Aquel que los penetra, se para, y es testigo de la cosecha, pero él no lo reconoce porque no se acuerda de haber estado jamás allí físicamente.

No, tú no vas allí físicamente. Tal como se nos dijo, el positrón comienza desde donde no ha estado, y se acelera hacia donde estaba hace un instante atrás; al llegar allí, rebota tan fuerte, que su sentido del tiempo es revertido, y luego vuelve hacia donde no había estado. Así que yo me paro aquí en mi plataforma… o esta mañana en mi cama… y luego asumo que no estoy en mi cama, sin ninguna dirección; y luego mi ojo interno se abre, y me encuentro en una habitación, y está llena de gente. Mi presencia en esa habitación la puso en animación. No tiene poder propio; está muerta, hasta que yo llegué allí. Así que estoy en una habitación, y todos cobran vida. ¿Por qué? Porque YO SOY la luz del mundo, Yo lo ilumino. Entonces, “Yo soy la vida, Yo soy la resurrección, Yo soy el camino, Yo soy la verdad”. Entonces, cuando entro a este estado, todo lo que estaba allí se pone en animación. Tú no reconoces que tú eres el poder animador, el poder operante, que tú lo traes a la vida. Allí esta.

Ahora, cuando vi a esta multitud enojada moviéndose hacia mí, decidí partir, al simplemente recordar dónde estaba el cuerpo. Y luego me imaginé a mí mismo en la cama, y luego abrí mis ojos, y estaba de vuelta en la cama. Así que, ¿Acaso no empecé desde donde no había estado físicamente? Y al llegar allí, reboté tan fuerte, que mi sentido del tiempo fue revertido: y luego empecé a moverme a través de una serie de eventos, los cuales van a llevarme a la cosecha de aquel estado. Esta es la imagen, cómo traer las cosas a la existencia. Esta noche confía en mí, yo lo he hecho. Nosotros que nos sentamos aquí esta noche, cuando vayamos al silencio; no te sientes en la silla donde estás, retírate de ella. Y ponte a ti mismo, deliberadamente ahora, no de una manera nebulosa, sino deliberadamente, retírate hacia otro estado. Y luego mientras estás en ese estado, ya sea que tu ojo interno se abra o no, tú estás en otro estado, y estás viendo exactamente lo que quieres ver… todo es tal como debería ser visto… y siente la excitación de eso; y luego vuelve a este lugar en esta silla. Y tú lo habrás fertilizado.

Ahora, cada huevo tiene su tiempo señalado, cada huevo en este mundo. Eso fue una visión tuya. Entonces, como se nos dice en las escrituras, “Porque es aún visión para el tiempo señalado; se apresura hacia el fin y no defraudará. Aunque tarde, espérala; porque ciertamente vendrá, no tardará.” (Habacuc 2: 3) Si a ti te parece que se demora, espera, porque cada huevo tiene su tiempo señalado. Y fertilizamos a cada estado en este mundo de la misma manera. Tú eres el poder operante; eres el poder Creativo de Dios; eres el esperma de Dios. Y tú vas hacia adentro de estos estados, y por un momento los ocupas; cuando los ocupas, los has fertilizado. Y luego regresas a ese cuerpo.

Ahora, Blake hace esta declaración: “El hombre no tiene un cuerpo distinto de su alma. Aquello que llamamos cuerpo, es una porción de alma percibida por los cinco sentidos, los pasajes principales del alma en esta era.” Entonces, aquí, nos imponemos esta limitación sobre nosotros mismos con un propósito. Y lo usaremos de esta manera: Lo puedo recostar (al cuerpo) y retirarme con el propósito de impregnación. Así que lo pongo en una silla, lo pongo sobre la cama, lo pongo en cualquier lado, y me retiro de él, y luego ocupo otro estado. Y luego, tal como me dice Feynman, me aceleró de vuelta hacia él, comenzando desde donde no he estado físicamente, de vuelta hacia donde estaba hace un instante atrás físicamente; y luego soy rebotado por el golpe – no soy desviado para ir más allá, soy vuelto atrás; y luego me muevo de nuevo hacia donde había estado en la Imaginación. Se nos dijo en el capítulo 14 de Juan: “En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones, infinitas habitaciones, si no fuera así, ¿Les hubiera dicho que yo iré y prepararé un lugar para ustedes? Y cuando vaya y prepare un lugar para ustedes, volveré otra vez y los tomaré conmigo, para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros.” (Versículos 2 y 3) Me estoy hablando a mí mismo. Así que siento a esta cosa en una silla, o la dejo recostada en una cama, y voy, y preparo un lugar para ti; entonces me retiro de este cuerpo, y me siento a mí mismo siendo lo que en ese momento la razón niega, y mis sentidos niegan. Y habiéndolo sentido, luego regreso, y luego, lo llevo conmigo hacia donde he estado en la Imaginación. Así que voy y preparo un lugar para ustedes, para que donde yo esté, allí estéis también vosotros. Y luego lo llevo conmigo (al cuerpo), a través de una serie de eventos, algún maravilloso puente de incidentes, justo adentro del lugar donde yo estoy en la Conciencia.

Aquí, en esta audiencia esta noche, hay dos caballeros… uno de ellos me contó algo hace poco tiempo atrás, el Jueves, y el otro, me escribió. Tengo la carta de uno en casa, y tengo la memoria de las palabras de aquel que me acaba de contar su historia. Dice: “Entonces, cuando te escuché hace dos años, yo no tenía nada, pero literalmente nada. Hoy, yo tengo a mi nombre treinta pedazos de propiedades; en realidad cincuenta, pero treinta de manera completa, treinta son mías. Bueno, yo soy dueño de cincuenta pedazos de propiedades, y yo no tenía nada literalmente cuando te escuché por primera vez hace dos años. Yo te creí, y lo apliqué.” El otro caballero en su carta me dijo, “Hay un problema familiar que solo puede ser resuelto en la corte; no se puede resolver afuera. Y de la corte nos dijeron que por un calendario apretado, y por otras muchas razones, no podría ser traído a juicio para ser resuelto, hasta finales de año. Y es un problema urgente. Yo soy parte de esa familia y quería que se resuelva inmediatamente. Así que negué los hechos de un calendario apretado, negué las palabras de mi abogado, negué las palabras de la corte, y simplemente permanecí fiel a la asunción de que ya está resuelto ahora. Y la semana pasada recibí noticias de la corte y de mi abogado, que se hará el proceso en el mes entrante, en el mes de Marzo. Yo sé que está completamente resuelto de la manera que yo quiero. Pero solo puede resolverse en la corte; no puede ser resuelto fuera de la corte. Querían que yo espere hasta fin de año, y es tan urgente. Así que ahora tengo evidencia tangible de que será resuelto en el mes de Marzo.”

Así que les digo a todos, se hace de la misma manera. Tu propia maravillosa imaginación humana, no es un estado; esa es tu existencia misma. El alma del hombre, el alma inmortal, es tu propia maravillosa imaginación humana. No puede ir a la muerte eterna en aquel cuerpo que no puede morir. ¿Cómo podría? Es para siempre. Está atravesando todas estas cosas, y tú y yo… no intentes convertirte en una persona santa. Ese no es nuestro propósito. Como Pablo dijo, (y él incluyó a Pedro) cuando hizo la declaración en el capítulo 14 del libro de Hechos, él dijo, Nosotros somos hombres (hablando ahora de ellos dos), hombres de pasiones, como otros. No pretendemos ser más santos que otros, somos iguales a ustedes (versículo 15). No tienes que ser un hombre santo como lo que el hombre llama a un hombre santo, para practicar la ley de Dios, porque la santidad no es un pasaporte al cielo, créanme. Todo lo que necesitas hacer, es creer en tu propia maravillosa imaginación humana. Eso es Dios, ese es el ser del que se habla en las escrituras como Dios. Y el poder creativo de Dios del que se habla en las escrituras, conocido como Jesucristo, es tu propia maravillosa imaginación humana cuando está en acción. “Dios solo actúa y es, en seres existentes u hombres. Dejémoselo a él, quien solo es, quien está entre nosotros en nuestra propia maravillosa Imaginación, a él démosle la decisión.” (De: Matrimonio del Cielo y el Infierno, y Jerusalén Placa 55 E204).

