~ "La imaginación crea la realidad." (Neville Goddard) ~


martes, 19 de septiembre de 2017

YO SOY EN VOSOTROS (Neville - 30 de septiembre de 1968)

Neville Goddard (30 de septiembre de 1968)


YO SOY EN VOSOTROS



Como Pablo le dijo a Timoteo: «Indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: [Él fue manifestado en carne, / Justificado en el Espíritu, / Visto por ángeles, / Proclamado entre gentiles, / Creído en el mundo, / Recibido en gloria]». (1 Timoteo 3:16) Las Escrituras no son Historia secular, ¡sino un misterio que es más importante de lo que creemos!

Hablándole a sus discípulos, Jesús dijo: «En aquel día vosotros conoceréis que Yo soy en mi Padre, y vosotros en mí, y Yo en vosotros». (Juan 14:20) La expresión «en aquel día» es un frase escatológica que significa 'al final del viaje'. En otras palabras, cuando esta era del César llegue a su fin, experimentarás la verdad de las Escrituras y, entendiendo, dirás: «yo soy en el Padre, y ustedes son en mí, y yo soy en ustedes».

Es en ti, como persona, que la naturaleza del mismo Dios se revela en una serie de experiencias sobrenaturales. Cuando estas tienen lugar en tiempo presente y en la primera persona del singular, todos los argumentos, dudas y asuntos relacionados con tu verdadera identidad son acallados. De ahí en adelante, como Pablo, dirás: «Cuando Dios se agradó de revelar a su Hijo en mí [...] no consulté con carne y sangre», y «El evangelio [...] ni lo recibí ni lo aprendí de hombre, sino por revelación de Cristo». (Gálatas 1:15-16 y 1:11-12)

Mientras estuve en Barbados este verano, mi hermana me preguntó si mi Cristo fue alguna vez hombre. La respuesta que le di, indudablemente, fue la misma que Pablo dio cuando le hicieron una pregunta similar. Yo le dije: «¡Fue? Es el hombre celestial». Entonces, citando a Pablo, respondí: «Y así como exhibimos la imagen del hombre terrenal, exhibiremos también la imagen del hombre celestial». (1 Corintios 15:49)

No pienses en Cristo como un niño que nació de forma extraña hace dos mil años. Estamos tratando con un principio cósmico, en el que Dios, ciertamente, se hizo hombre para que el hombre pueda llegar a ser Dios.

El proceso ha empezado. La resurrección ha comenzado, pero no ha terminado. Aquellos que enseñan que la resurrección terminó están engañando al hombre de fe, porque, al igual que Pablo, todos pueden decir: «Con Cristo he sido juntamente crucificado, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, quien me amó, y se entregó a sí mismo por mí» y «De manera que nosotros, de aquí en adelante, a nadie conocemos según la carne; y si aun a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así». (Gálatas 2:19-20 y 2 Corintios 5:16)

He estado en la presencia del Señor Resucitado. He visto al Anciano de Días, quien está reuniéndonos uno a uno en su cuerpo para ser un solo cuerpo, un Espíritu, un Señor, un Dios y Padre de todos.

Tú, como persona, no serás menos que el Señor Resucitado, porque hay sólo un Espíritu. ¡Sólo hay un Señor, y tú mismo sabrás que eres Él! Nadie estará por arriba de ti. YO SOY el mismo cuerpo, el mismo Señor, el mismo Espíritu, el mismo Dios y Padre de todos. Sin pérdida de identidad, todos sabremos que somos esta única unidad del ser. ¡Sabremos, por experiencia, que YO SOY en ustedes, y ustedes son en mí!

Cuando le terminé de explicar esto a Daphne, no creo que estuviera más impresionada que esa silla (Neville señala hacia una silla vacía). Toma tiempo, pero ¡es tan importante para ti dejar ir a todos los intermediarios entre tú y Dios!

La Carta a los Gálatas de Pablo es el primer libro del Nuevo Testamento. En esta carta Pablo declara su independencia de los hombres y su dependencia a Dios. Repudia toda autoridad, toda institución, toda costumbre y toda ley que interfiera con el acceso directo del individuo a su Dios. Pablo no tenía intermediario. Nunca conoció a un Cristo humano, sólo al Señor Resucitado, quien se le apareció como se me apareció a mí.

En mi caso, fui llevado en Espíritu a la presencia del Señor Resucitado, y, por extraño que parezca, cuando me preguntó qué era lo más grande del mundo, respondí con las palabras de Pablo. Así que te pregunto: ¿Quién es Pablo? ¿No es el primero de los escogidos que rompió el sello y descubrió el misterio que le fue mostrado a Abraham?

Pablo persiguió a todo aquel que afirmaba ser un miembro del camino, cuando, repentinamente, la revelación estalló, haciendo que proclamara la verdad. Fue Pablo el que dijo: «Porque si hemos llegado a ser unidos en la semejanza de su muerte, también lo seremos en la semejanza de la resurrección». (Romanos 6:5)

Pablo no afirmó que la resurrección había terminado. Declara que la crucifixión terminó, porque el ropaje de carne es usado por el que es crucificado. Dios te escogió en Él antes de la fundación del mundo. Nos uniremos con Él en una resurrección como la suya, no por méritos propios, sino porque escogió unirse a nosotros en una muerte como la suya.

Fuiste escogido en Él antes de que el drama que llamamos «mundo» comenzara. Y cualquier sufrimiento que puedas atravesar aquí no significa nada. Pablo sabía esto y dijo: «Pues, considero que los sufrimientos del tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria venidera que va a ser revelada en nosotros». (Romanos 8:18)

Ahora, el Nuevo Testamento nos dice: «En el principio era la Palabra, y la Palabra era con Dios, y la Palabra era Dios» y «La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros». (Juan 1:1 y 1:14) El término griego Logos (traducido como «Palabra») quiere decir 'sentido; plan; argumento; propósito'. Aquí vemos que Dios tuvo un plan, un propósito, que fue darse a Sí mismo a ti al cien por ciento. Esto ha hecho Él. Así que cualquier cosa que Él era antes de convertirse en ti, tú mismo lo sabrás ser.

Es en ti, como persona, que la naturaleza del mismo Dios se revela. Esto lo sabrás cuando experimentes la historia completa del Señor Jesucristo en primera persona y en tiempo presente. Entonces, cuando les cuentes a aquellos que amas, no te creerán, porque conocen tus debilidades y limitaciones.

Al saber que no has sido formado en Teología, no pueden ver la relación entre tú y del que se habla en el séptimo capítulo de Juan: «¿Cómo sabe éste letras, si no ha estudiado?» (Juan 7:15) Como el Sanedrín, no entenderán de qué manera un hombre sin aprendizaje podría afirmar que el Viejo Testamento se ha cumplido en él.

Los profetas predijeron el advenimiento de Dios, pero no dijeron cómo. Al asumir la naturaleza humana, Dios despliega su naturaleza en el hombre, y el hombre se convierte en Dios. Si Dios era un padre antes de escogerte, y se convierte en ti; ¿no eres tú un padre? Sí, pero no hay manera de probar esto, a menos que el hijo de Dios aparezca para identificarte. Sólo cuando el hijo de Dios se revele en ti, sabrás que eres Dios.

Sólo el Cristo Resucitado es consciente de su verdadera identidad. Es Él quien dice: «yo soy en ustedes, y ustedes son en mí; entonces, somos uno». El Cristo Resucitado es el hombre celestial eterno, que es Dios. Tú eres un hombre. Aprende a adorar tu propia humanidad, que es Dios. El hombre está buscando una fuerza impersonal para adorar, ¡pero Dios es el hombre!

Cuando estuve en su presencia, respondí su pregunta con las palabras de Pablo. Desde entonces me he preguntado: ¿quién es Pablo? ¿No fue el iniciador de la fe cristiana? En nuestro Nuevo Testamento hay trece de sus cartas registradas, todas escritas veinte años antes que los evangelios.

En su primera carta a los Gálatas dijo algo radical al declarar su independencia de toda organización. En ese momento, a menos que fueras miembro de la sinagoga, no se conseguía un empleo. Sin embargo, Pablo se negó a aceptar cualquier intermediario entre él y el Señor Resucitado, a quien había perseguido en su ceguera.

Un día el Cristo Resucitado te traerá a su presencia. Te incorporará a su cuerpo en un abrazo desde el que serás uno eternamente. Esto lo sé por experiencia.

Así que cuando te digo: «yo soy en ustedes», lo digo literalmente, porque soy uno con el Cristo Resucitado. Estoy diciendo las palabras del Cristo Resucitado, no de Neville. Después de que nos abrazamos Él me envió; sin embargo, nunca se ha separado de mí. ¿Cómo puedo ser uno con el cuerpo que me envió? Pues, «El que me ve, ve al que me envió». (Juan 12:45)

Limitados al concepto del espacio tridimensional, pensamos en ser enviados fuera de un espacio, mientras que el que nos envió se queda, pero en el mundo espiritual del cual hablo, cuando uno es unido al Señor, se llega a ser uno con Él en espíritu.

Mora en este ser que se convirtió en ti. Regresa al momento de ser escogido antes de que el mundo fuese. Trata de recordar cuando te hizo conocer el misterio de su plan, que le da sentido a tu vida, ese misterio que fue establecido en Cristo para el cumplimiento de los tiempos.

La Palabra —que da significado al mundo— era con Dios, y era Dios. Ese significado es Cristo, un plan que no puede fallar en su propósito, el cual es desplegarse y revelarte como Dios. Caminando sobre esta Tierra ahora mismo, tú eres la Palabra de Dios que avanza hacia la realización.

Ahora, mientras estamos aquí esperando que el plan de Dios se despliegue, debemos continuar aplicando la ley de Dios. Aquí tengo una historia sencilla. Mi amiga escribió lo siguiente: «Cuando mi hijo era bastante pequeño, en la familia llamábamos al catálogo de Navidad de Sears el “libro de los deseos”. Nuestro hijo se pasaba horas viendo las páginas de los juguetes, decidiendo qué iba a querer para Navidad. Hemos hecho esto durante los últimos ocho años. Estoy adjuntando una tarjeta que promociona la edición actual del catálogo. Como verás, ahora se llama “El Libro de los Deseos de Sears”».

Quienquiera que tenga esa cuenta pensará que esta es una idea original, pero mi amiga sabe que es su creadora. Como puedes ver, no hay ficción. ¿Cómo puede haber ficción en un mundo donde imaginar crea la realidad? Durante ocho años su hijo ha conocido el catálogo como un «libro de deseos», y ahora se ha convertido en su nombre oficial. Si algo que has imaginado se ha retrasado en manifestarse para ti, recuerda esta historia.

Sé que somos niños y queremos nuestros deseos inmediatamente cumplidos, pero los países planifican para generaciones que aún no han nacido. Los padres con grandes posesiones planifican no sólo para sus pequeños en el presente, sino para la descendencia de su descendencia.

Tú y yo, sin embargo, estamos ansiosos y nos parece difícil esperar. Una y otra vez, las damas me han dicho que querían casarse ya, sólo para reconocer que aún no se habían divorciado. Las he oído decir que sólo había un hombre. Con ese hombre o sin él, lo cierto es que se casaron con otro. Lo que realmente querían era estar felizmente casadas. Al afirmar que tenía que ser ese hombre, he preguntado: «¿y si él cayera muerto ahora mismo, aún tendrías el deseo de compañía? Si lo tuvieras, entonces, no es el único hombre».

Sabe lo que quieres en la vida y no lo condiciones. Si tu deseo es estar felizmente casado, afirma que lo estás. Si quieres cierta casa, afirma que la tienes. No pienses que no la puedes pagar. Simplemente juega el juego de los deseos.

Encuentra tu libro de los deseos de Dios. Hablándote a ti mismo mediante el deseo, haz que el deseo se cumpla sintiendo su verdad. Ve el mundo desde su cumplimiento. Piérdete en el sentimiento de posesión y dale todos los matices de la realidad. Cumple todo deseo mientras caminas hacia la realización de tu verdadero propósito en la vida, que es despertar a Dios en ti.

No vas a convertirte en un pequeño dios para corretear con otros pequeños dioses, porque sólo hay un Dios. No olvides el gran Shemá: «Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios, el Señor, uno es». (Deuteronomio 6:4) Estás destinado a despertar como ese único Dios y Padre de todos.

Cuando desperté en esta simple y pequeña cosa llamada hombre, me pregunté cómo este ser mortal podría asumir tal responsabilidad. Alojado en este ropaje de carne llamado Neville, consciente de todas sus debilidades, el propósito de Dios se ha desplegado; aunque no tengo manera de probárselo a nadie.

