~ "La imaginación crea la realidad." (Neville Goddard) ~


sábado, 15 de septiembre de 2012

TUYO PARA QUE LO TOMES (Neville - 18 de septiembre de 1967)

Neville Goddard (18 de septiembre de 1967)


TUYO PARA QUE LO TOMES



Sólo hay una causa para los fenómenos de la vida. Esa causa es Dios. Alojado en ti, Dios es una persona en el sentido más literal de la palabra. Créeme, pues yo sé esto por experiencia. Dios, el único creador, es pura imaginación obrando en la profundidad de tu alma. Dios comenzó una buena obra en ti y Él la llevará a término el día que el poder creativo de Dios se desvele en ti. El poder creativo y la sabiduría de Dios se define en las Escrituras como Cristo. Cuando Cristo se desvele en ti, sabrás que tú eres el poder de Dios y la sabiduría de Dios.

Dios, tu propia maravillosa imaginación humana, subyace en todas tus facultades, incluyendo la percepción, y fluye a tu mente superficial menos disfrazada en forma de fantasía productiva creativa. Cuando tú te preguntas qué puedes hacer para trascender tu actual limitación de vida, estás insistiendo en los medios. Dios no te pide que consideres los medios, sino que definas el fin. Hablándote por medio del deseo, Dios hace la pregunta: “¿Qué quieres tú de mí?” Entonces Él te dice que no te preocupes por las maneras y los medios, pues sus caminos son impenetrables. Son inescrutables e inalcanzables. Esta afirmación la encontrarás en el capítulo 11 del Libro de Romanos. Así que no estés preocupado por cómo Dios cumplirá el fin, sólo sabe que Él lo hará. ¿Puedes creer que tu deseo se ha cumplido? ¿Puedes creer que es verdad? Si puedes, es tuyo para que lo tomes, ya que nada es imposible para el que cree.

Ahora déjame compartirte tres historias que me llegaron durante el verano. La primera carta era de mi amigo Bennie. En ella él contaba que estaba tumbado boca abajo en su cama, con la cara hacia abajo, cuando sintió como si alguien le agarrara de los hombros; y mientras se estaba levantando escuchó las palabras: “¡Toma una posición!” Intuitivamente él sabía que tenía que tomar la decisión ahora en cuanto a si iba a creer que la imaginación crea la realidad o no creerlo.

Las Escrituras nos dicen, “El que no está conmigo, está contra mí”. No hay terreno neutral, pues “no he venido para traer paz, sino espada. Para poner al hombre contra su padre y a la hija contra su madre”. ¿Por qué? Porque los enemigos de un hombre están dentro de él. Todo el mundo debe finalmente tomar la posición de que la imaginación crea la realidad y nadar o hundirse con este concepto.

Ahora, unos días más tarde mientras estaba meditando, Bennie se sintió agarrado por la espalda por tres hombres. A medida que le levantaban, él vio salir el sol y escuchó las palabras: “¡Mira! ¡Observa!” y “¡Reconocimiento!”, y recordó un pasaje de mi libro 'Tu fe es tu fortuna': “El reconocimiento de esta verdad te transformará de alguien que trata de hacerlo así en alguien que reconoce que es así”.

Poco después de esto, un amigo le pidió a Ben que orara por él. Él quería ser el administrador de la propiedad de la compañía para la que trabajaba. A pesar de que había estado dejándolo pasar año tras año, Bennie le dijo qué hacer, e imaginó que oía al amigo decirle que el trabajo ahora era suyo. Unos meses más tarde el trabajo estuvo vacante y a su amigo se le dio el puesto junto con un aumento de sueldo y mayor responsabilidad, tal como él había imaginado. ¿Qué hizo Bennie? ¡Imaginó! ¿A quién le oró? ¡A su propia maravillosa imaginación humana! Dios, el creador de toda vida, es como pura imaginación en ti, subyaciendo en todas tus facultades – incluyendo la percepción. Él fluye en tu mente superficial menos disfrazado en forma de fantasía productiva. Bennie tomó una posición. Él oró por su amigo y creyó que su oración fue respondida. Él se puso a prueba, y las ventanas del cielo se abrieron y derramaron bendiciones para que todos las vieran. Ahora Bennie sabe que con Dios todas las cosas son posibles.

Dios es tu yo más poderoso. Vaciándose de sí mismo, Dios tomó la forma de un esclavo y ahora se encuentra a semejanza de hombre. Abdicando de su poder, la Pura Imaginación (Dios) tomó sobre sí mismo las limitaciones de la carne, convirtiéndose así en humano. Es Dios quien teje cada deseo tuyo en realidad cúbica, sirviéndote eficaz y rápidamente, independientemente de si tu deseo es para mal o para bien. El que evoca pensamientos en la mente de un Hitler o un Stalin es el mismo poder que el que evoca pensamientos en la mente de un Papa o del Arzobispo de Canterbury. No hay dos Dioses. ¡Sólo hay uno!