Esta noche, cuando se vayan a sus casas, si no pueden hacerlo aquí, cuando vayan a sus casas, háganlo. Tan solo retírate de tu cuerpo. Tú puedes hacerlo fácilmente. Y déjenme que les diga, no hay excitación comparable a este descubrimiento del alma del hombre, porque cuando te retires, y te sientas en otro lugar, pensando sobre el cuerpo como lo dejaste, cuando regreses, tú sentirás el retorno completamente. Tú realmente sientes algo que nunca puedes sentir, mientras estás totalmente anclado en el cuerpo. Tú lo sientes y percibes la realidad de algo que no puede ser detectado por el ojo mortal. No necesitas irte a cientos de kilómetros de distancia. Yo solía practicar esto en la Ciudad de Nueva York; Sentado en mi silla en el living, yo me ponía a mí mismo en el teléfono, el cual no podía ver desde ese ángulo cuando estaba mirando hacia el living. Mientras estaba al teléfono simplemente hablando, de repente asumía que estaba de vuelta (en el cuerpo). Y esa sensación del retorno… descubrí a través de ese acto, este sentimiento en mí que es el poder del sentido. Porque imaginar es ese maravilloso poder sensitivo en el hombre; es el alma del hombre. La imaginación, es simplemente esta peculiar realidad, realmente, que no conoces hasta que tú pruebas esto.

Esta noche, cualquiera aquí puede probar para su propia satisfacción, que tienes un alma; tú eres un alma. Mi dentista, ayer, dijo que acababa de venir de una convención, y mientras charlaban sobre las nuevas técnicas de odontología, su pequeño grupo estaba preocupado sobre la inmortalidad. Un muchacho en particular le dijo a él, “Jim, ¿Crees en la supervivencia?” él dijo que sí. Le pregunta, “¿Lo sabes?”, él dijo, “No, yo creo.” “Bueno, ¿Conoces a alguien que lo sepa?” él dijo, “Creo que sí, conozco a un hombre. Lo voy a ir a ver hoy en mi silla. Él me dice que sabe por experiencia, no solo de la supervivencia, sino de la resurrección.” Pero escuchas a todos estos doctores… son todos dentistas… pero no importa eso, los doctores también, no pueden encontrar a esta alma de la cual yo hablo, en el cerebro, mientras están operando. No pueden hacerle nada a aquel cuerpo para encontrarla. Aun así, tú, sin ser doctor, puedes encontrarla esta noche, al simplemente sentarte en la habitación de al lado, tan solo a unos metros. Ponte a ti mismo en una silla, y siente que estás en la otra silla, y tan solo espera, espera, no te muevas, tan solo espera en ese estado; y cuando lo sientas natural, que tan solo estás realmente sentado en la otra silla, luego recuerda dónde estabas. Cuando lo recuerdas, de repente vuelves, y sentirás lo que no puedes sentir si estás siempre anclado en el cuerpo.

Ahora, así como te has desapegado a ti mismo para moverte allí, puedes desapegarte a ti mismo y moverte hacia cualquier estado en el mundo. Existen infinitos estados, no hay límites para los estados, llamados habitaciones o moradas en las escrituras. Estas habitaciones son simplemente estados. En las primeras épocas de nuestro estado, teníamos los grandes monasterios, y los viajeros cansados podían permanecer allí por una noche, o quizás por dos días para descansar, en su camino hacia el norte o el sur, y allí él permanecía. Bueno, en gran manera, en una imagen mucho más grande, estos estados son en donde descansamos, mientras estamos buscando una cosa solamente: estamos tratando de encontrar al verdadero y único Dios. Así que vamos de estado en estado en estado, en nuestra búsqueda, para encontrar al verdadero y único Dios. Y puedes encontrarlo si haces lo que te pido que hagas esta noche. No solo que lo encontrarás, sino que lo encontrarás como poder, y puedes ir hacia adentro de cualquier estado y fertilizarlo. Tu entrada hacia algún estado cuando lo ocupas, lo fertilizas.

Yo sé, estando parado aquí esta noche, que tengo que cosechar lo que hice esta mañana, solo porque lo he experimentado. Estoy totalmente dispuesto a cosecharlos. Los cosecharé, a todos ellos. Pero fue tan divertido, tomar algún punto definitivo, tan solo retirarme y permanecer retirado del cuerpo. Cuando me retiré, permanecí así, y de repente me encontré a mí mismo dentro de una habitación cerrada, y me refiero a cerrada, o sea, está sellada. No había puerta, ni ventana, ninguna apertura en absoluto, todo estaba sellado. Pero yo sabía cómo había entrado. Entré por el poder de Jesucristo, mi propia maravillosa imaginación humana, y por lo tanto, yo podía salir tan como había entrado. Y cuando la enojada multitud comenzó a moverse hacia mí, porque yo los había animado, ellos son parte de aquel estado, ellos pertenecen a aquel estado ellos son siempre parte de ese estado. Entonces, yo involuntariamente caí dentro de él, al no establecer para mí mismo un objetivo deliberadamente. Así que lo fertilicé. Vendrá, y yo debo estar completamente dispuesto a recibirlo, sabiendo que puedo escapar de cualquier cosa en este mundo, si recuerdo quién soy Yo.

Así que les digo a todos aquí, tomen a estos pasajes y pónganlos juntos. El científico que encontró una pequeña partícula – él no sabe que está observando a su propia mente – y esta pequeña cosa comienza desde donde no ha estado, y se acelera hacia donde estaba hace un momento atrás. Cuando llega allí, en vez de ser desviada para continuar por su curso, es rebotada tan fuerte que es vuelta atrás, y se mueve de vuelta hacia donde no había estado. Así que te mueves de vuelta, hacia donde realmente habías estado en la conciencia en tu imaginación. Tú no has estado allí físicamente, pero tú vuelves y tomas a tu cuerpo, físicamente, y lo llevas a través de un puente de incidentes, una serie de eventos que te llevan hacia donde realmente habías estado en la conciencia. Luego puedes dirigirte hacia el capítulo 14 de Juan, y ver cómo los tres primeros versos están relacionados con el descubrimiento de Feynman: “Iré a preparar un lugar para vosotros. Y cuando vaya, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo esté en la Conciencia, allí estéis también vosotros en la Carne.” Luego te mueves a través de una serie de eventos, y allí vas, a cosechar la siembra de tu propia fertilización, porque tú lo has fertilizado.

Luego puedes ver a la visión de Blake, donde el mundo entero, la Eternidad, es, y todas las cosas en la Eternidad, independientes de nuestros actos individuales de creación. Todos ellos son; estos estados ya Son. Yo no creé a estos Orientales; ellos estaban todos en ese estado. Yo me retiré de mi cuerpo, el cual es solo una porción de mi alma percibida por mis sentidos, para encontrarme a mí mismo en un estado. Yo soy la Luz del mundo, Yo soy la vida, Yo soy el camino hacia estos estados, Yo soy la verdad de estos estados, así que cuando me muevo hacia un estado, estos se hacen animados. Y están enojados en ese estado. Y yo no fui adentro de él deliberadamente, solamente estaba experimentando y lo he fertilizado, porque mi presencia en cualquier estado es Vida, y Yo fertilizo. Así que en el transcurso de un día, cuando no conocemos a esta ley, a cuántos estados fertilizamos tú y yo, en nuestro sueño de día. Como niños, sintiendo lástima por nosotros mismos… nuestra madre simplemente nos castiga, porque hicimos algo que no deberíamos haber hecho, y al no conocer a esta ley, vamos al patio trasero mentalmente y comemos lombrices. Así que cuando vamos al mundo, cosechamos las lombrices porque nos olvidamos que, estando en estos estados, los estamos fertilizando, porque nuestra Imaginación es el poder creativo del universo. Es Cristo Jesús, es el poder creativo de Dios como se nos dijo en las escrituras. (1ra. Corintios 1: 24)

Puedes empezar esta noche, y hacerlo deliberadamente. Déjenme que les diga, inténtenlo esta noche… tan solo siente la Realidad del Alma. No serás parte del grupo de dentistas de ayer, que no tienen ningún conocimiento del alma; porque tú lo sentirás, y tú lo sabrás. Realmente conocerás la existencia de un alma. Entonces, en vez de preguntarte: “¿Qué me sucederá?, ¿Realmente sobrevivimos? ¿Existe algún futuro después de la tumba?”; No tendrás que preguntarte eso. Y no te importará si hoy duermes o no en la tumba en este mundo, porque sabrás que, hasta donde sabes, no importa realmente, tú eres inmortal. Él preparó el camino para que su poder creativo vuelva a él, y ese camino que preparó, es revelado a nosotros en las escrituras como la vida de Jesucristo – su nacimiento, su descubrimiento de la paternidad de Dios, su maravillosa historia de la serpiente.

Y descubrirás que todo esto, está en tres diferentes niveles. Esta noche les estuve dando el nivel del medio. Ustedes leen la historia en el primer nivel – el cual es llamado la primera cubierta del arca – es literalmente cierto, como una historia que leerás otra vez, esa es la primera cubierta. La segunda, es lo que hemos estado hablando, el movimiento psicológico para fertilizar estos estados. Y la historia más alta, la cual es la historia espiritual, es idéntica a la primera, solo que es personal, es muy personal. Todo lo dicho allí, y lo que se piensa de otro, tú lo experimentas. Así que cuando él tiró la vara al piso, y se convirtió en una feroz serpiente, te darás cuenta lo que tirar la vara al piso significa – que tú eres aquél mismo. Tu espina dorsal es esa vara tirada al piso, y tú te conviertes en esta feroz serpiente, y hacia arriba vas. Todo lo dicho en las escrituras en el tercer nivel, es un nivel personal, y tú experimentarás la cosa completa personalmente.

En el nivel más bajo, tú lo lees como una historia, algo que tomó lugar hace miles de años… así es como lo lees. En el segundo nivel, el cual hablamos esta noche, lo puedes hacer para fertilizar estados y cambiar a tu mundo, cambiar todo en tu mundo, para que se conforme al deseo de tu corazón. Como el muchacho que no pensaba tomar la declaración que le dijeron: “El calendario está muy apretado, no será posible tomar el caso hasta finales de año” – él no podía aceptarlo. Él negó los hechos, fertilizó el inmediato presente, y la corte lo llamó, el abogado lo llamó, y será resuelto en el mes de Marzo. El otro muchacho no tenía nada; ahora tiene treinta parcelas en su propio nombre, y cincuenta son en total, y no tenía nada cuando escuchó la historia. Él fertilizó a todos estos estados. Ese es el segundo nivel.

Luego viene el tercer nivel – y, oh, ¡Que glorioso nivel! Cuando la historia completa se desenvuelva dentro de ti, personalmente, y es toda tú historia. El niño, la resurrección, la tumba, todo esto que se dice de otro, es todo sobre ti, y tú experimentarás todo lo que hay en ella. La paloma de la que se habla sobre otro; no es sobre otro para nada. La luminosidad de los cielos cuando los cielos completos se abran, y luego la voz sonando en alabanza, y su excitación y su placer con su hijo, y descendió en aquel hijo en la forma de una paloma, y todo eres tú. Todo lo que se dijo de otro, que tomó lugar hace miles de años, tú lo experimentarás… ese es el tercer nivel. Luego esperarás por la extracción de esto, lo cual has cristalizado para un propósito. Tú has asumido este límite de contracción, llamado este cuerpo, y cuando te lo quites se convierte a sí mismo. Y luego tú regresas… pero regresas infinitamente más grandioso, a causa de tu experiencia en este mundo.

Así que cuando Blake hizo esta declaración, mencionando al capítulo 14 del libro de Hechos, el agregó una línea. De hecho, lo cambió un poco cuando dijo, “Nosotros somos hombres, tal como ustedes son hombres, ni más santos que cualquier hombre en este mundo”, y, sabiendo lo que había hecho para descubrirlo, él dijo, “Tráiganme todos sus fuegos, háganme atravesar todos los hornos de la aflicción, yo los aceptaré.” Entonces yo fertilizo, solo para probar un estado horrible. Bueno, no puedo negar que lo hice; es mi hijo, así que tráiganlo. Me muevo hacia un estado de guerra, en mi propia estupidez, está bien, tráiganlo. No puedo negar a mis hijos en este plano. Escuché todo tipo de cosas, y luego de manera estúpida, me muevo dentro de ellas; involuntariamente, y las fertilizo. Ahora, estas tienen que venir… todo debe venir a este mundo para probar el poder de mi creatividad. Si yo lo sé, dejaré que vengan, y luego rápidamente las cortaré. Porque lo que has plantado, no necesitas que continúen para siempre, tú puedes cortarlas. Pero no lo hagas hasta que crezcan. Él dijo, no intenten arrancar las pequeñas malezas. Dejen que crezca con el trigo, y cuando crezcan, luego puedes separarlas. Así que déjalas que crezcan. Porque no has plantado solo la cizaña y solo la pequeña maleza, tú has plantado cosas maravillosas en este mundo, así que deja que crezcan.

Esta noche, de una manera muy simple, para aquellos que están aquí por primera vez, déjenme que les muestre cómo operamos realmente a este simple, simple principio. En vez de retirarnos del cuerpo sin saber, hacia cualquier viejo estado, tú te retiras deliberadamente hacia un estado predeterminado. Así que pones al cuerpo sobre la cama, o en una silla, y te imaginas a ti mismo, en un estado predeterminado, un estado que tú realmente quieres manifestar en este mundo. ¿Quieres tener éxito? ¿Con quién lo compartirías? ¿Con algunos amigos en una pequeña cena festiva, o en un almuerzo, o con un té, o en una fiesta de cocktails? ¿En cualquier tipo de fiesta donde charlarían sobre tu éxito, y verdaderamente lo charlarían, en el sentido de que ellos estarían felices al respecto? Bueno, ahora sepan exactamente a dónde van a ir, mientras están todavía sentados, anclados a este cuerpo; y luego deja que el cuerpo se relaje, y ve a aquella área en el ojo de tu mente, donde tus amigos están presentes, y todos están charlando sobre tu éxito. Y todo parece ser natural… tú estás aceptando sus halagos, estás aceptando sus felicitaciones, y parece muy, muy natural, con todos los tonos sensoriales de realidad. Luego, vuelve al cuerpo… y sigue al concepto de Feynman – comienza desde donde no ha estado, y se acelera hacia donde estaba hace un instante. Cuando llega allí, es rebotado tan fuerte, que es vuelto hacia atrás, y su sentido del tiempo es vuelto hacia atrás, y ahora vuelve hacia donde no había estado. ¿Lo ven? Comienza en el tiempo, desde donde todavía no había manifestado el estado, y vuelve a donde estaba físicamente hace un instante atrás; y luego es rebotado, y vuelto hacia atrás, y ahora se mueve a través de un puente de incidentes, que lo llevan hacia el cumplimento de aquel estado en la conciencia donde tú habías estado… donde todos estos amigos estaban reunidos juntos, para felicitarte por tu buena fortuna. Y así es como funciona.

Puedes tomar a Feynman, al capítulo 14 de Juan, a mi experiencia de esta mañana, y a mi amigo Blake, y ponerlo todo junto, y verás que todos están hablando de la misma cosa. Solo que les diría a todos aquí, que lo hagan deliberadamente, y no sin saber, para que así fertilicen solamente áreas amorosas. Pero esta mañana lo hice solo por diversión, porque a mi realmente no me importa. Si yo sé que estoy trayendo a todas estas cosas al mundo, no importa realmente. Yo no juzgo a nadie, realmente, porque él no es el estado. Él simplemente lo fertilizó en algún punto en el tiempo, y por lo tanto, perdónalo, porque lo hizo sin saber, o si no, no lo hubiese traído al mundo. Así que pueden perdonar a todos en este mundo porque lo que él está cosechando, porque él ha tenido que cosechar a su propio campo fertilizado, y no sabía lo que estaba haciendo. Blake dijo: “Siempre discrimina entre el estado de un hombre, y el hombre”, y él identifica al hombre con la Imaginación. Él dijo: “El hombre es todo Imaginación, y Dios es el hombre, y existe en nosotros, y nosotros en él; el cuerpo eterno del hombre es la Imaginación, y eso es Dios mismo.” Por lo tanto puedes perdonar a un hombre por su estado, porque él ciertamente lo ha plantado, o lo ha fertilizado. Siempre estuvo allí, pero no fertilizado, y solo pudo haber sido fertilizado, si el alma entró en él. Y el alma, y la Imaginación Humana, son uno.