No puedo convencerte hasta que tengas fe. He compartido mis experiencias por escrito, dando pasajes de las Escrituras para apoyarlas. Llegado el final del viaje, ahora sé, por experiencia, que ingresamos en la Historia humana para cumplir las Escrituras.

Te digo: la historia de Cristo es una parábola representada, un relato contado como si fuera verdad, para dejar que el que oiga (o lea) descubra los personajes ficticios y extraiga su significado.

En la parábola, el actor toma a un pequeño niño en sus brazos y dice: «Este es el reino de los cielos. A menos que aceptes el reino como un niño, no podrás entrar en él». Un día tú serás ese actor, y el niño en tus brazos simbolizará tu entrada a los cielos. Es una señal del nacimiento de Dios, no del vientre de una mujer, sino del cráneo del hombre, donde Dios es crucificado. Su nombre es YO SOY, y cuando despiertes dirás: «YO ESTOY despierto». No mirarás alrededor buscando a otros, porque estarás solo. Y desde ese momento las Escrituras se cumplirán en ti.

En un futuro no muy lejano dejarás este mundo para descubrir que la muerte te obligará a modificar, o cambiar radicalmente, cualquier idea que hayas defendido aquí. Hoy recibí la noticia de que mi buen amigo Randy murió. En 1952, mientras me recuperaba de una operación delicada, Randy me vino a visitar al hospital. Era mi médico y amigo, pero no sabía lo que enseño. Al ver la Biblia que tenía conmigo, me preguntó sobre mi interés por ella. Tomé la historia de Esaú y Jacob, y le expliqué cómo Esaú representaba mi mundo circundante, que podía cerrar mis ojos a ese mundo y vestir a Jacob (que simbolizaba lo que yo quería vestir en la realidad externa) con las pieles de Esaú. Al creer en la realidad de lo que estoy haciendo, me convenzo a mí mismo al aceptar que mi estado subjetivo es ahora una realidad objetiva.

Bien, para Randy eso no era religión. Para él religión significaba ir a la iglesia todos los domingos por la mañana y pasar una hora allí. Era algo que había que hacer, como caminar con un bastón porque tienes uno, y te sientes desnudo sin él. Su semana no estaba completa, a menos que fuera a la iglesia los domingos. Randy ha dejado de ir desde hace unas semanas, e indudablemente ahora está modificando sus creencias, pero tomará tiempo.

No despiertas allí como un sabio. Si eres tonto aquí, eres tonto allá. Si eres ladrón aquí, eres ladrón allá. Si un hombre no es ladrón, independientemente de lo que pongas delante de él, no lo tomará; por lo tanto, no hay tentación, no hay deseo de cambiar. Coloca todo el licor del mundo ante alguien que no bebe, y no se verá tentado. Todo el tabaco del mundo no le interesará al que no fuma; por lo tanto, no hay tentación.

Cuando un hombre es regenerado, no está más en el mundo de la generación. Todo el mundo podría desvestirse delante de él y no sería tentado, porque sus energías han sido elevadas a la regeneración.

Todos serán regenerados y vencerán sin esfuerzo, porque cuando las visiones ocurren tú cambias. El cambio no ocurre antes de las visiones, porque la capacidad es la consecuencia (no la condición) del reino de los cielos. No eres escogido por méritos. En el instante en que la visión tiene lugar, la consecuencia ocurre.

Cuando leas las palabras de Cristo en el Nuevo Testamento, piensa en el Cristo Resucitado, porque está hablando el hombre celestial. Todos estamos ascendiendo al único cuerpo de Cristo sin pérdida de identidad. Te conoceré mejor y más íntimamente allí que lo que podría conocerte jamás aquí, porque la máscara que usamos aquí establece una barrera entre nosotros. Pero en la Nueva Era seremos íntimos y eternos hermanos, todos compartiendo el único cuerpo como el único espíritu, el único Señor, el único Dios y Padre de todos.

Ahora entremos en el silencio.
 



Traducido por Luis Natera
La conferencia original en inglés es I AM IN YOU (Neville Goddard – 09-30-1968)



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>




 

domingo, 10 de septiembre de 2017

ATANDO Y SOLTANDO (Neville - 14 de enero de 1964)

Neville Goddard (14 de enero de 1964)


ATANDO Y SOLTANDO



El tema de hoy es: “Atando y Soltando”. Tal vez sea un título extraño, pero lo encontrarán uno muy práctico. Cuando abrimos la Biblia, estamos en el medio de un misterio. Pero les prometo a cada uno de ustedes, que todos en el mundo un día experimentarán a las escrituras por sí mismos; y recién entonces, y sólo entonces esa persona sabrá qué tan verdadero y maravilloso esto realmente es. Todo esto es verdad. No lo cambien. No traten de cambiarlo. Es completamente verdad cuando experimentas a las escrituras por tu propia cuenta.

Este segmento es extraído de los evangelios... es decir, no de todos los evangelios, sino del libro de Juan, donde se nos dice: “A quienes les perdones los pecados, éstos les son perdonados; a quienes retengáis los pecados, éstos les son retenidos.” (Juan 20:23) Esto es verdad, y un día experimentarás eso en profundidad. Pero esta noche, en este nivel, les mostraremos aquí qué tan completamente maravilloso es esto realmente, antes de que lo experimenten en las profundidades. Quiero decir que cada pecado es perdonado en las profundidades, cada uno de ellos. Pero, en este nivel, tú y yo podemos perdonarlo.

Ahora debemos buscar en las escrituras. Se nos dice que esto fue dicho a los discípulos. Y tú podrías pensar que tú no eres un discípulo. Déjenme que les digas que ustedes son discípulos si están dispuestos a aceptar la historia de Jesucristo como se nos dijo en el capítulo 9 del libro de Hechos; que Saulo fue en búsqueda de todos los discípulos de ‘El Camino’. Los primeros cristianos no eran llamados cristianos; eran llamados la gente de ‘El Camino’; aquellos que creían en un cierto Camino de salvación. Y él salió determinado a encontrar a todos los que pudiera encontrar de ‘El Camino’, ya sean hombres o mujeres, y traerlos amarrados a Jerusalén para ser condenados. Ahora aquí en las escrituras, si ustedes leen la historia en la superficie, no había ninguna mujer que sea discípulo. Pero en el capítulo 9 del libro de Hechos se refiere a cualquier persona, sin importar el sexo, que acepte este camino de vida, entonces es un discípulo. Así que les digo a ustedes, si tú crees en esta historia, la historia de la salvación, tú eres un discípulo, y a ti se te dice, si tú perdonas el pecado, es perdonado; Y si tú retienes el pecado, es retenido. ¡Qué responsabilidad!

Pero en el mismo libro, en esta maravillosa Biblia, se nos dice: Sin el derramamiento de sangre no hay perdón de pecado. Sin derramar sangre no hay perdón de pecado. Lo leerán en el capítulo 9 del libro de hebreos versículo 22. Ahora estas palabras son verdad. Entonces ¿qué significan? Hasta el día de hoy en el año 1964, existen aquellos que creen en un cierto día llamado “Día de la expiación”, en el que algún ser viviente debe ser destruido para la salvación de aquellos que se adhieren a la ley, y eso es lo que sostienen literalmente. Yo no lo estoy tomando en ese nivel; ese es el nivel más externo de todos, donde hacemos todo desde lo externo, en la esperanza de satisfacer a algún Dios. Yo lo tomaré en el siguiente nivel, en el nivel psicológico, donde tú y yo esta noche podemos probar más allá de cualquier duda, la verdad esta ley. Y es verdad, sin derramar ninguna sangre no existe perdón de pecado. Si lo tomas literalmente, sería el capítulo 24 del libro de Éxodo, donde alguna cosa viva era sacrificada, y luego la sangre era esparcida en el altar, y luego esparcida en aquellos que estaban presentes. Luego vino la expiación, y tú te preguntas ¿qué es la expiación? La palabra en inglés expiar (atone) originalmente significaba: “at-one” que en español significa “ser uno con”, en unidad. Yo debo realizar cierto acto para sintonizarme o “ser uno con” un estado. Pero, ¿Cómo podría hacerlo? Lo hago solamente por medio del derramamiento de sangre.

Ahora se nos dijo, que cuando el hombre realmente lo descubre, es la sangre de Jesucristo la que debe ser derramada. Bueno, ¿Cómo podría yo derramar la sangre de Cristo Jesús? Y aún se me dijo, sin el derramamiento de sangre no hay perdón de pecado, por lo tanto ¿Qué es el pecado? El pecado es errarle al blanco. Si yo tengo un objetivo en mi vida y no lo realizo, no lo logro, estoy pecando. No me importa lo que el mundo me diga, es el único pecado en las escrituras; si yo tengo un objetivo. Y se me dice: “Si yo no hubiera venido a ellos, ni les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero ahora no tienen excusa por su pecado.” (Juan 15:22) Si alguien no hubiese venido a mi mundo, y me hubiese dicho que yo no estoy confinado (es decir condenado) al ambiente en el cual he nacido, yo no podría trascenderlo. Si yo no soy solamente aquel ser que aparentemente apareció en este mundo y eso es todo lo que soy, entonces yo puedo trascenderlo. Si se me dijo que yo puedo trascender mi ambiente, y luego deseo trascenderlo y no lo hago, Yo estoy pecando. Si alguien no hubiese venido a mi mundo ni me hubiese dicho que yo puedo trascender mi ambiente, Yo no conocería lo que es el pecado. Pero si alguien viene a mi mundo y me dice que yo puedo trascender el ser que yo soy (ahora), y en ese momento él me revoluciona, él me perturba, y me hace ambicioso en querer trascender aquello que yo soy, si no lo hago y no manifiesto el ser que yo quisiera ser, entonces él me hizo un pecador. Así que ¿Para quién vino él? Él dijo: “Yo no vine para los rectos, yo vine por los pecadores. Yo vine para hacerlos pecadores, y luego para redimirlos. Aquellos que son complacientes, aquellos que están satisfechos con lo que ya son, Yo no vine para ellos, que son los rectos. “Yo vine no para los rectos sino para los pecadores”. Así que el vino al mundo y le cuenta al hombre esta historia.

Pero ahora, ¿Cuál es la sangre de Cristo que yo tengo que derramar? Se los diré: Cristo es tu propia maravillosa imaginación humana. “Cristo en ti es la esperanza de la gloria.” (Colosenses 1:27) Es Cristo en ti el que debe ser despertado de esta muerte. Entonces, si ahora debo derramar su sangre, ¿Cómo puedo yo derramar la sangre de mi propia imaginación? Bueno, ahora estoy en cierto estado. Yo estoy consciente de que ahora soy cierto hombre, y yo deseo trascenderlo. Yo quiero ser otro hombre del que soy ahora. Yo debo morir a ese hombre, por lo tanto, la sangre es derramada. Yo me desconecto a mí mismo mentalmente del hombre que ahora estoy manteniendo vivo, y me convierto en uno (at-one) con aquel estado de conciencia, el nuevo hombre, que yo quiero hacer realidad en este mundo. Así que se nos dijo en Efesios, “Sean imitadores de Dios como sus queridos hijos” (versículo 51). Y se nos dice en el mismo libro de Efesios, “él crea en sí mismo un nuevo hombre en lugar de dos, haciendo así la paz” (versículo 2:15). Él crea en sí mismo un nuevo hombre el lugar de dos, y de esta manera él hace la paz. Entonces si yo ahora estoy perturbado porque no soy el hombre que quiero ser, entonces existe conflicto, existe una guerra. La única manera que yo puedo encontrar Paz, es creando en mí mismo un nuevo hombre. Debo convertirme en el hombre que yo quiero ser.

Un escritor muy capaz, de hecho, el escritor más grandioso de la lengua inglesa, lo puso en un personaje llamado Hamlet, y trató de enseñarlo a través de esta historia. Pensamos que porque él tan sólo escribía obras teatrales, bueno, que solamente eran simplemente escritas para entretenimiento, que sólo fueron escritas para entretener al mundo. ¡No lo crean ni por un minuto! Encontrarán en Shakespeare, uno de los más grandes educadores de toda la historia. Entonces, aquí él toma a Hamlet, y hace ahora que Hamlet le diga a su madre cómo trascenderse, cómo superarse a sí misma. Él le dice a ella: “Asume una virtud, Si tú no la tienes. Abstente esta noche, y te otorgará una especie de facilidad en la próxima abstinencia, y la siguiente será aún más fácil, porque el uso puede casi cambiar la estampa de la naturaleza” (acto 3, escena 4). Y tú lo intentas. Puedes tomarlo esta noche y abstenerte esta noche. ¿Abstener que cosa? El impulso de dormir en la conciencia de estar frustrado, de ser el hombre que tú no quieres ser. Tan sólo esta noche abstén el impulso de quedarte dormido en aquel estado. Pero no te quedes dormido en un vacío, quédate dormido ahora asumiendo una virtud que no tienes.

Porque ella no tenía la virtud de misericordia cuando ella en realidad ayudó en la destrucción y la muerte de su esposo, a través de una pasión que ella quería, yo diría, apaciguar. Así que ella definitivamente no fue misericordiosa, no era alguien que tenía piedad, no era alguien que tenía amor; y entonces, él le pidió a su madre que asuma una virtud si ella no la tenía. ¿Qué virtud? Bueno, él no se la mencionó. Él le permitió a ella que seleccione la virtud que ella quisiera asumir, que hasta ese momento ella no poseía, y le dijo que si esta noche ella se abstenía del impulso de quedarse dormida en el concepto de la noche anterior, y que si esta noche se quedará dormida en la Virtud asumida, sólo una sola vez, en la siguiente noche lo encontraría mucho más fácil, y en la siguiente noche aún más fácil. Porque yo les digo aún si no sucede al siguiente día, al día siguiente tú puedes siempre cambiar la estampa de la naturaleza. Entonces, si tú viniste a este mundo con la estampa de un veneno que es tuyo, un horror que es tuyo, la cruel imagen que es tuya, aun así puedes cambiar esa estampa de la naturaleza, si lo intentas esta noche. Así que él trató de persuadirla a ella para que lo asuma.

Así que les voy a decir esta noche, si tú quieres ser exitoso, si tú quieres ser... No importa lo que es, pero tan sólo menciónalo. Espero que sea algo amoroso, algo maravilloso. Si el mundo entero te dice que tú no puedes lograrlo, Yo he sido enviado para decirles que ustedes pueden trascender su ambiente. Tú puedes trascender cualquier cosa en este mundo que pareciera ser que lo tienes desde nacimiento, o pareciera ser que lo tienes hoy. Tú puedes trascenderlo al asumir el sentimiento del deseo cumplido. Yo les digo que la imaginación no hará nada para ustedes, nada de lo que deseamos, hasta que no hayamos asumido el deseo cumplido. No hará nada hasta que no hayamos asumido el deseo cumplido, y la imaginación es Cristo. Entonces, si yo ahora abandono mi concepto presente de mí mismo, y me atrevo a asumir qué Yo soy el hombre que quiero ser, ¿Acaso no he muerto a mi antiguo estado? Y eso fue el derramamiento de sangre, eso es el derramamiento de sangre en el estado psicológico. Yo no voy afuera y compró una paloma o un buey, y mató algún pequeño animal en este mundo con la esperanza de satisfacer a Dios. Yo derramo la sangre de Cristo, y la sangre de Cristo es mi propia maravillosa imaginación humana, porque Dios se convirtió en el hombre para que el hombre se convierta en Dios. ¡Él realmente se convirtió en nosotros!

Entonces si se me dice, cuando comencé el sueño, que cualquier cosa – no importa lo que sea en este mundo – si tú lo perdonas será perdonado, y si tú lo retienes, será retenido. Pero no se me dice que yo debo pedir tu consentimiento. Yo no pido tu permiso para hacerlo, y no necesito decirte lo que estoy haciendo. Quizás tú no tienes la menor idea de lo que yo estoy haciendo. Por lo tanto, Si tú no tienes la menor idea de que lo estoy haciendo, y yo lo estoy haciendo sin tu conocimiento ni tampoco tu permiso, entonces ¿Acaso no es cierto que: “todo lo que tú contemplas, aunque aparente estar afuera, está dentro, en mi imaginación, de la cual este mundo de mortandad es tan sólo una sombra”? Si yo no necesito tu permiso para perdonarte, y no necesito decirte que estoy realmente perdonándote, y yo genero un acto interno que da, como resultado, un cambio externo en tu mundo, ¿Acaso no estás dentro de mí? Si soy yo el que lo hace. Bueno ¿Ha sido hecho? Déjenme que les diga, les puedo contar de innumerables historias que soportan esta declaración. ¡Es verdad!

Una dama me llamó ayer por la mañana para agradecerme por algo que ella me había pedido en la mañana del 29 de diciembre cuando hablé con el doctor Palmer. Ella me pidió cierta cosa, y lo que quería era que yo por favor la liberara de cierto problema. Y entonces, en mi imaginación, yo simplemente asumí que ella me había llamado y me había dicho de la buena fortuna y de las buenas noticias por las que ella me había llamado ayer por la mañana. Pero luego ella compartió conmigo estás maravillosas buenas noticias. Ella me dijo: “Tú sabes que ya no puedo ir a verte por la noche, ya no puedo ir más, no me gusta ir allá por la noche, pero yo sí pongo en práctica lo que escuché de ti durante todos estos años. Una amiga mía me llamó – ella va a Santa Bárbara en el verano, y va a New México en el invierno. En New México ella vive en un tráiler. Me llamó y me dijo que le dijeron que el parque de tráileres ahora tenía nuevo dueño, es decir, el lugar donde estacionan los tráileres, y entonces ella quería vender el suyo. Así que yo le dije, muy bien, está hecho. Tú tienes el cheque en tus manos, y todo ya está hecho. Luego ella me llamó de nuevo y me dijo que ella acababa de escuchar de la gente que vive allí, que hay 17 tráileres a la venta, y dado a que el parque cambió de dueños, todos se quieren deshacer de ellos, y entonces parece que nadie puede vender un tráiler hoy. Yo le dije: ‘Yo no estoy preguntándote porque lo vas a vender, tú quieres venderlo y lo has vendido por la suma de dinero que tú quieres.’ Ella se fue a New México y dentro de la hora en que ella llegó allí, aun habiendo otros 17 tráileres a la venta, ella vendió su tráiler al precio que ella había pedido, ni un centavo menos, ni un centavo de más. Alguien, en el ínterin de una hora en que ella llegó allí, compró su tráiler en aquel campamento de tráileres.”

Y si eso funciona una vez, y tú lo puedes repetir, y luego lo repites de nuevo, y lo vuelves a repetir, entonces hemos encontrado la ley del perdón de pecado. Porque pecar es solamente errarle al blanco. Y si ningún pecado puede ser perdonado sin el derramamiento de sangre, yo he encontrado el significado de lo que es derramar la sangre. El derramamiento de sangre es la sangre de Cristo. Bueno Cristo es mi imaginación. Y yo he abandonado aquello a lo que le he dado vida. Y si yo abandono algo a lo que le di vida, yo he derramado su sangre. Yo me he extraído a mí mismo hacia afuera de un estado, y me puse adentro de otro estado. Así que yo me pongo en un estado llamado: “el cheque está en tus manos”, por lo tanto, yo lo quité de un estado dónde tú estás tratando de vender, y lo puse dentro de un estado donde tú lo has vendido. Yo lo saco de un estado donde tú no eres el hombre que tú quieres ser, y lo pongo en otro estado donde tú eres el hombre que tú quieres ser. Entonces al hacer esta transformación, Yo muero a un estado, y al morir a ese estado, yo entonces cumplo lo que dice el libro de Efesios, “ÉL crea en sí mismo un nuevo hombre en lugar de dos, haciendo así la paz”. Entonces él así hace la paz.

En las profundidades de tu ser tú verás que esto ha sido hecho. Eso es otra profundidad. Pero en este nivel está siendo hecho aquí. Un día tú sabrás como él hace eso en las profundidades, y eso será cuando él venga a ti. Y no serán tú y otro, no será tú y Dios, Dios realmente se convierte en ti. Y luego sabrás lo que significa ser uno con Dios, y lo que significa que el mundo completo es Dios. Él tiene un maravilloso símbolo por el medio del cual lo revela, y ese es su hijo, entonces: “Nadie sabe quién es el Padre excepto el Hijo, y nadie sabe quién es el Hijo excepto el Padre”. (Mateo 11:27) Entonces cuando el Hijo aparece y te revela a ti mismo como el Padre, y tú sabes que él va a revelar a todos como el Padre, entonces sabrás que todos somos uno, que no hay realmente dos. Porque si yo soy el Padre de tu hijo, y tú conoces a ese hijo y yo conozco a ese hijo, y los dos somos padres del mismo hijo, entonces somos uno. Aunque aparentamos estar fragmentados en innumerables partes, Si todos somos el Padre del único Hijo, entonces somos un Dios, un Padre. Por lo tanto un día vendrá ese día cuando tú sabrás eso.

Pero antes de que te venga a ti individualmente, tú puedes tomar esta maravillosa revelación y probarla en este nivel. Entonces eres enviado al mundo para perdonar pecado. Si lo retienes, será retenido, si lo perdonas, será perdonado. Y cualquier cosa que tú perdones es perdonada. Así que inténtalo. Comienza esta misma noche, e intenta perdonar pecado, al comenzar contigo primero. Obsérvate a ti mismo esta misma noche, y pregúntate si realmente eres el hombre o la mujer que realmente quiere ser. Si estás satisfecho, está perfectamente bien, pero yo dudo que alguno esté realmente satisfecho. Porque cuando él viene al mundo, él viene y trae perturbación. “Si yo no hubiese venido y les hubiese hablado a ellos, ellos no conocerían que tienen pecado, pero ahora ellos no tienen excusas por sus pecados”. (Juan 15:22) Entonces cuando Cristo viene al mundo del hombre, él los perturba. Previamente a su venida, ellos estaban bastante satisfechos para adaptarse al ambiente en el cual nacieron, y hacían el acto externo de sacrificio, para que así una vez al año ellos puedan hacer algún pequeño acto de sacrificio. Pero luego uno que lo escuchó claramente dijo, “Yo veo al pasar, que ustedes observan los meses, las estaciones y los años. Temo por ustedes, que quizás he trabajado en vano por ustedes”. (Gálatas 4:10)

Así que cuando uno piensa que sólo un día al año viene la expiación, entonces dice “Yo he trabajado sobre ustedes en vano”. La expiación viene en cada momento en el tiempo. Cada momento es “at-one”, es decir “ser uno con”. Uno puede sintonizarse, o ser uno con, y así crear en sí mismo un hombre en lugar de dos. Entonces los dos hombres son siempre: el hombre que soy, y el hombre que yo quiero ser. Si el hombre que yo quiero ser está en conflicto con el hombre que yo soy, y debe estarlo, si yo quiero serlo, estoy confesando que yo todavía no lo soy. En el minuto en que yo quiero ser algo, estoy confesando que yo no soy eso, por lo tanto, existe una guerra, existe un conflicto. Entonces yo ahora debo crear en mí mismo un nuevo hombre en lugar de dos. Así que cuando me vaya a la cama esta noche, yo debo atreverme a asumir que yo soy el hombre que en este momento mi razón niega que soy, que mis sentidos también niegan. Y ¿Cómo puedo saber que yo estoy dentro de él? Tan sólo ¿Cómo podría saber que yo estoy realmente dentro de este estado, y que ya he traído a la existencia a este nuevo hombre en mí mismo? Al observar al mundo... si yo no veo el mundo como sería, si yo ya fuese el hombre que quiero ser, entonces yo no estoy en ese estado. Yo todavía no he creado en mí mismo el nuevo hombre. Pero si esta noche Yo asumo la virtud que no tengo, esa virtud podría ser cualquier tipo de virtud. Entonces yo asumo que yo soy... y lo mencionó... Y luego observo a mi mundo, mi marco de referencia, para reflejar la confirmación del hombre que yo quiero ser. Yo entonces lo veré en las caras de mis amigos, en las expresiones de ellos, implicando que ellos ven en mí al hombre que yo quiero que el mundo vea. Así que yo los escucharé hablar sobre mí. Yo los veré y tan sólo veré aquellas caras reflejando lo que yo soy. Entonces ahora sí estaré en el estado.

Entonces, yo intento explicar esto de una manera extraña, diciendo que hay que pensar desde lo que quieres, en vez de pensar sobre lo que quieres. Si yo pienso sobre lo que quiero, estoy en conflicto, porque entonces yo no estoy allí. Si yo pienso sobre eso, y realmente lo quiero, entonces el ser pensando desde, y el ser pensando sobre lo que quiere, estos dos están en conflicto. Yo debo resolverlo. Así que cuando pienso sobre, y es algo que realmente quiero manifestar, yo debo resolverlo y crear en mí mismo el nuevo y único hombre, para que así se convierta en el estado desde el cual yo pienso. Y luego pienso desde ese estado, en vez de pensar sobre él. Si lo haces de esta manera, funcionará. Pero cómo funciona, nadie lo sabe. Nadie podría dilucidar los medios empleados por ese estado desde el cual tú piensas para traerlo a la existencia. Yo no podría, reflexionando, haber dilucidado los medios empleados para atraer a la existencia el estado que yo he manifestado en mi mundo; jamás podría. Yo no sería nunca lo suficientemente sabio, siendo una persona normal, para realmente descubrir los medios. Pero el hombre al no saber esto, sale e intenta encontrar los medios, en vez de aplicar la ley de Dios. La ley de Dios es ésta: tú no puedes hacerlo, a menos que lo hagas por medio del derramamiento de sangre. Así que entregas, abandonas lo que tú eres ahora, para convertirte en lo que tú quieres ser, y eso es morir. Por lo tanto tú mueres a un estado y comienzas a vivir en otro estado. Entonces, sin el derramamiento de sangre no hay exoneración de pecado. Y aun así estoy siendo invitado a exonerar el pecado, a perdonarlo.

Entonces ahora puedo tomar las palabras expiación, perdón, exoneración; todas estas cosas, y realmente llamarlas sinónimos, son todas lo mismo. Si yo perdono... ¿Qué desafío hay para un hombre, en el perdón? Desafía la habilidad de un hombre de entrar en, y ser parte de la naturaleza del estado opuesto de conciencia. Yo te perdono a ti, yo me perdono a mí mismo. Entonces yo me tomo a mí mismo, y yo me perdono a mí mismo por ser hoy... y lo menciono. Y luego ¿Cuál sería la solución para mi problema presente? Muy bien, entonces ¿Puedo asumir que ahora ya lo soy? Esto desafía mi habilidad de entrar en aquel estado a punto tal que cuando yo vea el viejo estado, es algo lejano que quedó atrás mío. Es algo que ya fue. Hoy yo puedo decir que yo recuerdo cuando – ¿Recuerdo cuando qué? – recuerdo cuando yo no era esto.

Yo recuerdo cuando alguien me dijo: “Tú nunca en la eternidad ganarás un dólar usando tu voz”. ¡Eso era un hecho! Eso fue en mi escuela de teatro, yo fui a la escuela y la profesora me dijo: “Sabes, tú nunca usarás tu voz. Tú eres el único en una clase de 40... Y escuchen a Neville, él nunca será capaz de ganar un dólar usando su voz. Así que úsenlo a él como ejemplo, y vean lo que no deberían hacer”. Entonces ahora ellos están todos usando sus voces para repetir una orden de comida, o para vender una remera en Macy's. Ellos están usando sus voces, pero ella también estaba equivocada en eso. Porque ellos no están usando sus voces en el mundo teatral donde todos esperábamos algún día usar nuestras voces. Era una pequeña escuela teatral en la ciudad de Nueva York, y yo fui seleccionado como el horrible ejemplo de las cosas que uno no debería hacer. Bueno, luego Yo comencé a aplicar esta ley, a asumir que yo soy el hombre que yo quiero ser, y dejé que las cosas sucedan. Yo no podría haber dilucidado los medios. Y les aseguro que yo no tomé más lecciones. Cuando me fui de allí, ese fue el final de todo mi estudio. Entonces yo nunca tomé ni una lección para saber usar la voz. Sólo sucedió que yo tenía algo para decir, y luego tan sólo lo dije. Eso es todo lo que importa. Ya sea que lo dije correctamente o no, me refiero al uso apropiado de palabras, no hacía ninguna diferencia para mí, una vez que lo dije. Pero lo dije con sentimiento porque yo lo he experimentado. Así que yo no estaba intentando abrir una nueva iglesia en el uso de las palabras, yo no estaba intentando convertirme en un gran luchador de palabras, tan sólo quería ser normal y quería contarlo tan claramente como pudiera, y con todo el sentimiento que yo podría amasar. Porque yo sabía lo que había experimentado y si lo podría contar con sentimiento, yo podría persuadir a otros para que lo intenten.

Así que les digo, no tienen que tener nada más que lo que ya tienen ahora – tan sólo un sueño, un sueño de algo que es otra cosa de lo que ahora son ustedes, un sueño noble. Entonces esta noche crean al grandioso Bard: “Asume una virtud, si tú no la tienes. Abstente esta noche, y te otorgará una especie de facilidad en la próxima abstinencia, y la siguiente será aún más fácil, porque el uso puede casi cambiar la estampa de la naturaleza”. Y en mi propio caso yo completamente cambié la escena. Y cambió la estampa de mi naturaleza, porque yo ciertamente no estaba estampado con esto. Pero yo deseaba contarlo. Y luego salí a contarlo. La primera vez que comencé, sólo 6 personas vinieron, y todos vinieron por simpatía. Yo envié 50 postales de un centavo. En esos días existía algo que se llamaba la postal de un centavo, y yo envié un gran número que me costó 50 centavos. De los 50, de mis amigos, todos del mundo teatral, sólo 6 vinieron, y esos seis vinieron sólo porque sentían pena, y ellos vinieron todos nada más por respeto. Sólo había 6 en el lugar que podría haber entrado cincuenta. Los demás quizás estaban avergonzados, pero ya sea que estaban avergonzados o no, de todas formas estaban avergonzados de no tener ni un billete de un dólar. Porque yo no cobraba, no tenía el coraje de cobrar, entonces cuando pasas la canasta, era sólo alrededor de 6 personas. Cuando ellos vieron que eran sólo seis, cada uno de ellos dio un dólar. Y entonces, así pagué la renta. Y así es cómo comencé y nunca volví atrás; cada noche soñando mi sueño de contar esta historia.

Luego, seis meses después, un hombre que estaba en el mismo edificio, hablando a una multitud enorme – y todas las cosas siendo relativas, yo hablaba a seis, y cuando él me invitó, seis meses después, mi grupo había crecido a 20 personas – y entonces, él tenía una audiencia enorme de alrededor de 600 personas, y él simplemente pensó qué podría librarse de mí al invitarme a que hablara en su plataforma. Así que yo tomé su plataforma, y él me pagó la gran cantidad de $25 por esa noche para tomar su plataforma y hablar a sus 600 personas. Fue después de esto que yo me enteré que él me había invitado por un solo propósito: pensaba que cuando yo enfrente a esa audiencia, iba a estar tan nervioso que ellos verían que yo no era alguien que vale la pena escuchar nunca más, y pensó que así se liberaría de mí completamente. Pero ¿Quieren que les cuente lo que sucedió? La mismísima noche siguiente yo hablé arriba, en mi pequeño espacio de cincuenta, y obtuve a 200 personas de su audiencia. Llegaban hasta el fondo del pasillo. Y ellos continuaron viniendo noche tras noche – yo hablaba dos veces por semana en aquel entonces – y entonces así vinieron. Yo no tenía lugar para ellos, y la administración del edificio Steinway Hall dijo, “No puedes continuar de esta manera. Estoy recibiendo todo tipo de quejas porque están todos en el pasillo. Deberé alquilarte un lugar más grande”. Yo dije, muy bien, alquílame algún lugar más grande. Él me ofreció un lugar más grande para alquilar, y aún en este nuevo lugar rebosaban y rebosaban y rebosaban, hasta que finalmente nos tuvimos que ir del Steinway Hall.

Así que todo comenzó por mis sueños. Yo simplemente me iba a la cama asumiendo una virtud que yo no poseía. Yo asumí, y lo asumí, y lo asumí. Así que les digo que la imaginación no hará nada para ustedes hasta que no hayan imaginado el deseo cumplido. Tal como un pequeño niño, no puede ser obligado, debe ser persuadido. El niño debe ser persuadido, no puedes obligarlo, sino te resentirá. Bueno la imaginación es igual a eso. En todas las historias de Cristo él siempre está descripto como un pequeño niño: “Y el pequeño niño los guiará”. (Isaías 11:6) Y tal como un pequeño niño, debe ser persuadida, no puede ser obligada. Así que esta noche yo no puedo obligarme a mí mismo a creer en algo, yo debo pretender que es verdad, y jugar el juego de pretender, y asumirlo, y asumirlo. Si yo me atrevo a asumir que yo ya soy lo que en este momento la razón niega, y mis sentidos niegan, y me quedo dormido en esa asunción tal como si fuera verdad, déjenme que les diga desde la experiencia, que se convierte en realidad.

En reflexión, cuando tú veas para atrás y veas cómo funciona, te darás cuenta que nunca podrías haber planeado los medios que se usaron para traerlo a la existencia. Tú nunca podrías haberlo hecho. Yo nunca podría haber pensado los medios de ser invitado por este hombre para que tomara su audiencia. Esto vino de repente. El envió a su secretaria hacia abajo, para invitarme a que suba las escaleras el jueves por la noche, que era mi noche libre (yo hablaba los miércoles y viernes), y él envió a esta dama abajo y me preguntó si podía subir la noche siguiente porque él tenía que viajar a Washington. Eso era verdad, él tenía que viajar, tenía que ir a Washington y él era el invitado de honor en un gran banquete. Entonces, esta era la gran noche de un banquete y él era el invitado de honor. Y así fue que tomé su plataforma y, naturalmente, yo estaba muy feliz de hacerlo. Pero yo no me había dado cuenta de las consecuencias. Yo había estado durmiendo en mi sueño, y así es cómo funciona. Así que no funcionó como él tenía planeado. Él fue usado por mi imaginación para traer mi sueño a la existencia, porque todas las cosas están entretejidas: “Todas las cosas por ley divina, en el uno y en el otro se mezclan”. (Percy Bysshe Shelley) Entonces si yo estoy asumiendo que yo soy lo que yo quiero ser, no necesito tu permiso, ni tu consentimiento, para usarte, si tú debes ser usado para traer mi asunción a la existencia. Yo te usaré, y a un billón de personas como tú, si se necesita a un billón para traerlo a la existencia. Por lo tanto, cuando tú miras las noticias de la mañana y ves estas cosas extrañas, no seas perturbado. Sucedió porque alguien está soñando.

¿Leyeron la revista Life Magazine de la semana pasada, sobre MacArthur? Yo sí. Estoy muy interesado en este hombre, y leí la historia de general MacArthur. Pero en el final, en el último párrafo, cuando él se estaba yendo de West Point, él repitió la frase que les dijo su general cuando se dirigió a este maravilloso grupo de hombres. Él les dijo: “Antes de que se quiten el uniforme, ustedes volverán a estar en guerra. Siempre será así, es parte de la tradición de nuestro país. Ustedes estarán en guerra, por lo tanto, preparen su nación para esa guerra”. Él lo repitió tal como se lo dijo ese hombre a él. Bueno, si todos los que se gradúan de ese gran grupo de hombres son dirigidos desde esa manera – que vayan y primero se preparen ellos, y que preparen a su comunidad, y luego a su estado, y a su país por la guerra inevitable. Entonces ¿Qué es lo que esperan? Es todo imaginación. La imaginación crea la realidad. El mundo entero es Dios hecho visible, y Dios se convirtió en el hombre, para que el hombre se convierta en Dios. Él está enterrado en nosotros como nuestra propia maravillosa imaginación humana. Así ¿Qué estamos haciendo con nuestras imaginaciones?

Yo les digo que la historia de las escrituras es verdad. Yo me paro ante ustedes como un testigo de ellas. Yo he experimentado la historia de Jesucristo. Todo lo que se dice de él en las escrituras ha sucedido en el alma de mi ser. Todo, desde su resurrección, hasta su nacimiento, el descubrimiento de la paternidad de Dios, y la Ascensión hacia el cielo, y el descenso de la paloma, lo cual es el símbolo del Espíritu Santo. Todo lo que está grabado en las escrituras yo lo he experimentado. Eso viene desde las profundidades del alma. Pero estas mismas experiencias elevadas al nivel psicológico pueden ser invaluables aquí en el mundo del César. Tú y yo podemos tomarlo en el mundo del César y hacer las cosas más fantásticas con esto. El nivel de Juan, quien usa la vestidura externa de piel y cabello, ya lo has superado. Ya no necesitas hacer eso... no necesitas matar un pájaro para redimirte a ti mismo, ni matar un buey, o a un ciervo, ni tampoco a un carnero y ofrecerlos para redimirte a ti mismo. Eso es todo muy en la superficie de todo.

Pero por debajo, en un nivel psicológico, ustedes pueden usarlo para manifestar el estado más maravilloso en el mundo. Tomen a cada persona que conocen, y sin el consentimiento de ellos, represéntalos ante ti mismo como si ya fueran el ser que ustedes querrían que sea, y vean verdaderamente cómo se convierten en eso. ¡Vean cómo se convierte en eso! Como mi amigo que fue a San Francisco, y un completo extraño en la calle le pidió dinero, y él no le dio dinero, sino que en el ojo de su mente el vio a ese hombre completamente empleado. Él se rehúsa a darle dinero, pero lo ve al hombre completamente empleado, y cuando se sintió satisfecho en que su acto imaginario ya es verdadero, continuó en su caminata. Y luego, cuatro meses después, el mismo hombre vino caminando por la calle, y se acercó a mi amigo Freedom, le extendió su mano, y le dijo, “No creo que me recuerde, ¿verdad?”, Freedom dijo, “Oh sí, lo recuerdo”. Y luego, el hombre le dijo a mi amigo Freedom: “Quiero agradecerle porque no me dio el dinero que le pedí hace cuatro meses; porque si me hubiese dado dinero, todavía hoy estaría pidiendo dinero. Pero porque tú no me lo diste, ese mismo día fui a buscar y conseguí un trabajo. Todavía sigo trabajando allí, y estoy completamente empleado, y tengo posibilidades de crecimiento en este mundo”. Y él se lo agradeció… a un completo extraño. Pero Freedom conocía el arte del perdón: cómo realmente crear en sí mismo un nuevo hombre, en vez de quedarse en este conflicto. ¿Un hombre rogando por dinero? No. Yo crearé en mí mismo un nuevo hombre, un hombre que está completamente empleado.

Así que les digo a todos que pueden hacerlo. Tú eres un discípulo. No creas que los discípulos desde Pedro a Judas son los doce discípulos. Lean el capítulo 9 del libro de Hechos. Tanto hombres como mujeres, si realmente aceptan este camino de vida, son discípulos. Cualquiera que acepte el camino de vida, y este es el camino de vida; ellos son llamados: “La gente de El Camino”. Tomamos a la frase: “La gente de El Camino”, y ahora le damos el nombre: Cristo. Es un nombre hermoso; para mí es un nombre hermoso. La palabra Cristo significa Mesías. Es el Camino de la Salvación. Pero es un Camino de salvación, no es un ser externo a ti quien salva. Porque, escuchen a estas palabras del capítulo 43 de Isaías: “Yo soy el Señor tu Dios, el Santo de Israel, tu Salvador… y fuera de mí no existe otro salvador… no hay otro”. (Versículos 3 y 11) No existe otro Salvador fuera del Santo de Israel, y su nombre es YO SOY: “YO SOY el Señor tu Dios, el Santo de Israel”. Entonces el YO SOY dentro de ti es el gran ser que se hundió a sí mismo en ti, y se convirtió en ti. Él es tu propia maravillosa Imaginación Humana.

Y tú lo intentas. Lo pruebas sinceramente. Si mañana no obtienes el fruto, ¿Qué importa? Déjenme que les repita aquel hermoso pasaje de Habacuc: “La visión tiene su tiempo señalado, madurará y florecerá. Si tardara, entonces espera; porque vendrá seguro y no se demorará”. (Habacuc 2:3) Entonces la visión, es tu visión de ti mismo; tú quieres ser… y lo mencionas. Muy bien, tú tiras una semilla al suelo hoy. Podría ser una bellota, podría ser un maíz, podría ser otro tipo de semilla, y cada semilla tiene su tiempo señalado. Una crecerá en una noche, otra crecerá en una semana, otra crecerá en un mes, y otra crecerá en un año, pero tiene su propio tiempo señalado, y madurará y florecerá. Si a ti te parece que demora, espera, porque vendrá seguro, y no se demorará. No se demorará para sí misma. Todas las cosas dan su fruto según su género. Eso es parte del plan eterno – de la cosecha idéntica. (Génesis 1:11) No puedes plantar una cosa y esperar a que crezca otra cosa que no es lo que plantaste.

Entonces, cualquier cosa que tú plantes, tú lo plantas en tu propia maravillosa imaginación al asumir que tú ya eres lo que quieres ser.

Así que él viene a nuestro mundo y lo perturba. Si él no hubiese venido a mi mundo, ni me hubiese dicho que yo no estoy realmente anclado (es decir condenado) al ambiente en el cual he nacido, y que yo podría trascenderlo, bueno entonces, yo no tendría ninguna ambición de ser otro de lo que yo ya era desde nacimiento, y permanecería en ese ambiente. Porque cuando Cristo viene al mundo, él viene no para traer paz, sino una espada. (Mateo 10:34) Él perturba al mundo entero cuando viene; y luego le muestra al hombre cómo traer en él mismo la paz, cómo crear en él mismo un nuevo hombre en lugar de dos, para así hacer la paz. Pero no puedes tener paz, a menos que primero haya guerra. Así primero él hace la guerra, y luego te muestra cómo él va a hacer la paz. Él te perturba para que tú puedas ser otro del que aparentas ser; y luego te muestra cómo hacer la paz, cómo traer a la existencia un nuevo hombre en vez de dos.

Ahora vayamos al silencio.


Cuando comiencen a practicar este arte del perdón, y lo dominen, y lo dominarán si lo practican, no piensen ni por un momento que porque ya han dominado este arte, que luego podrán trabajar en cooperación con Dios para traer el nuevo orden a la existencia. Ese nuevo orden está viniendo, ya sea que ustedes perdonen o no. Este arte nos lo es dado sólo para amortiguar los golpes de este nivel pero ese nuevo orden está viniendo, de hecho, ya ha venido. La puerta está abierta y nadie puede cerrarla. Así que el orden ya ha venido. Si tú quieres continuar adaptándote al ambiente en el cual has nacido, no demorará tu entrada al Reino de los Cielos. Esto se te da sólo para adaptarte en esta rueda de recurrencia mientras estás en ella, hasta aquel momento en el tiempo cuando Dios, en su maravillosa misericordia, te eleva hacia el reino de los cielos.

Ahora, ¿Hay alguna pregunta, por favor?

Pregunta: ¿Puedes relacionar lo que dijiste esta noche sobre el perdón, a tu capítulo llamado “Las Tijeras de Podar de la Revisión”?

Respuesta de Neville: Sí, definitivamente. La revisión es perdonar. Yo traté de refrescarlo como pude, porque la palabra hoy en día… luego de 2000 años, al barco le han crecido percebes, y estas palabras, como expiación, como el perdón, ciertos grupos se han apropiado de sus derechos y del único derecho de perdonar; que un individuo puede perdonar; sólo si llevas puesto el hábito puedes perdonar, y él ha asumido el derecho y el único derecho de perdonar. Eso no está en las escrituras para nada; todos en el mundo pueden practicar este arte. Lo hizo hasta una pequeña niña de cinco años de edad; su abuela viene aquí (ella está aquí esta noche) esta niña realmente trajo una reconciliación entre sus padres divorciados, al jugar un pequeño juego que la abuela le enseñó. Así que cuando vas a la cama esta noche… (N.T.: Aquí hay una omisión de la cinta, pero está historia se encuentra en la conferencia “El milagroso poder del apego”).

Pregunta: ¿Es necesario hacer la revisión, como dijo Jesús, antes de orar? ¿Qué si has herido a tu hermano, vuelve y perdónalo? ¿Es la revisión necesaria para un trabajo más efectivo?

Respuesta de Neville: Es efectiva en cualquier momento en las veinticuatro horas. Si yo te lastimo, entonces estamos en conflicto dentro mío, no dentro tuyo. Yo debo resolverlo, si así lo deseo. Yo debería desearlo, porque voy a comprobarlo para mí mismo, como ya lo he comprobado, que tú no eres realmente otro. Todavía no sabes que tú eres el ser que te está hablando a ti. Todavía no lo sabes, y aun así lo eres. Sin pérdida de identidad, tú serás el mismo maravilloso ser que eres pero aún más, y aun así serás uno con el Orador. Y eres único ser que va a demostrártelo a ti que tu realmente eres el Padre de mi Hijo, mi hijo David. Tú eres su padre, y tu madre es su padre, y tu abuela. Cada ser en este mundo que aparenta ser de otro sexo, ellos son el padre de mi Hijo. Así que la paternidad de Dios es real.

Así que si en el proceso no te das cuenta de esto, y alguien nos ofende, y yo no sé que él es mi propio ser solamente reflejando algo que yo he hecho, lo cual he olvidado, que él solamente da testimonio de mi propia perturbación – yo creo que él es la causa. Él no es la causa; esta en mí. En algún momento en el tiempo, cuando leí esta cosa sobre el General MacArthur… yo siempre admiré al general, y aún lo admiro… así que yo, esta noche, me lamento porque él lo escribió, realmente, porque para mí él es más grandioso de lo que ha escrito en esa publicación. En el ojo de mi mente, yo pienso que es una persona maravillosa. Pero cuando era joven, él estaba siendo enviado hacia el mundo, bien entrenado, primero en su clase, mucho más adelantado que cualquier de ellos, y se le dijo: “Antes de que se quiten el uniforme, ustedes volverán a estar en guerra. Y esto es inevitable”, dice el caballero que se dirige a la clase. Siempre ha sucedido, y siempre sucederá dijo él, por lo tanto preparen a su país para eso. Bueno, que puedes esperar cuando cada clase que está saliendo hoy en día, de Rusia, de China, de Inglaterra, de… (etc.) Todos tienen clases que salen entrenadas para proteger su tierra. Si esa es la orden que se les da – indudablemente es una orden parecida que se les da a todos ellos – ¿Estamos preocupados? ¿O deberíamos estar perturbados cuando vemos estas explosiones por todo el mundo? Es inevitable dijo él.

Bueno, yo les digo, Cristo vino al mundo. Se hundió en ti como tu propia maravillosa imaginación humana, y él te perturba al decirte que puedes ser lo que quieres ser. Eso es guerra. Pero él te pone en un ambiente que es limitado, y te hace comenzar en la vida como un esclavo. Porque todos somos esclavos; tú vienes y entras, y no tienes dinero, no tienes trasfondo social, ni trasfondo intelectual, no tienes nada, y allí es donde comienzas. Y él te dice que puedes soñar, y que al atreverte a asumir que ya eres el hombre que te gustaría ser, puedes convertirte en él. Va a causar conflicto en este mundo – “Yo no vine a traer paz, sino una espada”. Porque, desde el minuto que comienzas a soñar, van a suceder cosas, y la gente va a ser perturbada. Pero su perturbación trae al nacimiento del cumplimiento de tu sueño. La cosa completa es perturbada – no puedes detenerlo – de repente viene a nacer, y tú te conviertes en ese el hombre, y sueñas de ahí en adelante. Y los sueños siempre están perturbando al mundo.

Un día, un amigo mío, volando desde San Diego a Los Ángeles, vino a casa para cenar aquella noche – él es un hombre de la fuerza naval, ahora ya no, pero él estaba en la fuerza naval durante la última guerra. Me dijo, “Tuve la experiencia más extraña hoy. No me di cuenta, pero yo estaba volando sobre el borde del agua, pero volando por arriba del agua, y vi a este pequeño barco moviéndose, y estaba dejando una oleada detrás. Y ¿Sabes qué Neville? Esa oleada continúo por largo tiempo más de lo que mi ojo llegó a ver; y yo conozco un poco sobre las estructuras de este mundo nuestro, y esa cosa, a menos que haya sido interferida por algo, llegará al Oriente, aquella oleada. Él perturbó al agua, y esa cosa se está moviendo, y continuará por siempre y para siempre. Hasta que alguna orilla lo detenga, va a continuar eternamente”. Bueno, ¿Sabes qué? La mente perturba algo y va a influir a todos los que toque.



Traducido por Laura Arrojo
La conferencia original en inglés es BINDING AND LOOSING (Neville Goddard – 01-14-1964
)



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>




 

martes, 1 de agosto de 2017

LA LEY DE LA COSECHA IDÉNTICA (Neville - sin fecha)

Neville Goddard (sin fecha)


LA LEY DE LA COSECHA IDÉNTICA



Ahora, podemos decir la misma cosa una y otra vez, y finalmente, en un pequeño momento, la gente lo capta, lo entienden. Puedo decirles noche tras noche, que todas las cosas existen en la imaginación humana. Y puedo decirles que el hombre es todo imaginación. Y Dios es el hombre, y existe en nosotros, y nosotros en Él. Que el cuerpo eterno del hombre es la imaginación. Y eso es Dios mismo. Eso es el cuerpo divino que nosotros llamamos Cristo Jesús en las escrituras.

Y por culpa de un entrenamiento anterior, podríamos cuestionarlo o hesitar en, bueno, tomarlo en serio. Esta noche espero que pueda mostrarte dos historias, que muestran lo verdadero que es esto. Quizás nunca te sueltes a ti mismo al punto tal que yo desearía que lo hagas. Pero de todas maneras, se los contaré.

El sábado pasado, una amiga mía de Nueva York vino durante la semana, y estaba aquí el viernes. Yo la invité el sábado junto a otros amigos de ella que están aquí. Ella me llamó durante el día y preguntó si podía venir más temprano, si podría venir a las cuatro, en vez de las cinco, a la hora que los invité. Que ella tenía cosas para contarme. Y que ellos no lo entenderían, y ella se sentiría incómoda en la presencia de otros, hablando de estas cosas.

Ahora, permítanme que vaya para atrás, un tiempo atrás, con esta dama. Yo la conocí aquí en esta ciudad, hace veintipico de años. Ella era una hermosa mujer joven, alrededor de treinta años de edad; y era modelo. Ella había comprado un pequeño hogar para sus padres y estaba pagando la hipoteca. Y me dijo en aquel entonces – esto fue hace veintipico de años atrás –, “Siempre he soñado con ir a París. Y realmente no tengo el dinero. Tengo suficiente en el banco como para ir de turista, y vivir solo por una semana de manera modesta; ir a algún pequeño hotel, o quizás alguna pequeña habitación, y solo por una semana; no podría quedarme más que eso. Y aun eso me parece estúpido ahora, porque pienso que todavía estoy pagando por la casa.” Yo le dije, “Le estás preguntando a la persona equivocada por consejos, porque yo no soy una persona racional cuando se trata del mundo. Yo no vivo acorde a la mente que racionaliza. Estoy hablando de un principio completamente diferente. Estoy hablando de la imaginación, y la imaginación para mí, es Cristo Jesús, y Cristo Jesús para mí es Dios, y no hay nada más que Dios, y todas las cosas son posibles para Dios. Si tú quieres que te de alguna razón para ir o no ir, no me preguntes a mí. Si quieres ir, y tienes lo suficiente como para un viaje corto, una semana en París como máximo, ve como turista, vive modestamente y vuelve.”

Bueno, ella no me dijo lo que haría, pero ella fue. En el segundo día en París, en una cita a ciegas, ella conoció a un hombre, 23 años más grande que ella. Él ya se había casado 5 veces. No tuvo hijos. Pero se enamoraron. Él se divorció de su quinta esposa, se casó con ella, y fueron bendecidos con un hijo; la imagen de ese hombre. Cuando vi fotos de él – él nació en Rusia – cuando vi fotos de él, podrían haber sido las fotos de este pequeño niño.

A través de los años… bueno, el hombre era muy rico, él hizo una fortuna. Tenía negocios internacionales. Fábricas aquí en nuestro país, fábricas en París, fábricas en Puerto Rico, y fábricas por todos lados. Un hombre muy, muy rico. Él se volvía loco por esta criatura.

Bueno, el niño creció – para entonces, él tenía 2 años y medio, y una noche yo tuve una visión. Y vi a un pequeño niño; él tenía alrededor de 5 años de edad, incomparablemente hermoso. Y me dijo que yo era su padre. Yo dije, “Bueno, si soy tu padre, entonces ¿Cuándo vas a venir a la Tierra, y ser mi hijo?”, Así que si soy tu padre, ¿cuándo vendrás a la tierra para ser mi hijo? Él dijo: “Sí”, Yo dije, “¿Cuándo?”, él dijo, “el 10 de Noviembre”. Yo dije, “¿Ah sí?” Ahora esto fue a fines de Septiembre. Así que le dije a mi esposa, a la mañana siguiente, le dije: “Querida, ¿Sabes que vas a tener un bebé el 10 de Noviembre?”, ella dijo, “Realmente creo en todo lo que enseñas, pero por favor, ¡Esto es ridículo! ¡Ni siquiera estoy embarazada! Ya estamos a fines de Septiembre; y ¿Yo voy a tener un hijo el 10 de Noviembre?”, ella dijo, “No, eso está fuera de cuestión.” Está bien, (dije), eso es lo que él me dijo de todas maneras.”

Esa noche, en la ciudad de Nueva York, en mi conferencia, esta dama apareció. Su pequeño niño tenía 2 años y medio, y ¡Ella estaba hasta así de grandota! Se veía como si estaba a punto de tenerlo ahí mismo. Así que le dije a ella: “¿Para cuándo esperas tener a tu hijo?”, ella dijo, “Ningún hijo, yo voy a tener una hija. Joseph y yo, queremos una hija. No queremos ningún hijo; ya tenemos a nuestro hijo.” Yo dije, “¿Para cuándo esperas a tu bebé, entonces?”, Y ella dijo, “Oh el doctor dijo alrededor de principios de Enero.” Yo dije, “Si tu hijo nace el 10 de Noviembre, ¿Puedo decirte su nombre? Su nombre es Neville Mark, porque eso es lo que él me dijo.”

Bueno, el 10 de Noviembre, ella tuvo a su pequeño niño. Y lo llamó Neville Mark. Ahora eran una familia de cuatro con los dos niños, y ellos crecieron. Cuando el primero, la imagen de su padre, Larry, llegó a la edad de 18 años, lo enviaron a la universidad en Inglaterra.

Y una mañana, un sábado por la mañana, recibí una llamada de ella, y me dijo, “Larry ha muerto.” No me preparó para nada; ella dijo “Larry ha muerto”. Yo dije, “¿De qué estás hablando?” Ella dijo, “Acabo de recibir una llamada del director de la universidad de Londres. Larry murió repentinamente hoy, en un accidente automovilístico. Uno de cinco, pero él fue el único que murió, los otros sobrevivieron. Él no manejaba el auto, solo estaba en el auto. Y nos estamos yendo en una hora. Joseph, Neville, y yo, nos vamos en una hora, para ir a Londres.”

Y así se fueron, y trajeron de vuelta las cenizas de Larry, y las esparcieron en Central Park (en Nueva York). Ella entró en shock, completamente shockeada. Y por dos meses, ella no estaba aquí. Su marido me llamó a larga distancia; me escribió y me dijo, “¿Qué hago? No sé qué hacer… ¿La interno en algún asilo? ¿Traigo alguna cosa? Porque ella ¡No está aquí! Se rehúsa a ser parte de este mundo.”

Pero ustedes no conocen a esta mujer. Ella tiene una determinación que es como el acero; no puedes desviarla. Puede tomar a cualquier objetivo en este mundo, y realizarlo. Y ella tenía un solo objetivo ahora: debía saber sobre Larry. Si lo que yo enseño es verdad, que todas las cosas existen en la imaginación humana, entonces Larry existía en su imaginación. Y ella tenía que verlo, y tocarlo, y conocerlo, y saber que él sobrevivió. Ella dijo: “Mi religión me falló, mis filosofías me fallaron; no podía abrir un libro; nada podía, de manera alguna, alentarme, o darme apoyo. Y viví en este estado, tan solo completamente en shock, para la desesperación de mi familia. Y en una mañana, dos meses después, sentí algo emergiendo desde adentro mío. Buscando y buscando. Y luego, desde adentro de mi propio ser, sale Larry. Él está sentado en un costado de este sillón, en mi habitación, ¡Es mi habitación!” Ella vivía en el piso 33 al Sur del Central Park. (Ella continúa), “Aquí vino Larry.” Luego yo dije, “‘¿Larry allí?’” “¡Pero yo puedo ponerme allí también!” Y así lo hizo, ella se sentó justo al lado de él, y lo sintió. (Ella continúa), “Luego traje a Neville, y se sentó al lado mío. Y aquí, nosotros tres, nunca antes había visto a Larry tan hermoso. Su rostro era semejante al terciopelo; nunca has visto tal belleza de piel como la de Larry, y nos comunicamos sin el uso de palabras, y él me dijo: ‘Madre, nunca quise lastimarte’; y Larry me está hablando sin ningún uso de palabras, pero me lo está diciendo, y yo lo estoy escuchando. Luego le dije a Neville: ‘Neville, ve y trae a tu Papa’. El papá estaba en ese momento en el living. Esto fue a las primeras horas de la mañana, alrededor de las seis. ‘Ve y trae a Papá, y dile a papá que venga.’” Y en el minuto en que se paró, y comenzó a caminar hacia el living para traer a su padre, algo sucedió dentro de ella, y algo irrumpió, y luego la cosa completa se desvaneció.

Pero ella dijo, “En ese momento yo fui completamente curada. Yo tenía un dolor que ningún doctor podía ayudar. Ningún filósofo podía ayudar. Ninguna persona religiosa podía ayudar. Ningún libro podía ayudar. Aquí estaba con dolor; un dolor que nadie podía entender. Era un dolor físico; mi cuerpo estaba destruido por él. Y en ese momento, yo fui completamente aliviada de toda sensación de pérdida, de toda sensación de dolor, y comprobé que todas las cosas sí existen en mi propia maravillosa imaginación humana, y allí es donde Larry estaba. Lo traje hacia afuera, como un ser objetivo, que aparentaba ser independiente de mi percepción de él, y él se sentó en ese costado de ese sillón, en el brazo del sillón, aquel sillón grande en mi habitación; y Neville se sentó en el otro brazo; y envié a Neville para que llame a papá, y luego fui hacia el interior.

Luego que se irrumpió, me levanté de la cama. Y fui al living y allí estaba Joseph, leyendo el periódico, y le conté lo que acababa de suceder. Y, ¿Sabes qué? ¡Él era solo una sombra! Una sombra que hablaba. Yo veía a mi esposo, ¡y aquí había solo una sombra! Una sombra que hablaba. Ese día yo tenía que salir. Y fui caminando por la calle, de compras, y todos eran tan solo una sombra, sombras que hablaban. El mundo completo era tan solo una sombra. Y entonces, cuando decimos: “Todo lo que contemplas, aunque aparenta estar afuera, está dentro, en tu propia maravillosa imaginación humana, de la cual este mundo de mortandad es tan solo una sombra.”

Todo aquí parece ser tan real; lo cortas y sangrará, y es tan solo una sombra. Y ella fue curada instantáneamente, cuando desde adentro de su propio ser, conjuró a su hijo y lo hizo sentarse en el brazo del sillón. Y ella misma trajo a su propio ser hacia afuera, y se sentó en el centro de ese sillón. Y luego trajo a Neville, quien estaba profundamente dormido en su propia habitación, y luego le dijo a él: “Ve a buscar a papá, hazle venir y ver lo hermoso que está Larry; con piel de terciopelo”; tan completamente precioso, ella nunca lo había visto tan hermoso. Y él le dijo a su madre: “Nunca quise lastimarte; yo no quería lastimarte.” Luego la cosa completa se desvaneció, y ella se dio cuenta que aquello que yo le había dicho anteriormente, que: “Todas las cosas existen en la imaginación humana”, era cierto.

Estamos viviendo en un mundo de sombras. El hombre Inmortal es tu propia maravillosa imaginación humana. Ese hombre nunca puede morir. Ese es Cristo Jesús. Tú eres el Señor Jesucristo. Y Jesucristo no es alguna cosa intangible. Tú hablas de la imaginación, según se define en el diccionario, como: “La facultad de la mente de formar imágenes”. Es definida como: “Aquello que puede conjurar y crear una idea o una imagen, independiente de la realidad objetiva”. Ellos llaman a “esto” (este mundo) la realidad, y a la imaginación como algo independiente de la realidad objetiva, y que aquello que conjura, lo llaman: “Lo irreal”. Que la simple percepción de los hechos objetivos, de los objetos en este mundo, lo que ellos llaman “percepción de los sentidos” es por lo tanto, la realidad. Si no está presente, entonces eso no es real, y por lo tanto, es imaginación. “Esto” ahora es considerado “real”, y si pienso en el hogar que dejé hace una hora atrás – el hogar al cual espero volver esta noche dentro de una hora – que porque ahora no está presente a mis sentidos, eso es irreal, eso es imaginación. “Esto” (la habitación) lo cual no conozco tanto, “esto” es real, porque está presente para mis sentidos.

Y yo les digo: es exactamente lo opuesto. El mundo entero existe dentro de la imaginación humana. Y si tú eres tan intenso como esta mujer – nunca he conocido a nadie más intenso que esta mujer. Ella me dijo, “Recibimos una notificación que debemos mudar nuestros negocios”, eso es en el edificio en la calle 57, entre la Quinta Avenida y Madison. Un barrio de los más caros, donde pagas 50, 60, y 70 mil dólares por un área no mucho más grande que esto, por año, en alquiler, ciertamente no mucho más grande que esta habitación; un piso solo. Él es diseñador de ropa. Tiene fábricas en Londres, en París, fábricas en Nueva York, fábricas en Puerto Rico. Y aquí, en un área no más grande que esta, es larga y angosta, y si midieras en pies cuadrados esta habitación – aquel lugar no sería así de grande, y él estaba pagando sesenta y cinco a setenta mil dólares anuales en alquiler. En su propio lugar donde vivían, él pagaba $1,250 por mes, por aquel departamento en el piso 33 que tenía. ¡Eso es un montón de dinero! Mas todos los negocios funcionando, y pagando salarios a quizás 150 o 200 personas cada semana, eso suma una fortuna.

Él recibió una notificación de que iban a terminar su contrato de alquiler, porque la empresa IBM, International Business Machine (Maquinaria de Negocios Internacionales), compró el edificio para demolerlo y construir un gigantesco edificio para ellos, la sede central en la Ciudad de Nueva York. Él tenía que irse. Comenzó a darle a ella todo tipo de razones del porqué él no podía encontrar un lugar. Ella le dijo, “¡No me digas lo que no quieres, no me digas lo que no puede lograrse, dime lo que quieres! ¡Tan solo menciónalo! ¡No me importa cuántas cosas menciones, tú simplemente menciónalas!”. Él dijo, “Quiero un edificio en la calle 57, entre la Quinta Avenida y la Sexta Avenida, y ellos dicen que no hay edificios a la venta, ni siquiera para alquilar; pero ¡definitivamente no hay para vender!” Ella dijo, “¡No me digas lo que no se puede! ¡Dime lo que quieres!” Ahora, él dijo: “Tenemos 18 meses para irnos de nuestro departamento actual – son $1,250 por mes – Me gustaría mudarme y reducir nuestra renta… muy bien, pero ¿Quién va a pagar $1,250 y tomar mi contrato de alquiler?” Ella responde, “¡No me digas quién lo va a hacer! ¡Dime lo que quieres!”; él dijo, “Pero eso es lo que quiero; quiero salirme del contrato, y encontrar un lugar igual de agradable; y alto como éste – ellos estaban en el piso 33 – arriba de los pisos treinta, donde pueda tener una buena vista panorámica, y no tener que pagar esa cantidad de dinero.”

Él le dio doce cosas a ella. Ella tiene la capacidad de entrar en estos Estados, y traerlos a la existencia, y son objetivos, son materiales para ella. Cada uno de estos deseos, ella los logró. Él encontró un lugar, número 41 al Oeste, calle 57, un edificio de 8 pisos. No estaba a la venta. A ella no le importaba qué estaba o no a la venta. Ella lo obtuvo. Ahora ellos están allí. Alguien apareció, luego de que ella soltó a su departamento en el ojo de su mente, y que realmente se mudó a otro justo al lado de este, en la calle 57, alguien vino y dijo: “Tomaré tu contrato por el mismo precio, a $1,250”. Y luego ella encontró el lugar en el piso 30, justo adyacente al edificio del cual ahora son dueños, el de ocho pisos, por $650 por mes, reduciéndose a $600 dólares menos.

Todo lo que él pidió, ella lo logró. Esa es su intensidad. Y ella estaba determinada en saber qué le sucedió a Larry. Ella quería probar para su propia satisfacción, que Larry había sobrevivido; que Larry es real; no es tan solo un sueño. Que su Larry es una realidad sólida, y que ella podía poner su mano en Larry, y hablarle a Larry, y comunicarse con Larry y la cosa completa se convirtió en una realidad para ella. Esa es Louise.

Ella ha probado por sobre toda duda, la verdad de lo que estoy tratando de decirle a todos los que conozco; que imaginar crea la realidad, porque imaginar es Dios en acción. Que la imaginación humana es Jesucristo y que no hay otro Jesucristo. Ese es el Señor Jesucristo de las escrituras.

No estoy diciendo que vas a ser tan intenso como lo es ella. Yo deseo que lo fueras. Ella puede ir dentro de alguna cosa material – lo cual no me interesa para nada – como el dinero, y salir, y hacer una fortuna, como ella ha hecho una fortuna. Y ella era tan pobre como un ratón de iglesia cuando me escuchó por primera vez. Nunca había escuchado tales peculiares, extrañas e irracionales declaraciones como las que escuchó de mí. Y su primer contacto conmigo fue para hacerme esa pregunta, “¿Qué debo hacer? ¿Debería ir a París? No es racional.” Y yo le dije que no estoy hablando de nada racional en este mundo. Estoy hablando de un poder que no es racional. La mente racional es simplemente la interferencia entre el Ser que tú eres, y este tal llamado “mundo” que ¿tú crees que es tan real? No. La mente racional; dejen que sea lo que quiera ser. Pero no estoy hablando de eso. Estoy hablando de algo completamente diferente, y el mundo llama a este ser del cual hablo: “Cristo Jesús”. Pero ellos no conocen a Jesucristo. Jesucristo es un SER. No es una peculiar – como escribió una amiga mía el otro día – no es una “esencia”; la Imaginación no es una “vaga esencia”, como ella dijo. ¡La Imaginación es un SER! ¡Un Ser Majestuoso! ¡Un Ser de Amor Infinito! ¡Pero es un SER!

Ahora, me han escuchado contar la historia de mi querida amiga Melo. La pequeña niña; de tan solo ocho o nueve años de edad. Bueno, he recibido otra carta de ella. Y en la otra carta ella dijo, “Fui a tu conferencia. ¿Y sabes qué? Al final de tu conferencia tú dijiste, “Esta pequeña niña es Pedro. Y cuando yo muera, ella verá al mismo rey que vio cuando la llevé a Francia. ¿Y sabes qué? Al final de tu conferencia, te quitaste tu tapado. Pero no te vi quitarte tu tapado; ¡yo te vi quitarte tu piel! Te quitaste tu piel, y yo podía ver a través de ti. Y justo detrás de ti estaba el rey que vi en Francia, ¿Y sabes qué? ¡Él era tú! Y al lado del rey había una lápida. Y en la lápida estaba escrita la palabra “Neville”, y luego, él se desvaneció. Y todo se desvaneció y luego, me desperté. ¿No fue eso, increíble?” y ella escribe la palabra “increíble”, “Inreible” (la gente se ríe). Me recuerda a mi pequeña niña cuando tenía cuatro años, y alguien le dijo, “¿Qué hace tu padre?” y ella dijo, “es un conferenista” (la gente se ríe)… y jamás había escuchado la palabra “conferenista”, pero cuando pienso en Vicky, pienso en su palaba “conferenista”. Y si alguien nos daba algo, por ejemplo para Navidad o algo, y no podíamos deducir ¿Qué rayos es esto? ¿Cuál es su propósito? Y luego la mamá decía, “Me pregunto si es funcional” y ella, Vicky, no podía pronunciar la palabra “funcional”, entonces ella decía “funkonal”… bueno, ¡nunca más escuché la palabra “funcional”! ¡Sino que pienso en la palabra “Funkonal”! Así que si recibimos algo hoy que no podemos entender bien qué es, lo cual muy seguido en Navidad recibes todo tipo de cosas que no conoces, y dices ¿Qué rayos es esto? ¿Qué puedes hacer con esto? Y entonces, lo pones en el cajón de regalos; deja que otra persona lo descubra, ¡Cuando se los des un año más tarde! (risas)… y aquí está, y yo pienso en “funkonal”; ¡No es más “funcional”!

Bueno, ella dijo “inreible”. ¿No es preciosa? Tengo todas sus cartitas ahora. Pero ella vio al Rey, y ella vio la lápida, y ella vio donde quedó ese tapado – lo cual era solo un símbolo de la vestimenta física que fue quitada. Y aquí está la vestidura siendo quitada, incrustada en esa lápida y en la tierra, era llamada “Neville”. Pero más allá, ella vio al Rey, “Mirad a tu Rey”. Y ella dijo, “Y eras tú, y luego, desaparecieron. ¿No fue eso inreible?”

Así que te digo, tú eres un ser infinito, un ser inmortal. No comenzaste en el vientre de tu madre, y no terminarás en la tumba. Tú eres por siempre y para siempre, y para siempre. Y tú eres ese REY. Serás despertado un día, y no serás nada menos que el Ser del que se habla en las escrituras como Jesucristo. Existe solo Jesucristo en el mundo; existe solo un Dios en el mundo. Y tú y yo seremos uno. Un cuerpo, un Espíritu, un Señor, un Dios y Padre de todos. No permitas que nadie te diga que, porque ellos te precedieron en el despertar, que ellos tienen mayor rango que tú. Nadie tiene mayor rango, aun si tú precedes a otro en el orden del despertar, porque existe solo un ser que está despertando, y ese único ser es Dios, y Dios es tu propia maravillosa imaginación humana.

Si tú tan solo pudieras ser tan intenso como Louise, hacia las cosas físicas, podrías, en el futuro inmediato, tener cualquier cosa que quieras en este mundo. Yo personalmente no tengo deseos por esas cosas, no. Pero ella sí, y todo está bien. Ella tiene esos deseos, y dejen que los tenga, al extremo. Ella vino; y me insistió – hace cuatro años atrás – en darme cierto cuadro, porque yo – tan solo para darle un cumplido – le había dado una opinión sobre ese cuadro que ella hizo; una copia de un gran cuadro. El de ella no era un gran cuadro; el original sí lo era. Y ella me lo ofreció a mí, y yo dije, “No, no lo llevaré. Me voy para California; ciertamente no podía tomar un cuadro tan grande, y llevármelo a California.” Un buen amigo mío – él está aquí esta noche – fue por un viaje de negocios a Nueva York, y ella lo persuadió para que lo trajera, y él me lo trajo a mí. Lo colgué por dos años aproximadamente, y ya no podía tolerarlo más. Así que lo saqué y lo enterré en el pequeño armario. Y ella vino y dijo, “¿Dónde está el cuadro?”, Yo dije, “Bueno, lo tuve colgado por dos años, y luego me cansé un poquito… y quería cambiar la habitación.” Entonces, ella dijo, “¿Dónde está?” y yo dije, “Bueno, aquí está”. Por suerte no lo había regalado. Entonces ella dijo, “Me lo llevaré”; muy bien, llévatelo. ¡Y se lo llevó! Ella se llevó el cuadro, y se lo va llevar directo a la Ciudad de Nueva York otra vez. ¡Esa es la intensidad de esta mujer!

El dinero es algo importante para ella. Ella le da importancia a todo. Pero cuando se trató de esto, la pérdida de su hijo; ella entró en shock. No encontró consuelo en la religión, no pudo encontrar consuelo en libros; no pudo encontrar consuelo en nada. Todo tirado por la ventana. Pero estaba determinada en probar que su Larry sobrevivió. Y en lo único que se pudo sostener fue en: “Todas las cosas existen en la Imaginación Humana”. Y si eso era cierto, bueno entonces él va a venir desde adentro mío, y yo sabré que él sí existe, y que él sobrevivió esa cremación. Porque ella volvió con las cenizas, y fue al Central Park, y esparció las cenizas alrededor de un árbol. Y aquí viene Larry, sentado en el costado del sillón, y ella se pone a sí misma en el sillón, y pone a Neville del otro lado del sillón. Y aquí está ella, continuando.

Pero les digo lo intensa que es esta mujer. Cuando yo le dije, “El 10 de Noviembre, si tienes un hijo varón, su nombre es Neville Mark.” Y ella estaba determinada a que no iba a tener un hijo varón. Ella dijo, “Voy a tener una hija mujer”. Yo dije, “Está bien, si es un niño, su nombre es Neville Mark.”

Bueno, no he visto a Neville por años. La última vez que lo vi, él vino de visita, y pasó tres semanas con nosotros en Barbados. Y era un muchacho hermoso, muy buen mozo; con cabello largo, por debajo de los hombros, pero inusualmente hermoso. Me cuenta que ahora mide alrededor de 1,83 metros; ¡Aun más deslumbrante! Acaba de cumplir 18 años. Él cocina todo para ellos. Ahora, ellos no necesitan ninguna ayuda, porque tienen todo el dinero del mundo; aun así él se encarga de cocinar todo, hace todos los lavados, hace todos los planchados, hace todas las costuras; ¡él hace todo! ¡Así que ella obtuvo su deseo! Ella tuvo una niña; y yo tuve a mi hijo. ¡Él era un hijo! Él hace los vestidos – porque su padre es un diseñador de ropa – y va a heredar esta cosa fabulosa. Su padre tiene 77 años, así que en un futuro no lejano, él heredará esta cosa enorme. Pero a él le encanta coser, y le encanta planchar la ropa; ¡Le encantan todas estas cosas! Ahora está yendo a la universidad para estudiar diseño, y la “fabricación de ropa”, y todas estas cosas. Entonces, con su pelo largo, y esa hermosa, hermosa piel que tiene; ella indudablemente ¡sí tiene a su hija! Y yo tengo en él, a mi hijo. Así que como verán, ambos de nosotros lo obtuvimos.

Ella me dijo, “¿Recuerdas alguna cosa del pasado, respecto a Neville? Porque lo has visto antes que yo.” Yo dije, “Solo puedo decirte que él vino a mí, este hermoso, hermoso muchachito, de unos cinco años de edad, y me dijo que yo era su padre. Bueno, tú sabes Louise, nunca te he conocido físicamente, por lo tanto ciertamente yo no soy su padre físico.” Pero a través del infinito, estas corrientes encontradas, ¿Quién conoce la relación de todas estas cosas a través de la eternidad? Él me llamó su padre. En ese momento yo me preguntaba, “Bueno ¿Cuándo vas a venir? Porque yo sabía que esto era una visión, y sabía que él no era mi hijo en este mundo. Yo sabía de mi hija Vicky, cuando ella vino a mí a los cuatro o cinco años de edad, y ella también me llamo “Papi”, y yo le dije, “Si eres mi hija, y si yo soy tu papi, entonces ¿Cuál es tu nombre?”, y ella dijo: “¡Victoria!”, y simplemente se fue danzando. Así que cuando ella nació, la llamé Victoria. Ella no tiene segundo nombre, porque no me dio un segundo nombre, ella dijo, “Mi nombre es Victoria”, así que yo la llamé Victoria. Ahora, todos la conocen como “Vicky”, pero ella no tiene segundo nombre.

Lo vi tan vívidamente, cuando ella se me apareció… mi esposa en ese momento tenía ocho meses de embarazo, y yo le dije, “Vas a tener una pequeña niña y su nombre es Victoria.” Bueno, cuando ella vino al mundo, se veía tan diferente a la pequeña niña que yo vi, pero fue antes de que creciera hasta convertirse en una niña. Porque cuando nació, se veía igual que Gandhi. No tenía ni un pelo en la cabeza; tenía orejas feas; ¡era igualita a un hijo de Gandhi! Pero a los cuatro años de edad, ¡era un lío de rulos! Era la imagen de la niña que vi cuando se me apareció en la visión, de unos cuatro o cinco años de edad. Y este muchacho, cuando tenía cuatro o cinco, era igualito a la visión, este buen mozo y hermoso muchacho. Y dicen que hoy es una belleza flameante; de un metro ochenta y tres de alto, dieciocho años de edad, con su pelo largo; y él hace estos vestidos, hace todo el planchado, cose, hace todo.

Así que Louise, con determinación la obtuvo – él no vino en la forma física como una hija, pero vino en espíritu como una hija. Y mi visión fue verdad; él vino como un niño, yo lo vi a él, y él me dijo que su nombre era Neville Mark, así que su nombre es Neville Mark. Lo llaman por el nombre Neville.

Les estoy hablando del poder dentro de ustedes. Y ese poder es tu propia maravillosa imaginación humana, y ese es el único Dios en el mundo; no existe otro Dios. Ese es el Jesucristo de las escrituras. Esta noche, tómenlo en serio. Si realmente tienes un objetivo en este mundo, y estás esperando a que suceda algo en el exterior para que ocurra, olvídalo. Hazlo en tu propia maravillosa imaginación humana. Realmente tráelo a la existencia en tu propia imaginación. Conjura una escena que implicaría el cumplimiento de aquel sueño. Y piérdete a ti mismo en el acto mientras lo contemplas. Y piérdete completamente en aquel estado. Si eres completamente absorbido dentro de él, lo materializarás, y lo verás cómo aparentemente independiente de tu percepción de él. Pero aun si no tienes esa intensidad, si te pierdes a ti mismo dentro del estado, y sientes que es real – el acto imaginario – entonces suéltalo, y de una forma que tú no conoces, se convertirá en realidad. Se materializará a sí mismo en la pantalla del espacio, y en lo que el mundo llama “realidad” – lo cual es realmente solo un mundo de sombras, como ella tan claramente lo describió.

Aquí estaba su esposo, leyendo el periódico de la mañana, y él era una sombra que hablaba. Ella salió a la calle, para comprar, y todos los que la pasaban eran sombras que hablaban. Todos eran sombras parlantes, y duró por veinticuatro horas. Y luego la cosa completa volvió a ser lo que el mundo llama “un mundo normal”, pero aun en ese intervalo, en ese mismo momento, ¡Ella fue curada! Y el dolor la dejó; la sensación de pérdida la dejó; y ni una vez, desde ese momento, han vuelto jamás. Ninguna sensación de pérdida, ningún dolor; y ella es ahora la misma poderosa mujer que era antes de aquel horrible accidente que le quitó de su vida a su hijo. Se lo quitó y ella descubrió la verdad que ella había estado aplicando hacia las cosas materiales.

Y ahora ella sabe que es verdad, en el sentido más profundo de la palabra. Que todas las cosas existen en la imaginación humana, y que todo lo que observas, aunque aparenta estar afuera, está dentro, en tu propia maravillosa imaginación humana, de la cual este mundo de mortandad es tan solo una sombra. Y toda esta realidad material es absolutamente reproducida a través del imaginar. No me importa lo que es; esta habitación aquí, fue primero imaginada. La ropa que estás vistiendo; bueno eso fue todo imaginado. El imaginar precedió a la cosa que ahora tú llamas real en el mundo.

Pero el hombre no lo sabe, y su memoria es tan corta que él olvida el acto imaginario, y luego viene la cosecha – la cual un día él recogerá – y cuando él es confrontado con la cosecha, no la puede relacionar con nada que alguna vez haya hecho que lo hubiera producido. Y aun así todo lo que viene a su mundo – ¡él lo hizo! Pero no lo recuerda; su memoria es defectuosa.

Un día él despertará. Y cuando despierte, él será el Rey de Reyes; él es el Señor de los Señores; él es el Señor Jesucristo; él es Jehová. Y aquí, está pequeña niña, Melo, su madre le contó que yo conté la historia de que ella es Pedro. Ella fue a la casa, y se lo contó, y la pequeña niña, de hecho muy inocentemente, lo aceptó como lo más normal, y luego le dijo a la madre: “Es un mandado. Vine a hacer un mandado. Vine a ver a Dios.” Ese es el propósito por el cual ella está en el mundo. Solo para ver a Dios. Es un mandado. Vine a hacer un mandado; vine a ver a Dios. Aquí está una pequeña niña, con nueve años de edad ahora, y está completamente calificada ahora para el apostolado, porque ése es el prerrequisito que Pablo establece para ser un apóstol.

Y él hace la pregunta en el capítulo 9 de 1era. Corintios, “¿Acaso no soy libre? ¿Acaso no soy un apóstol? ¿Acaso no vi a Jesús nuestro señor?” él confiesa que no lo vio en la carne. Sino que lo vio en el Espíritu. Y él insistió en que una calificación indispensable para el apostolado es haber visto al Señor resucitado. Y entonces, ella ha visto al Señor resucitado. Ella está calificada para el apostolado.

Porque un día tomaré a esa hermosa niña, y la abrazaré, y ella y yo nos fusionaremos, y nos convertiremos en un solo cuerpo. Un Espíritu, Un Señor, un Dios, y Padre de todos. Y luego la enviaré, como yo fui enviado. Y la enviaré al mundo, solo para contar la eterna historia; eso es todo para lo que eres enviado a hacer. ¡No serás enviado para contar nada más! Solo la eterna historia.

Esta es una historia que toma lugar por siempre, y para siempre. Es un mandamiento que debe ser hecho absolutamente, y continuamente, sin referencia alguna de duración; sin referencia alguna de posición en el tiempo. Es un mandamiento que debe ser hecho no solo una vez, sino continuamente. “Tu voluntad debe estar siendo hecha”, es el tiempo pasivo imperativo, así es como está escrito.

Y aquí hay una obra teatral escrita en el tiempo pasivo imperativo, para ser hecha absolutamente y continuamente, sin referencia alguna de posición en el tiempo; sin referencia alguna de duración. Y entonces, ella también será enviada. Y eso sí lo sé. Y ella simplemente contará sus propias experiencias, a medida que despierte como ese mismo ser, porque eres despertado solo como el Señor Jesucristo. Ella vio la tumba; fue cuando el tapado fue quitado. Y el tapado que ella vio fue mi piel. Y allí es donde el tapado está enterrado. Deja que se peleen por el tapado; deja que echen suertes por él. Deja que tomen estas cosas y digan, “Aquí es donde está enterrado”. Y ella lo ve, no enterrado, sino como el Rey resucitado. Y ella dijo: “Yo podía ver a través de tu piel nueva, y detrás de la piel nueva yo vi al Rey; ¡y el Rey eras tú! El mismo Rey que vi cuando me llevaste a Francia. Y luego, él se desvaneció. ¿No es inreible?” y luego ella la firmó; todavía no ha llegado al punto en que me pueda decir “con amor”; ella guarda su amor para su mamá y su papá y para aquellos que ahora son más cercanos. Pero les aseguré a su madre y a su abuela que están aquí esta noche, que yo soy aún más íntimo. ¡Ella es mi Pedro! Y ella dijo, “Yo soy tu Pedro”, en su carta. Y deja afuera en estas pequeñas palabras, como “which” (que en ingles significa: “cual”), ella deja afuera la “h”, y parece que dijera “witch” (que significa bruja)… esta amorosa carta; es una cosa tan preciosa… bueno, yo la tengo, y la guardaré. Algún día alguien la encontrará entre mis cartas, porque está allí para ser preservada.

Déjenme que les diga, tu propia maravillosa imaginación humana es aquel del que se habla en las Escrituras como Jehová, como el Señor Dios, como Jesucristo. Esa es la única realidad en el mundo. Y un día, un golpe duro – como la pérdida de un ser querido, como en el caso de Louise – quizás sea necesario para demostrarte más allá de cualquier duda, que todas las cosas sí existen en la imaginación humana.

Él vino con un propósito, y se fue con un propósito. Él dijo, “No quise lastimarte madre”. Y esa partida repentina; luego de que ella planeó y preparó todo para dejarle millones, dejarle una fortuna. Todo fue planeado alrededor de ese muchacho, y luego así, de esta manera, ella recibe un mensaje. Ella me dijo que a las 6 y cuarto, ella saltó afuera de su piel aquella mañana – era el sábado por la mañana – y usualmente los chicos duermen hasta tarde, como él lo hacía antes de irse a la universidad en Londres. Y su esposo Joseph se levanta temprano, así que él se levantó a su horario de siempre, pero ella tomaba una pequeña siesta extra. Y de repente, se sintió a ella misma saltar, y saltó afuera de la cama, y se preguntó, “¿Qué ha sucedido?” Ella dijo, “Y miré al reloj, eran las 6 y cuarto. Y me pregunté, ¿Qué ha sucedido? ¿Por qué reaccioné así? Y luego vino Neville, él entró. Y él siempre duerme hasta tarde los sábados y los domingos. Luego vino la llamada, y ella le preguntó al director de la universidad, “¿A qué hora murió?” y él le dijo, “a las 11 y cuarto”. A esa hora eran exactamente las 6 y cuarto en el horario de Nueva York. Hay una diferencia de cinco horas, entre Nueva York y Londres. Nueva york está en el grado 75 ya adentro, y Londres es Greenwich, y cada 15 grados tienes un cambio de una hora, exacto al minuto. A esa hora él murió, a las 11 y cuarto – Horario de Londres – 6 y cuarto horario de Nueva York. Y ella se levantó con un salto, y se preguntó “¿Qué rayos ha sucedido?” Y luego escuchó que llamaban de Londres, ella pensó que era Larry. Y cuando escuchó esta voz – y no era la voz de Larry – preguntó automáticamente, “¿Qué le sucedió a Larry?” Y luego él le dijo, “Siento mucho en decirle, Señora Berlay, que Larry ha muerto.” Y eso fue todo. Y te preguntas, ¿Qué sucedió? Cuando él tenía aparentemente todo por lo que vivir, y le trajo a ella esta intensa historia. Que todo está dentro de ella.

Ahora, comienza a usarlo amorosamente. Porque todo está dentro de ti de todas maneras, y no lo uses desagradablemente. Puedes tener cualquier cosa en este mundo, que tú quieras. Pero ¡Hazlo con la misma intensidad! Y hazlo amorosamente. Porque Dios no solo es tu propia maravillosa imaginación humana, sino que Dios es amor infinito. Y tu imaginación no es una “vaga esencia”; es un SER. ¡Un Ser Majestuoso! ¡Que puede ser visto! Y cuando lo veas, verás al Rey de Reyes, al Señor de Señores. Y un día tú también te quitarás el tapado. Y otros no lo verán, pero cualquiera con ojos internos lo verán, y verán que te has quitado tu cuerpo, que te has quitado la piel, y que ese cuerpo transparente que ahora tienes puesto, es el Rey de Reyes, y el Señor de Señores. (Se termina la cinta).



Traducido por Laura Arrojo
La conferencia original en inglés es THE LAW OF IDENTICAL HARVEST (Neville Goddard – no date)



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>