Los capítulos 14 y 53 del Libro de los Salmos son idénticos, cada uno nos dice: “El necio dice en su corazón que no hay Dios, pero el Señor mira desde los cielos sobre los hijos de los hombres para ver si hay alguno que actúe sabiamente y busque al Señor”. Aquí encontramos que a los ojos de Dios, la sabiduría es equiparada con la búsqueda del Señor. Y si Dios es omnisciente y todopoderoso, entonces cualquier otra búsqueda que no sea la del Señor es estúpida. Tú puedes ser el matemático o científico más grande, el hombre más inteligente y honrado entre los hombres, pero si tu búsqueda no es la de Dios, eres estúpido ante Sus ojos.

Llamado a buscar la causa de la creación, ¿qué estás haciendo perdiéndote en los fenómenos de la vida? Cuando algo suceda, examina tus pensamientos y descubrirás que tu propia maravillosa imaginación humana es la causa de tu experiencia, porque Dios es una persona. En el momento presente Él está usando una máscara llamada Neville, pero el que te está hablando ahora sabe que él mismo es el Anciano de los Días. Cada ser en el mundo es una máscara usada por Dios; pues alojado en el hombre, [Dios] es la imaginación del hombre.

Un pensamiento en acción es un acto imaginativo. Piensa (imagina) un terremoto horrible y Dios te lo dará. Imagina (piensa en) una guerra y Dios te proporcionará eso, también. Imagina la paz y la tendrás. Dios te dará salud si tú quieres pero primero has de imaginarte estando sano. Imagina el éxito y lo tendrás. En el momento que tú piensas, estás alimentando a tu imaginación, que es una persona. Utilizo la palabra persona deliberadamente, ya que tú eres una persona. Tú eres la máscara que Dios está usando ahora, pues Dios se convirtió en ti para que tú puedas convertirte en Dios.

Ahora déjame compartirte otra carta. El año pasado esta señora, que vive a unas sesenta millas al norte de San Francisco, fue poseída por el deseo de venir a Los Ángeles y asistir a mi conferencia. Dejando un aviso en su oficina, ella condujo su coche hasta el aeropuerto de San Francisco, donde tomó un avión hacia Los Ángeles. Allí se encontró con una amiga e inmediatamente vino a la conferencia. Después de la conferencia ella se unió a un grupo de cuatro mujeres y un hombre para tomar café, y dijo que tenía hambre, no habiendo almorzado ni cenado ese día. El señor que estaba sentado a su lado dijo entonces, “Me gustaría invitarte a un bistec”. Y cuando ella lo miró a la cara oyó una voz dentro suya decir, “Este es tu marido”.

Ahora, esta señora se ha casado y divorciado cuatro veces, así que tuvo deseos específicos de un marido que ella sintió que debía cumplirse. Quería estar felizmente casada con un hombre que viviera por esta verdad (que siguiera las enseñanzas de Neville). Ella quería que él la amara y la respetara así como a su hijo de diecisiete años. Habiendo imaginado un hombre así en Septiembre, ella asistió a mi conferencia en Octubre, y se casó con el señor que conoció aquí en Enero del año siguiente.

El señor añadió su historia a la carta, diciendo: “Habiendo jugado con la idea de estar casado, me fui a una casa de empeños el pasado septiembre y compré un anillo de oro liso que me puse en el dedo anular de la mano izquierda. Todos los días yo llevaba puesto el anillo y todas las noches me dormía con la sensación de estar felizmente casado. (Mi amigo creyó que él no podría alcanzar la sensación de estar casado sin una ayuda física, pero no necesitas nada fuera de tu imaginación para alcanzar el estado de ánimo.)

Habiendo sido un alcohólico, este señor imaginó que su esposa nunca aludiría a su pasado; pues aunque no había probado el alcohol durante nueve años, él había pagado el precio de su búsqueda de Dios. Como puedes ver, el alcohólico está buscando la verdad. Sediento, él encuentra un falso espíritu en la forma de alcohol, mientras que los que no lo prueban – y critican a los que lo hacen – ni siquiera han comenzado su búsqueda. Pero tengo noticias para ellos. Un día ellos, también, conocerán un hambre que no se satisface con pan. Conocerán una sed tan grande que cometerán el error de vestirla en la forma de una botella. Pero debido a que será una falsa sed, la sed permanecerá. Entonces descubrirán el verdadero hambre y la verdadera sed, que es por escuchar la palabra de Dios.

Ahora, en la tercera carta un señor escribe: “Después de haber pedido un préstamo al banco, cada mes, cuando enviaba mi pago yo reducía la cantidad total en mi libro de registros. Un día, mientras estaba escribiendo mi cheque y anotando su pago, cerré los ojos y vi dos ceros debajo de la columna de saldo adeudado. Luego di un suspiro de alivio porque el crédito estaba pagado. Durante los siguientes tres meses persistí en ver esos dos ceros y alegrarme por estar libre de deudas. Entonces llegó una sorpresa inesperada. Nuestra compañía nos pagó a todos una prima de medio año que era tan grande que fui capaz de pagar todas mis facturas, incluyendo el préstamo bancario, y depositar el resto en el banco.”