Así que podemos empezar esta noche, a pesar de lo que está viniendo a nuestro mundo, y duplicar el éxito de los dos caballeros de los que hablé esta noche. Eventualmente habrá un éxito del cien por ciento. No estoy diciendo que no vas a cosechar las cosas desagradables que has hecho en el pasado; tú las cosecharás. Pero luego deberás saber que las has hecho, y olvídate de ellas. No te culpes a ti mismo. No sientas pena por ti mismo, porque es el sentir lástima por ti mismo en el pasado, lo que causó que fertilices aquel estado. Todos sabemos que, de pequeños, si fuimos criticados, y pensamos que no fueron solamente críticas, sentimos mucha lástima por nosotros mismos, y queríamos lastimar a aquellos que más nos amaban, a causa de nuestra pena por nosotros mismos. En ese acto de sentir lástima por ti mismo, tú lo estabas fertilizando. No lo sabías, porque ciertamente no estábamos en el cuerpo, estábamos completamente idos, ¿Acaso no es así? Así es como lo hacemos.

Pero por sobre todas las cosas, puedes descubrir la realidad del alma, aquello que no puede morir. Así que cuando Blake dijo, “Cuando por primera y única vez percibí al Hombre Inmortal que no puede morir…”, y qué excitación, que alegría es descubrir que aquel propio ser de seres, no puede morir. Realmente no importa… tú no quieres dejar a tus amigos, tienes obligaciones en la vida, tienen esposas, y esposos, e hijos, todo tipo de cosas en este mundo, y sientes que tu presencia es necesaria. Tú sabes todo eso. Pero aun así, estás resignado a irte en cualquier momento en el tiempo, porque sabes que has plantado lo suficiente, o deberías saber eso, y te lo quitarás (al cuerpo). Aunque extrañarán a tu presencia física, aun así, tú no tendrás aquel miedo de irte. No habrá miedo de irse para nada. Te irás en cualquier momento en el tiempo, cuando conozcas la realidad del alma del hombre. Porque ellos no pueden morir tampoco, tú sabrás todo eso, así que la partida no será para siempre. La partida es solo por un pequeño momento, y todos deben hacer su salida de este mundo, todos deben, así que realmente no importa. Intenten esto esta noche, para sentir y descubrir la realidad del alma del hombre. Y sepan que eso es el esperma de Dios, el poder creativo de Dios, y cada estado en el que entra, es fertilizado, y estos estados maduran en el mundo.

Ahora, vayamos al silencio.


Antes de las preguntas, permítanme que les recuerde que esto es fácil. No dejen que nadie les diga que es difícil; no dejen que nadie les diga que deben ser una persona santa para hacerlo, no dejen a nadie. Es muy fácil. Aun sin traer a nadie al ojo de tu mente, a un individuo, tan solo evoca – sentado físicamente en un lugar, y parado al lado de la ventana, podría ser la misma habitación – mentalmente, y mirar afuera hacia alguna escena. Luego siente la alegría y la excitación de tus logros, tal como si ya fueran hechos, y luego desconéctalo, y vuelve al cuerpo que está solo a un pie, o algo así de distancia, en la misma habitación. En ese mismo momento, tú has fertilizado al estado, porque todo está en todos lados, ahora, y aquí mismo. No necesitas salir corriendo para hacerlo, para nada… tan solo aquí mismo.

Pregunta: ¿Podrías tú, a través de la revisión, cambiar la escena que fue desagradable esta mañana?

Respuesta de Neville: Si, podría. Pero sabes, tengo curiosidad… he engendrado aquel estado. Qué fue lo que me excitó, no lo sé… pero lo voy a hacer. Porque he observado todo, no había ni una pequeña grieta, ni un pequeño agujero allí, que me permitiría meterme allí. Así que nada podía mantenerme afuera de allí, y nada podía mantenerme dentro. Estoy contento de haberlo hecho. Les conté de un estado desagradable, pero muchos eran perfectamente hermosos. Lo hice nada más que para experimentar. Fue muy divertido. Pero pueden ser revisados, y echar a perder al huevo.

Pregunta: ¿Y si le pasa algo al cuerpo mientras estás afuera?

Respuesta de Neville: No le pasará nada. Ni una cosa le sucederá al cuerpo, señor, ni una cosa. Sé que hay muchos libros, y muchos maestros, que te dicen que si estás fuera, alguien podría tomar posesión de él. No lo creas. Nadie va a tomar posesión de aquel cuerpo para nada. Puedes tener unas experiencias muy extrañas fuera del cuerpo, las cuales pueden costarte mucho. En mi propio caso, fue doloroso y costoso, pero estoy contento de que haya sucedido. Y además, aprendí una lección.

Pregunta: Bueno, ¿Y qué pasa si hay fuego?

Respuesta de Neville: Oh, no sucedería. No lleva mucho tiempo (volver), es solo en cuestión de segundos… solo es cuestión de segundos… no lleva más que unos segundos desapegarse, y sentir el estado, para sellarlo. No hay ni un estado al que entré esta mañana, si le tomas el tiempo, no sería más de diez a quince segundos. Fue todo real, tal como esto, y luego volví al cuerpo. Luego me fui a otro estado. Así que no te has ido, realmente. Es divertido, déjenme que les diga, es muy divertido. Pero descubres al alma, y tú usas al ser que realmente eres.

Algunas cosas… tú vas un poco lejos y quizás, bueno, en mi propio caso, dónde estaba, no lo sé, en alguna fabulosa distancia, pero volví hacia el cuerpo como un meteoro cayendo. Sentí, en ese descenso, que era tan rápido, y desde una enorme distancia, que me rompería el cuello en el descenso. Hice esto, tal como si te zambulleras, no como el cuerpo en la pileta, y escuché un clic. Luego le conté a mi esposa en el desayuno, sobre lo que había experimentado esa mañana, y a medida que el día progresaba, se puso duro, y más duro, y más duro, y esa noche el dolor fue atroz, así que ella insistió de que vaya al hospital para una radiografía. Me sacaron una radiografía, no pudieron encontrar ni una cosa. Pero sabían, por mi cara, que yo tenía un gran dolor, y trataron de ponerme en tracción, pero como no tenían habitaciones disponibles, no pude permanecer en el hospital porque no había habitaciones. Volví a casa, y al día siguiente mejoró un poco, y al siguiente día, mejoró un poco más. Luego de tres días volvió a la normalidad. Pero esa experiencia me costó ciento veinticinco dólares. La radiografía costó veinticinco dólares; por su interpretación médica, fueron cuarenta; el taxi de ida y vuelta; la habitación que no me pudieron dar fueron otros veinticinco o treinta, porque la ocupé por un ratito, pero no pude permanecer en ella. Pero todas estas cosas… y el doctor de la familia, a quien llamamos, quien nos recomendó el hospital, él envió su factura. Así que sumas toda la cosa junta, y me costó ciento y pico, por esta maravillosa experiencia de venir como un meteoro hacia mi cuerpo, tratando de protegerme a mí mismo de romperme el cuello.

Hice esto en mi imaginación, y la radiografía no podía mostrar nada. Él dijo: “Tu cara muestra terrible dolor, pero no puedo detectar nada en estas radiografías”, y este era el jefe de doctores del Hospital Presbiteriano, en la Ciudad de Nueva York, el hospital más grande de Nueva York, si no es el más grande del país. Hospital Presbiteriano, y aquí estaba el especialista en huesos, él sabía todo sobre huesos, pero no podía leer aquella imagen. Cuando le conté lo que hice en mi visión, él estalló en una maravillosa risa, cuando le hablaba. No podía creer eso ni por un momento, y aun así, eso fue la causa de ello. Yo tuve la experiencia; él no la tuvo. Y no podía encontrar, ni con todas sus imágenes técnicas, nada malo en mí. Pero podía ver en mi cara que yo me encontraba con un gran, gran dolor. Así que tuve estas experiencias. No todas resultan de esa manera. No voy a pararlas.

Pregunta: Inaudible.

Respuesta de Neville: Es una sensación peculiar. Bueno, inténtalo esta noche, y lo sabrás mucho mejor.

Pregunta: Yo lo he intentado, y no he tenido mucho éxito.

Respuesta de Neville: Bueno, te diré lo siguiente. No te vayas muy lejos. Siéntate en una silla, e imagínate a ti mismo en otra silla, y no rompas ese hechizo, hasta que la otra silla pareciera ser naturalmente donde estaba tu cuerpo cuando comenzaste. Hazlo natural. Siente a un objeto… si es al lado de una biblioteca, como si tomaras un libro del estante, y siéntelo natural. Y luego sorpréndete cuando realmente no estás realmente aquí, sino que estas allí. Viene en una peculiar sensación, y en una sorpresa que realmente estas allí. Es un desapego. Todo esto no parece tener sentido, pero para mí, es el único sentido.

Pregunta: ¿Puedo yo, en este estado, mover a un objeto?

Respuesta de Neville: Eso ha sido hecho.

Pregunta: Como has dicho, si yo estuviese sentado allí, yo podría levantar a este libro y, digamos, apoyarlo en el otro…

Respuesta de Neville: Mí querida, se ha hecho esto, no solo una vez, sino una, y otra vez. Contamos una historia, la otra noche, y cuántas personas hasta donde yo sé, creen que es irrelevante, pero no hay… no puedes racionalizarlo. Cómo puede un hombre, en su excitación, luego de haber tenido la más maravillosa experiencia, compartir esa experiencia con un querido amigo en la Costa Este, en la forma de una carta; y luego más tarde en la noche de, digamos, el Jueves, él deja la carta en el correo; esta es sellada por la oficina de correos, en ese momento es de noche; es en Los Ángeles. Si tomas la diferencia horaria entre aquí, y a donde fue enviada, esa oficina ya había cerrado. Cuando él la envió, esa oficina estaba cerrada. No fue abierta por nadie, no fue enviada de ninguna manera extraña, solo Correo Aéreo, no fue Entrega Especial. Cuando el gerente de esa oficina llegó al día siguiente, aquella carta estaba en su escritorio y aun así, el correo del día todavía no había sido entregado. Así que ella fue al cable y llamó: ¿Cómo podría haber sido esto? Hay tantas cosas extrañas en este mundo.

Pregunta: Neville, si llego a tener éxito en tomar este pequeño viaje del alma, ¿Sería posible que lo estás haciendo morir, para darte cuenta que nunca has estado en el cuerpo?

Respuesta de Neville: Bueno, mi esposa me ha visto caminar por el piso tan seguido, y el cuerpo estaba en la cama, que a ella ya no le perturba más. Ella ha visto tantas veces lo que debería estar en la cama, caminando por ahí, y mira, y ahí esta él. Ella dice: “Tengo a dos maridos – hay uno caminando allí, y hay otro en la cama”. Pero, al principio le perturbaba, pero ya no le perturba, de tantas veces que lo ha visto. Una mañana, teníamos a este pequeño perro, un pequeño cocker negro, lo llamamos Henry. Bueno, Henry siempre dormía en la cama de mi esposa, o en la cama de mi hija. Él nunca se acercaba a mí porque yo lo echaba. Y no quería ser molestado por este perro. Pero ella nunca lo llamaría una molestia, y si alguna vez yo lo regañaba a él, ella me regañaba a mí, porque si alguna vez era parte de una discusión, Henry tenía el favor. Entonces, en esta noche, en las horas de hacer pipí de la madrugada, yo me desperté, y miré al costado, y vi que la cama (de mi esposa) estaba temblando completamente, me dije a mi mismo: “Ese molesto perro… está perturbando el descanso de Bill”. Miré para abajo, y ahí en el suelo, estaba Henry, no estaba en la cama para nada, está mirando a la cama petrificado de miedo. Así que miré a la cama otra vez, y aquí estaba mi esposa fuera de su cuerpo, digamos, a medio metro fuera del cuerpo, y yendo hacia este lado, de pies a cabeza, pero yendo a seis pulgadas más lejos… (Aquí se acaba la cinta).



Nota de la traductora: Encontré un artículo del diario Herald Post, de El Paso, de 1949, donde aparece este descubrimiento del Profesor Feynman, a continuación relato la traducción del artículo.


Título: “ELECTRONES CHIFLADOS SE ENCUENTRAN A SI MISMOS VOLVIENDO DE UN LUGAR EN EL QUE NO HAN ESTADO”

“NUEVA YORK. 29 de Septiembre – “El tiempo corre hacia atrás para los electrones que son chocados fuertemente en las colisiones atómicas. Para estos electrones de camino-erróneo y que vuelven atrás, todo está al revés. Ellos comienzan desde donde no han estado, y se aceleran hacia el lugar donde estaban hace un instante atrás”, reporta el profesor R. P. Feynman, de la Universidad de Cornell, al diario científico llamado: “Reseña Física”. Aún su carga está al revés, siendo positiva, en vez de negativa.

Usualmente, los físicos los llaman positrones; estos electrones de camino-erróneo han sido, por mucho tiempo, un problema paradójico para los teóricos. Nadie los quería la primera vez que aparecieron en la descripción matemática del electrón, que encajaba con la teoría de la relatividad. Al principio, eran un bochorno para los físicos, porque nunca nadie había visto a tal partícula. Más adelante, cuando se encontraron imágenes de positrones en los estudios de los rayos cósmicos, los escépticos tuvieron que tomarse la teoría en serio.

Usualmente cuando un electrón que se acelera, golpea a algo, es desviado hacia una nueva dirección, y continúa en su camino. Sin embargo, si el electrón golpea muy fuerte, de acuerdo al Profesor Feynman, el sentido del tiempo de la partícula es revertido, y se mueve hacia atrás en el tiempo. Es un positrón.

Estas que “vuelve hacia atrás”, han sido vistas frecuentemente en el laboratorio, particularmente en los estudios de rayos cósmicos. Frecuentemente estas vías de dos partículas, vienen del mismo punto en la imagen, una partícula con una carga negativa, y otra con una carga positiva. De acuerdo a la descripción convencional, una pareja electrón-positrón, se dice que ha sido creada en el punto desde donde las partículas emergen.

La nueva descripción del electrón de camino-erróneo, explica este proceso, al decir que un positrón, un electrón de camino-erróneo que va hacia atrás en el tiempo, ha sido empujado y girado hacia la correcta dirección del tiempo, convirtiéndose en un electrón normal. No se produjo una pareja, era una (partícula) “que vuelve hacia atrás”.

La Predestinación toma un giro en reversa en la nueva teoría. Es muy posible para un electrón, encontrarse a sí mismo, volviendo de un lugar, al cual todavía no ha ido. Para remarcar a esta perspectiva, el Profesor Feynman dice:

“Esta perspectiva es muy diferente del convencional método Hamiltoniano, el cual considera que el futuro se desenvuelve continuamente desde el pasado. Aquí imaginamos al curso de la historia ya completamente desplegado, y nosotros solamente nos hacemos conscientes de porciones de ésta, que se van incrementando sucesivamente.”

Él también agrega que: “El orden del tiempo de los eventos durante una colisión, es irrelevante.”



 
Traducido por Laura Arrojo
La conferencia original en inglés es ABOUT THE LAW (Neville Goddard – 02-19-1965
)



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>




 

viernes, 3 de febrero de 2017

MEDIANTE AGUA Y SANGRE (Neville - 1956)

Neville Goddard (1956)


MEDIANTE AGUA Y SANGRE 



Mi tema de esta mañana es sacado de la primera epístola de Juan. Ahora, estas veintiún cartas, o como bien las llamamos epístolas, no son realmente dirigidas a individuos o grupos. Son misterios, como lo es la Biblia completa. Ya sea que la Biblia en el Viejo Testamento cuenta la historia en forma de historia, o ya sea que la cuentan en forma de parábola, o ya sea que la cuentan en forma de carta, son todas revelaciones de la mente de Dios expresadas en simbolismo.

Ahora, yo no estoy declarando que puedo darte una interpretación exhaustiva de cada una de las historias de la Biblia, porque son revelaciones de la mente del Infinito, ninguna interpretación singular podría ser jamás exhaustiva. En un nivel podría ser verdad, y luego tú te expandes en la conciencia y re-lees la carta y la vez diferente, y causa aún otra expansión más de la conciencia en nosotros, aún cuando la leamos otra vez por la tercera o cincuentava vez, veremos a la carta bajo una luz diferente. Así que en la interpretación de esta mañana trataré de mantenerla en un nivel que es de lo más práctico.

Se nos dijo en el quinto capítulo de la Primera de Juan: “Este es Jesucristo que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre.” (1ra. De Juan 5: 6) Así que estos son símbolos de nacimiento. Cada nacimiento natural en el mundo es acompañado por el fluido de agua y sangre. Está tratando de contarle al individuo sobre un cierto misterio de nacimiento, pero él usa la palabra Jesucristo y ese es el símbolo de un verdadero nacimiento misterioso, algo que sale de la nada. Ese es el misterio. De la muerte sale la vida. El hombre no puede concebirlo. ¿Cómo algo vivo puede salir de aquello que está muerto? ¿Cómo algo puede salir de la nada? El hombre lo acepta en el mundo mineral porque él ve que si va para atrás en el tiempo lo suficiente, puede empujar al misterio en algún pasado remoto, él puede aceptar el hecho de que en algún momento, de alguna manera no conocida por la ciencia moderna, salió de una sustancia inorgánica un organismo.

Él le pondrá algún pequeño nombre, una ameba (organismo unicelular) y eso satisface a su mente, pero ahí se detiene, él aún no admitirá que afirmó que había una sustancia inorgánica, o nada, o algo que estaba muerto, de la cual salió vida, de la cual salió algo. Él no quiere luchar con ese problema así que lo deja, salta por arriba de las hojas de la historia y va hacia algo un poco más complejo. Luego él enseña la evolución desde ese estado. Pero cuando él va para atrás lo suficiente, no encuentra respuesta para la aparición de la vida fuera de la nada, o muerte.

Así que aquí está el misterio. Viene mediante el agua y la sangre, no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Este es el gran misterio de la encarnación, la muerte y la resurrección. ¿Qué encarnación? ¿Qué muerte y qué resurrección? La mente instantáneamente piensa en términos de hace dos mil años atrás, y pensamos que ese fue el gran misterio, pero antes de que entremos en el misterio, déjenme que cite el último verso de este maravilloso quinto capítulo: “Pequeños hijos absténganse de los ídolos.” (1ra. De Juan 5: 21) No importa cuánto y cómo las autoridades justifiquen y te digan que esta o esa es la imagen de tu Salvador revelada en las mentes de un Santo o un gran artista, se te advierte en este capítulo que te abstengas y te mantengas a ti mismo libre, completamente libre de ídolos, en armonía con el Segundo Mandamiento, “no te harás imagen, ni ninguna semejanza del Señor tu Dios” (aprox. Éxodo 20: 4) No importa cómo esté justificado por las autoridades o la sociedad ortodoxa, se te pide que por favor no hagas de nada externo a tu propia mente y te arrodilles ante eso como si fuera el poder creativo, porque aquí él está tratando de revelar el verdadero poder creativo, que es el hombre. Duerme en el hombre como su mente pasiva. Cuando desenvuelves el misterio, éste despierta de su estado pasivo a su estado activo, y el nacimiento de la mente activa es verdaderamente la resurrección de Cristo en el hombre. Es Cristo en el hombre lo que es la esperanza de la gloria.

Ahora, aquí hay otro versículo, él te da una prueba. Te dice que pidas lo que sea en este mundo en Mi Nombre, que el Padre te lo dará. Él no te restringió a un solo deseo; pide la cosa que sea que deseas en mi nombre, y el Padre te la dará. Si lo tomas literalmente, como he escuchado a miles y miles de oraciones en mi propio hogar, criado en una atmósfera cristiana, decimos las gracias en las comidas y mi madre lo decía invariablemente terminando con las palabras: “En el nombre de Jesús, Amen”, pero nada sucedía. Nosotros comíamos la comida y disfrutábamos la comida; y siempre hacíamos oraciones, pedidos verbales largos a Dios por alguna cosa, siempre terminando: “en el nombre de Jesús, amen”, pensando que si decía que era en el nombre de Jesús, quizás tentaría a mi Padre que me lo dé, porque, ¿acaso él no dijo: “Lo que sea que desees, pídelo en mi nombre, y el Padre te lo dará”? Bueno, pídelo por toda la eternidad en ese nombre y nada sucederá, por lo tanto él no entendió el misterio, así que ¿cuál es el misterio? Este es Jesucristo que no vino mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre.

Tenemos que ponerlo de la manera más práctica en el mundo, algo que sale de la nada, la vida que sale de la muerte. Concibe algo que tú deseas. Tan solo piensa en eso. Sólo el pensar en algo, eso ya es una concepción que no tuvo ayuda de otro. ¿Acaso eso no es una “inmaculada concepción”? No has estado con nadie en la formulación de tu deseo. Ahora tienes la intención de realizarlo. Está claro en el ojo de tu mente, es una santa concepción, es una concepción virgen. ¿Puedes traer a la existencia algo que aparentemente no existe, que es inexistente, que no tiene existencia en hechos, y personificarlo? ¿Puedes encarnarlo? Porque este es el misterio de la encarnación que viene mediante agua y sangre. Este es un nacimiento que puede suceder si estoy dispuesto a darle paternidad humana. Yo debo darle paternidad humana, no puede nacer por sí solo, porque a menos que yo mismo me convierta en él, no puede nacer; así que deseo ser otra cosa de lo que soy ahora.

Ahora, ¿Qué es el agua? El agua es el gran misterio, la gran verdad psicológica que yo debo descubrir, que será lo que me permitirá, si la acepto, vivir una vida de acuerdo a esa verdad y darle expresión a mi deseo. Porque el agua es la verdad, y la sangre es la aplicación de esa verdad.

Yo podría saber todo lo que en este mundo se conoce sobre el misterio, pero nunca vivir mediante ello; y aún continuar viviendo como siempre he vivido, pasivamente, aceptando la evidencia de mis sentidos como hecho. Aceptando los dictámenes de la razón como mi guía; podría escuchar una conversación, o podría leerlo en un libro, escucharlo en un lugar como este en algún domingo por la mañana, que si tú deseas algo intensamente y verdaderamente lo deseas, y tienes una clara imagen mental de lo que te gustaría ser o lo que te gustaría lograr, o lo que te gustaría que algún amigo logre, tú sabes exactamente qué quieres en este mundo. Esto es el agua mediante la cual puede nacer, pero no puede nacer solamente mediante agua, debe nacer de agua y sangre, así que te daré el agua: Cuando sabes lo que deseas, tú haces la más vivida y realista representación de lo que verías, de lo que escucharías y de lo que harías si estuvieses físicamente presente moviéndote dentro de esa situación.

Para tomar un ejemplo, supongamos que yo deseo cierto departamento, o cierta casa, o cierto negocio. Tomemos a uno, así no nos confundiremos. Tomaremos un departamento. Pero la razón me dice que no puedo pagarlo. La razón me dice que no tengo suficientes muebles para un departamento tan grande, la razón me dice miles de cosas que lo negarían, diciéndome que jamás podría realizarlo, pero aún así me gustaría tenerlo. Ahora, esto es lo que te daría en forma de agua, porque algo debe salir de la nada, y la vida de la muerte. Para encarnar aquel estado, yo lo hago real. Tú lo jalas, lo extraes, de lo que parecería ser un estado que es inexistente; por lo tanto, algo que sale de la nada. Para hacerlo real, y para encarnarlo, y tomar vida para el estado, y que el estado tome vida para ti, tú estás extrayendo vida de la muerte.

Ahora, esto es lo que haces. Hay una muerte involucrada, pero no es el tipo de muerte que los hombres llaman muerte. Hay una muerte, hay un cambio radical de tu estado mental. Tú completamente abandonas la creencia de que no estás viviendo en ese lugar; eso es irracional, pero es lo que se te pide que hagas; que completamente niegues la evidencia de tus sentidos, y que audazmente asumas que ya estás en ese estado que ocupas. Allí moras, en un estado que tu razonamiento niega. Tú moras en una asunción que tus sentidos niegan. Eso es solo el agua. Si lo haces, estás aplicando la sangre. Si se te dice que lo hagas, se te ha dado la verdad, porque funcionará. Si a esa agua le pudieras agregar la sangre, traerá al estado invisible hacia el mundo visible, y lo que aparentemente es inexistente, se cristalizará y materializará en hechos. Pero si tú solo lo sabes, como muchos de nosotros lo sabemos, y piensas que el mero conocimiento es suficiente, vendremos aquí el domingo por la mañana y disfrutaremos en gran manera esta maravillosa hora, la música, el mensaje, la meditación, el sentimiento de compañerismo que encuentras aquí, y toda la cosa será una excitación por una hora, pero tal conocimiento no podrá hacer que Jesucristo nazca. En este estado, Cristo Jesús, ahora, lo analizaré para ustedes, en un plano más bajo, la palabra Jesús significa salvación; la palabra Jesús, la cual es Yeshúa, significa salvar. Si yo deseo algo y no lo he realizado, entonces simplemente continúo una vida de frustración. Si realizo mi objetivo, yo he sido salvado de la frustración. Toma a una situación más simple. Supone que yo quiero un conjunto de ropa porque estoy en necesidad de cierta vestimenta. Si no materializo al conjunto de ropa, no he sido salvado de mi desnudez. Si materializo el conjunto de ropa, he sido salvado. Porque este es un Salvador que todo lo incluye, no es solamente a un hombre.

Si yo quisiera agua, literalmente agua, una conferencia no satisfaría mi sed. Si yo quisiera comida, literalmente comida, la revelación más maravillosa no satisfaría realmente mi hambre, así que Jesús incluye a todo, es decir, todo lo que tú deseas. Él es todo, porque si tu encarnas a ese deseo, tu encarnas a tu Jesús. Ahora, para encarnar a Jesús; él no puede ser encarnado solamente por el conocimiento de lo qué hacer. Él puede ser encarnado solamente mediante la aplicación de ese conocimiento. Así que el conocimiento del qué hacer, es llamado agua; el agua de la Verdad; pero el uso de eso amorosamente es llamado el flujo de la sangre.

Aquí encontramos a los símbolos que siempre acompañan al nacimiento, aquello que es presentado en este misterio. Se te ha dicho que el límite está dentro tuyo. Tú creas al límite. No existe límite. Lo que sea que desees, pídelo en Mi nombre, porque: “Nombre”, simplemente significa “naturaleza”. Si yo quisiera estar en una casa, y sentir que soy el ocupante de esa casa, existe un cierto sentimiento, una cierta naturaleza que va con eso. Yo debo apropiarme de eso como si fuera verdad. Aquí estoy siendo llamado para traer algo a la vida, extrayéndolo de un estado que está muerto, porque si te dijera lo que he hecho, tú cuestionarías mi sanidad (mental), y creerías que estoy tratando de darle expresión a algo que está siendo extraído de la nada, porque tú no puedes verlo, tú no me ves en la casa, no me ves realmente ocupando y disfrutando la vida que tú sabes que yo deseo disfrutar, así que si yo persisto en esa asunción, para ti, si conocieras mi persistencia, tú creerías que me estoy encaminando hacia algún tipo de locura, pero si mañana la casa se convierte en un hecho materializado y yo soy el ocupante, entonces lo observarás pasivamente, tú todavía tratarás de justificarlo al rastrear su apariencia hacia atrás a una causa visible. Verás que de alguna manera, desconocida para ti, mis recursos fueron elevados, que de alguna manera me hice más elegible para esa casa, y rastrearás su origen hacia atrás, hacia algún cambio en mi fortuna, rastrearás su origen hacia algún cambio en mi mundo, pero no rastrearás su origen hacia la asunción invisible en la cual yo estoy morando.

Entonces, como el místico nos dice en el capítulo 11 de sus cartas a los Hebreos: “Lo que se ve no fue hecho de cosas visibles.” El hombre se rehúsa a aceptarlo, así que toma a todo en su mundo y trata de rastrear su origen hacia alguna causa visible, aún con la ayuda del microscopio. Él toma al microscopio y observará a través de él para demostrar para su propia satisfacción, que hay una causa visible y tangible; o va hacia el espacio con su telescopio. Él debe encontrar en el mundo externo, las causas para los cambios en el mundo externo. No puede creer que el mundo entero se mantiene unido desde adentro, y que estamos solo en la superficie mirándolo desde afuera y tratando de analizarlo y de entenderlo desde afuera, y todo lo que aparenta estar afuera, aunque aparenta estar allí, no lo está. Está todo dentro, todo dentro de la mente del hombre, y ese es el misterio.

Así que no hagan a un ídolo, no importa quién haga al ídolo, no importa que un hombre santo te diga que es una cosa maravillosa que te bendecirá, no hay bendiciones en estados exteriores. No te arrodilles ante nada en el exterior. Nos hemos preguntado por qué, a través de los siglos, cierta clase de gente no se han convertido en grandes escultores, grandes artistas al pintar grandes maestros religiosos. Quizás se estaban tomando al segundo mandamiento muy, muy en serio. No graven imágenes, ni siquiera una, ante Mi. Si me quieres adorar, adórame en espíritu y en verdad, pero no en nada a lo que te puedas dirigir en el exterior y ante lo que te arrodilles, ya sea en una iglesia, en una sinagoga, o ante alguna estatua que cuelga en tu pared, ÉL no está allí, Él es tu mente; Él está alojado dentro tuyo, allí está el Dios viviente, dentro del Templo, y el templo es el hombre. “Ustedes son el Templo del Dios Viviente.”

Cuando hablo del agua y de la sangre, no hablo de las cosas que puedes ver con los ojos, como el agua o como la sangre. Son tan solo funciones simbólicas de la mente y la función primero viene con el agua. Yo primero debo saber qué hacer antes de que pueda hacerlo. Así que el agua viene primero. Él toma al agua y la pone en una jarra de piedra, le da algún tipo de forma, y desde esa jarra de piedra llena de agua, Él extrae, no el agua; Él la convierte, Él extrae vino.

Aquí está el primer milagro. Yo sé que hacer. Yo tomo a este pequeño mundo mío, que es piedra, y luego extraigo de él algo que no es visible, algo no tan duro como eso. Lo llamo agua. Veo algo trayendo todo esto a la existencia. Yo sé cómo es traído a la existencia. Un hombre viviendo en la opulencia no debe ser juzgado duramente porque él lo tiene y tú no lo tienes. Él está viviendo en un estado de conciencia que se solidifica en la forma que tú ves ahora, y la llamas opulencia; otro en un estado de salud, otro que es reconocido, otro que es talentoso, otro que está contribuyendo en gran manera al mundo. No los juzgues. Estos son estados hechos visibles. Trata de descubrir si puedes entrar en algún estado similar. Él no está ocupando el único estado en el mundo. Existen infinitos estados, y si tratas aunque sea de duplicar aquel estado, puede ser duplicado, o puedes acercarte a él, o puedes transcenderlo. Descubre desde adentro de tu propio ojo mental lo que quieres. No le tengas envidia a él. Déjalo en paz, porque él está aplicando la ley: Él tiene derecho a todo en este mundo, que él pueda concebir y desear, y en lo que él pueda ponerse dentro y vivirlo, porque el hombre está viviendo en un mundo infinito de infinitos estados, y un individuo sabiamente o tontamente ocupa un estado. Mientras que él permanezca fiel a ese estado, el estado se externalizará y se convertirá en las circunstancias y las condiciones de su vida. En el momento en que él se desprenda a sí mismo de la conciencia de ese estado, las cosas que el antes disfrutaba, se desvanecerán de su mundo.

Ahora, si todo en mi mundo depende de un estado de conciencia, sería el extremo de la locura buscar una cosa antes de realmente fijar dentro mío, el estado del cual depende esa cosa, porque aquello que requiere un estado de conciencia para producir su efecto, no puede ser efectuado sin tal estado de conciencia, así que cuando sé lo que quiero, para sostener eso, existe un estado de conciencia invisible.

El mundo llama a ese estado invisible: “La nada no-existente”. No pueden ni llamarlo “una cosa”, porque para ellos, no tiene existencia, no tiene realidad. Ese es el misterio, un hijo auto-concebido, sin la ayuda de otro, y siendo llevado fielmente en el vientre de Dios, el cual es la mente del hombre; fue puesto allí sin la ayuda de otro, mediante el deseo del hombre. Esa fue la inmaculada concepción, esa es la concepción de la virgen.

Ahora, al nacimiento de la virgen. ¿Puedo traerlo de su estado invisible y realmente hacerlo un hecho tangible dentro de mi mundo? ¡Inténtalo! Cuando lo pruebas con una cosa, y tienes éxito, lo intentarás con dos, y con cuatro, y con ocho, y así sucesivamente, y eventualmente el gigante dormido en el hombre, el cual es el hijo de Dios en el hombre llamado Cristo, despertará. Él despertará al moverse de un estado pasivo, a un estado activo. El estado pasivo es simplemente la completa y absoluta rendición del hombre a las apariencias; es vivir creyendo que la vida está afuera, y él se mueve desde ese estado donde él se rinde, y cree que todas estas cosas son causadas por el estado activo, en donde él pone todo bajo sometimiento de ese algo dentro suyo, lo cual es su imaginación despierta. Él se imagina que una cosa es así, se persuade a sí mismo que es así, y camina siendo fiel a su asunción.

Luego sabrás porqué en el capítulo 14 de las cartas a los Romanos, él nos dice que cada hombre debe ser completamente persuadido en su propia mente, no la persuadas a ella, déjala en paz, tú te persuades a ti mismo de los cambios que tú deseas expresar en ella. Si deseas un cambio en tus relaciones, en tu hogar, o en los negocios, tú no discutes, no los persuades a ellos, permite que cada hombre sea completamente persuadido en su propia mente; entonces ¿puedo persuadirme a mí mismo, de que tú eres como yo deseo verte? Entonces, al grado en que pueda persuadirme a mí mismo, tú te moldearás en el mundo exterior conforme a esa persuasión. Si espero ver cambios allí, antes de que yo mismo comience el cambio en mi interior, las chances son que yo esperaré en vano. Tú mismo podrías desear ciertos cambios y yo podría verlos cambiar en mi mundo, pero no fueron causados porque yo no me moví a un estado activo. Yo todavía sigo siendo reflectante, y la mayoría de nosotros en este mundo estamos reflejando a la vida, y el propósito de una iglesia de esta naturaleza es hacernos no reflejar, sino afectar a la vida. Si yo la afecto, entonces Cristo despierta en mí.

Si yo la reflejo solamente, entonces estoy durmiendo con Adán, y el objetivo es moverse del dormir de Adán, hacia el despertar del hijo de Dios, llamado Cristo. Adán también es llamado el hijo de Dios, pero en el estado de un profundo sueño, pero él se mueve desde ese estado de sueño, o el estado mental pasivo, hacia el estado activo, y luego es llamado Cristo Jesús. Pero tal, no puede nacer solamente por el conocimiento de lo que hay que hacer. Solo puede nacer si tal conocimiento es aplicado.

Si tomo aunque sea un poquito de esto, aún si nunca más viniera aquí, y tomara lo que he aprendido esta mañana, ese poquito de conocimiento, si lo aplico, será mucho más fructífero que mucho conocimiento que he acumulado domingo tras domingo, el cual no es aplicado, así que si tienes a toda el agua del mundo, y por agua me refiero a las verdades espirituales, y nunca las haz aplicado, entonces no estarás más cerca de probarlo de lo que estás ahora; pero si tomas un poquito, una gota de esta agua, y sales al menos para refutarlo, pero para poder refutarlo, debes seriamente y sinceramente probarlo. Si lo intentas, no lo podrás refutar, serás alentado a tomar más agua y aún más, y traerás este nacimiento de tu Salvador; y tú decidirás qué es lo que te salvará hoy de tu situación actual. Podría ser un trabajo. Podría ser un incremento de fondos, podría ser compañía. Podría ser algo, no sé, pero lo que sea que desees hoy en este día, y que si no lo obtienes te sentirás desbaratado, te sentirás frustrado, entonces te salvaría si lo obtuvieras. Ahora toma a eso, como a tu Salvador. Míralo en el ojo de tu mente y obsérvalo claramente. Puede sonar como un sacrilegio para la mente ortodoxa, decirte que cuando lo veas claro en el ojo de tu mente al estado deseado, ya sea para ti o para otro, estás realmente mirando al rostro de Jesús, porque estás viendo el estado que te salvaría de donde ahora estás, o de lo que ahora eres.

Así que lo intentas, y la mente se expandirá. Te encontrarás a ti mismo, no sólo engrandeciéndote en este mundo, en el mundo externo, sino que también encontrarás revelaciones místicas tomando lugar dentro tuyo, lo cual es el propósito de esta enseñanza. No es solo para traer a la existencia cambios que son deseables en el mundo externo; también es para traer a la existencia cambios en el interior, que ascienden al hombre hacia niveles más altos de conciencia, porque el propósito de toda la apariencia del hombre, es despertar del descenso de lo más bajo de la escala, hacia lo más alto; él está ascendiendo hacia lo más alto, porque se nos dijo en la visión de Jacob, arriba de todo estaba parado Dios, en la escalera (escala), estaban parados estos seres celestiales, ascendiendo y descendiendo, pero arriba de todo estaba parado Dios, así que el destino verdadero del hombre, es alcanzar la altura para que pueda despertar como Dios.

El misterio es que Dios se convirtió en el hombre para que el hombre pueda convertirse en Dios. Él descendió como el hombre. Toma al mismo versículo y dale una interpretación más elevada. Así que Dios muere aquí, así es, para convertirse en el hombre. La muerte de Dios, es el completo olvido del hecho de que Él es Dios. Tuvo que olvidarse completamente de que Él es Dios, y por lo tanto murió para despertar como el hombre. Si él recordara que es Dios, tan solo no podría ser el hombre, pero hay una completa y absoluta muerte, lo cual es un completo olvido de que yo soy Dios, para convertirse en el hombre.

El poeta lo escribió bellamente y dijo, Dios se convirtió en el hombre para que el hombre pueda convertirse en Dios. Luego continúa preguntándole al hombre, “podrías tú amar a uno que nunca ha muerto por ti, o podrías tu morir por uno que no haya muerto por ti”, y entonces pone a esto en el más maravilloso y poético misterio en el libro Jerusalén, de Blake; él lo revela para la mente que lo puede ver, para ti, que porque eres visible, crees y debes hacer lo que el hombre pasivamente debe hacer: Rastrear su origen hacia el germen. Mientras que te hayas originado desde un germen, no eres más que un germen gigante. Si originas de otra cosa, serás solamente algo engrandecido de esa misma cosa. Porque todos los finales son fieles a sus orígenes.

Si puedo llevarte hacia atrás, hacia donde no puedas verlo, y te llevo hacia el gran misterio, para que veas que realmente eres el unigénito de Dios, si tu origen es Dios, tu final es Dios. Si tu origen es un insecto, entonces tu final es un insecto, así que tienes la opción de elegir, a la mente pasiva, la cual en realidad es la mente científica, que todavía insiste en encontrar causas externas a sí misma. No puede encontrar causas dentro suyo en ese estado pasivo.

Les digo que el gran misterio es que tú has salido de una aparente muerte. Es una muerte. Dios murió para convertirse en el hombre, porque Él deseaba el compañerismo de los hombres como Dioses, como el poeta nos dijo: “El hombre no debería permanecer como hombre. Su objetivo debería ser más alto. Porque Dios solo aceptará a Dioses como compañía.” Así que ustedes no pueden, en su estado actual de mente pasiva, ser compañeros de su Padre, quien anhela y desea a que cada hijo suyo, cada niño, despierte para convertirse en compañeros de la Deidad.

Así que háganlo. Él tuvo que morir a ser Dios, y convertirse en Su creación, con la esperanza de que la creación se despertará, y se convertirá en su compañero. Pero verás, él nos dio semejante regalo. Él me liberó completamente de la responsabilidad de volver. Yo no estoy obligado a despertar. Soy tan libre como el viento. Él me dio completa libertad de elección. Puedo lastimarme a mí mismo, arruinarme a mí mismo, a causa del regalo de Dios para mí, para hacerme vivir. Él no puede interferir y causar mi despertar. Él podrá acudir a hijos que han despertado, y ellos podrían acudir a sus hermanos dormidos, pero ellos tampoco, por la misma ley, pueden interferir con la voluntad de sus hermanos dormidos. No importa quién despierta, no pueden interferir para despertarme a mí. Ellos solo pueden acudir y tratar, de alguna manera sutil, sugerir, pero el regalo fue absoluto. Dios se dio a Si mismo para convertirse en mí, y encontrándome a mí mismo siendo un hombre, creo que mi origen fue el hombre, así que mi destino, no importa en qué tan grandioso hombre me convierta, no importa en qué tan sabio hombre me convierta, aún así todavía seré un hombre. Pero si mi origen es Dios, mi destino es Dios, y yo despertaré algún día para descubrir este maravilloso misterio que se desenvuelve dentro de mí.

Y ahora, se ha terminado mi tiempo.



Traducido por Laura Arrojo
La conferencia original en inglés es BY WATER AND BY BLOOD (Neville Goddard – 1956)




VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>