Ahora pienso que este señor y yo debemos de ser dos guisantes de la misma vaina, porque el dinero parece quemarse en su bolsillo también. En vez de mantener el dinero en el banco como la mente racional haría, mi amigo empezó a pensar en cómo gastarlo, así que por supuesto encontró una manera. ¡Compró una grabadora para traerla y grabar mi mensaje!

¿A quién se volvió mi amigo cuando quiso que el préstamo bancario estuviese pagado? ¡Él se volvió a Dios! No se puso de rodillas y le pidió a algún Dios afuera [de él mismo] que lo hiciera por él. Él no fue a la iglesia y consultó a un sacerdote, rabino o ministro. No contactó con uno de esos llamados maestros de la verdad, sino que simplemente cerró los ojos a lo que era evidente y vio dos ceros en la columna de saldo adeudado. Entonces, por primera vez en la historia de su compañía se pagó [a los trabajadores] una prima de medio año. Esto le sucedió debido a su uso de la ley, y a su conocimiento de quién es Dios.

No todo el que busca a Dios le encuentra, pero hay quienes – como Felipe – que cuando le encuentran, traen a su hermano Natanael. Andrés encontró a Jesús y trajo a Pedro. Tú, también, encontrarás a Jesús cuando ejercites tu imaginación, y traerás a los que tú amas a su conciencia. Si te llegara una gran riqueza, ¿tu mujer (o marido), tus hijos, así como los de tu círculo no se beneficiarían de tu buena fortuna? ¿Y si les llegara a ellos, no te llegaría a ti? Así que nos beneficiamos mutuamente cuando descubrimos a Dios y le ponemos a prueba.

Apocalipsis nos dice que seamos o bien fríos o calientes, pero nunca tibios. Si tú no me crees hasta el punto de poner a prueba la ley, eres tibio. Pero un día, como Ben, tomarás una posición. O estarás conmigo o contra mí. Tratarás de creer que la imaginación crea la realidad, o lo rechazarás. Serás caliente o frío al respecto, y eso es mejor que ser tibio. He descubierto que los que me odiaban al principio cuando les arrebaté sus ídolos, el icono en su mente llamado Jesús, se han convertido en mis mejores alumnos. Así que muchas personas proclaman que creen en Jesús, pero no pueden definirle. Incapaces de ubicarle en el tiempo y en el espacio, desconfían cuando digo: Cristo en ti es tu esperanza de gloria. Llenos de insultos, son fríos. Algunos han sido incluso violentos. Pero un día ellos encontrarán a aquel de quien Moisés y los profetas escribieron, darán la vuelta, y serán abrazados por el Señor.

Empecé contando esta historia en la década de 1930 y aquí estamos en la de 1960. Durante estos treinta y tantos años me he encontrado con aquellos que realmente se me oponían – aquellos que fueron tan conmovidos y perturbados que estaban decididos a refutar mis palabras. Pero como no podían hacerlo, ellos también han encontrado que Dios es su propia maravillosa imaginación humana. La Biblia está dirigida sólo a la imaginación humana. En la famosa carta de Blake al Rev. Dr. Trusler él hace el siguiente comentario: “¿Por qué la Biblia es más entretenida e instructiva que cualquier otro libro? ¿No será porque se dirige a la imaginación, que es sensación espiritual, y sólo inmediatamente al entendimiento o a la razón?

La Biblia es una enseñanza imaginativa. Cuando se despliega en ti es más real que cualquier cosa aquí, sin embargo es toda imaginada, pues Dios es todo imaginación y también lo es el hombre. El cuerpo eterno del hombre es la imaginación, y eso es Dios Mismo. No hay nada más que este único cuerpo llamado Jesús, que es el Señor Dios Jehová.

Yo te digo, Dios se hizo como nosotros somos de modo que nosotros podamos llegar a ser como Él es. Nadie tomó la vida de Dios. Él mismo la dejó diciendo: “Tengo el poder para ponerla y el poder para volverla a quitar”. La caída en el espacio fragmentado fue deliberada. Y el que cayó tiene el poder para reunirnos a todos, uno por uno, en ese único cuerpo que es todo amor. Su cuerpo está por encima de la organización de sexos. En él no hay griego, ni judío, ni cautivo, ni libre, ni hombre, ni mujer. Cuando tú lo llevas puesto entiendes la declaración de Pablo: “Considero que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que me ha sido revelada”. En ese cuerpo tú sabes que tú mismo eres el Hombre real, y que este cuerpo carnal no es nada. Te das cuenta de que nunca fuiste hombre o mujer, sino que siempre has sido Dios.

Recuerda, todo es tuyo para que lo tomes. Si lo quieres, tómalo. Si no puedes reclamarlo por ti mismo, pídele ayuda a un amigo. Si quieres estar felizmente casado, haz lo que hicieron mis amigos. ¿Quieres saldar todas tus deudas? Cualquier cosa que desees es tuya. Todo lo que tienes que hacer es imaginar que lo tienes, ¡pues todo en la vida es tuyo para que lo tomes!

Ahora entremos en el silencio.



Traducido por Manu LDA
La conferencia original en inglés es YOURS FOR THE TAKING (Neville Goddard 09-18-1967)




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada